Portal informativo de análisis político y social

Deporte Rey: Benjamín Gil y la pobre actuación de México en la Serie del Caribe 2018

Deporte Rey: Benjamín Gil y la pobre actuación de México en la Serie del Caribe 2018

Feb 7, 2018

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

En el béisbol se gana y se pierde, eso que ni qué. Pero ser barrido, como sucedió con la Selección de México en la Serie del Caribe 2018 realizada en el Estadio Panamericano, la Casa de los Charros de Jalisco, cuando se esperaba que fuera el equipo a vencer, es difícil de entender y comprender.

La historia la hacen los vencedores, como en su momento lo fueron Benjamín “Cananea” Reyes que ganó dos Series del Caribe con Naranjeros en 1976 y diez años después en 1986 con Águilas de Mexicali.

Pasaron diez años para que México volviera a obtener su tercer título de El Caribe, esto fue en 1996 con Francisco “Paquín” Estrada de timonel de Tomateros de Culiacán; en 2002, también con la conducción de Paquín Estrada, Tomateros volvió a levantar la corona.

DOS DERROTAS EN SERIE DEL CARIBE

Un personaje controvertido es el manager de Tomateros, Benjamín Gil que en Culiacán todo le festejan. Su forma de celebrar el campeonato al burlarse de los equipos derrotados como pelado de barrio, tiene sus aplaudidores allá en la tierra de los tomates, pero que ha sido muy criticado en las redes sociales, por lo vulgar y corriente que muestra y el desprecio a los vencidos en un deporte tan noble como es el béisbol donde la caballerosidad y el respeto deben imperar. Los videos que han circulado por el cyber espacio lo retratan de cuerpo completo. El señor es vulgar porque ama ser vulgar.

La participación de Tomateros en la Serie del caribe 2018 realizada en Zapopan en la que México quedó eliminado al perder los tres primeros partidos (0-3) le permiten a Benjamín Gil pasar a la historia como el manager con la actuación más desastrosa en una Serie del Caribe realizada en México.

Dicen que las victorias tienen muchos padres y las derrotas son huérfanas. ¿Quién o quiénes son los responsables de este fracaso de México en la Serie del Caribe de Zapopan? Se ha apuntado a dos personajes: Uno, Benjamín Gil, manager de Culiacán, cuya soberbia es muy conocida, respaldada por el poder que tienen en la Liga Mexicana del Pacífico sus patrones La Familia Ley, quienes cuando se convierte en campeones, poco margen de intervención le permiten a la Liga que meta las manos en la selección de refuerzos.

De acuerdo a las facultades que la asamblea de la LMP otorga es la Presidencia de la Liga la que asume el mando y decide los refuerzos, en acuerdo con el manager del equipo campéon, pero dicen los que saben que desde los tiempos de Juan Manuel “El Chino” Ley, esta facultad se le negaba a la Presidencia. Era la Ley del Chino y punto.

Ya no está entre nosotros Don Juan Manuel Ley, pero dejó escuela y sus hermanos ahora son los que mandan. Y ellos le dieron todo el apoyo al manager Benjamín Gil para que hiciera su selección.

Dicen que la decisión se dio en razón de las filias y fobias que tiene Benjamín Gil. Y lo primero que hizo fue marginar al anfitrión de la Serie del Caribe, Charros de Jalisco. Había cuatro jugadores de Charros que tan sólo por su calidad y experiencia debieron haber sido llamados y coincidentemente su ausencia fue determinante para la derrota que México sufriera porque se convirtieron en los puntos más débiles del equipo mexicano: José Manuel “Manny” Rodríguez, segunda base y quien seguramente será nominado para el Jugador Más Valioso de la Temporada 2017-2018; el otro outfielder es Agustín “Guty” Murillo, quien en estos clásicos se distingue defendiendo la tercera base. Y los otros estelares son los lanzadores Tyler Alexander y Sergio Romo.

LOS ERRORES DE GIL

Hemos escrito que el béisbol es una caja de sorpresas, aunque la pelota sea redonda. Y esto le sucedió a Gil. Decidió jugar en segunda base con el novato de Naranjeros de Hermosillo, Fernando Pérez y en tercera con el cubano Ronnier Mustelier. Curiosamente, el novato se perdió en segunda y al mismo tiempo Mustelier se lesionó. Gil de pronto se vio desesperado, cuando la segunda base se había convertido en un hueco y sin el cubano cuidando la esquina caliente, que era suplido por el veterano Alfredo Amezaga, que ya no estaba en condiciones para participar en una Serie del Caribe. Cambia de posiciones. Al novato Fernando Pérez lo cambia a tercera y a Amezaga a segunda. En una justa de esta naturaleza no se puede improvisar. Qué distinto hubiera sido haber tenido al Manny y al Guty para estas dos posiciones, pero el hubiera no existe.

Igual le pasó con el pitcheo de relevo a Gil. No le atinó con sus relevistas, quienes hicieron agua al no poder sostener ventajas que lograron en los juegos. Y allí fue cuando apareció el nombre de “El Mechón”, Sergio Romo a quien Gil seguramente le puso cruces, después de que al ligamayorista y ganador de tres anillos de Serie Mundial le habían ofrecido que se esperara dos semanas en Guadalajara para que se integrara a la Selección Mexicana que participaría en la Serie del Caribe, como el propio pelotero lo declaró.

Tyler Alexander fue también despreciado por Benjamín Gil y cuando México se enfrentó a Venezuela que alineó a cinco bateadores que batean por la zurda, se vio la falla táctica del manager, que sólo tenía en el cuerpo de inicialistas con brazo siniestro a Héctor Daniel Rodríguez, quien además no pasa por su mejor momento, y que ya había subido al montículo un día anterior.

Total el resultado es muy negativo para México. Por segunda ocasión Benjamín Gil no sólo no logra el campeonato en la Serie del Caribe, sino que nuestro representante registra un mega fracaso al arrastrar la cobija con sus pobres número de 1-3, después de que México durante esta década ha sido el equipo con mayor número de campeonatos, dejando de ser el patito feo. De los cinco participantes fue el equipo eliminado en la primera ronda.

Seguramente en la próxima asamblea de la Liga Mexicana del Pacífico se analizará esta situación, cuando la Presidencia que encarna Omar Canizalez Soto, fue desplazada por el poder de los dueños de Tomateros de Culiacán, combinada con un manager del talante de Benjamín Gil que tiene una visión de 90 grados, guiado por sus querencias y malquerencias.

La Liga Mexicana del Pacífico debe ser una organización de carácter horizontal y no vertical como parece suceder con la imposición de Tomateros de Culiacán. La representación de Charros de Jalisco debe hacerse valer, por la redimensión que le ha aportado a la LMP, demostrado con la gran organización de este evento como anfitrión, destacando la presencia de dos figuras de dos personajes de talla mundial: El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton y Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, ambos amantes del béisbol que le dieron realce al acto inaugural.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Twitter: @bourjack

%d bloggers like this: