Portal informativo de análisis político y social

DISPUTARÁN CANDIDATURA A HERNÁN, ABRAHAM Y FERNANDO GUZMÁN

DISPUTARÁN CANDIDATURA A HERNÁN, ABRAHAM Y FERNANDO GUZMÁN

Jun 29, 2011

Ahora que Hernán Cortés Berumen renunció a la Presidencia del PAN en Jalisco, seguramente confiado en el mayoritario respaldo que le han brindado sus correligionarios en el Consejo Político, a juicio de un amplio sector del empresariado jalisciense, se intensificará la disputa por el abanderamiento blanquiazul a la Gubernatura del Estado, tanto desde la corriente emilista con Fernando Guzmán Pérez Peláez, como de la paquista en la personalidad de Abraham González Uyeda.

Incluso advierten “los poderosos caballeros del dinero” que salvo sorpresas de última hora, con el abanderamiento “sugerido” de algún trascendente personaje de la sociedad civil o algún emergente Plan B para evitar la advertida catástrofe político-electoral en esta entidad, prácticamente entre tales personajes del panismo jalisciense (Hernán, Guzmán y Abraham) se encuentra quien asumirá tal responsabilidad a finales del presente año.

Evidentemente se afirma en el sector privado que el mayor capital político se encuentra en Hernán Cortés, a la luz de las crecientes alianzas obtenidas por el ex alcalde de Tlaquepaque, entre las corrientes albiazules menospreciadas por los ex mandatarios Alberto Cárdenas y Francisco Ramírez, que curiosamente ahora controlan las decisiones políticas al interior del PAN Jalisco.

Mientras que en los alicaídos grupos afines al todavía gobernador Emilio González Márquez y a su antecesor Francisco Ramírez Acuña, pese a su menor fuerza política y gremial albiazul (incluso se recrudece cada vez que aparecen públicamente en algún restaurante de la localidad), no dejarán de pelear la posibilidad de ser tomados en cuenta en la principal decisión con miras a los procesos electorales del 2012, al menos en sus correspondientes liderazgos del también todavía secretario General de Gobierno, Fernando Guzmán, y el otrora coordinador de la fracción panista en el Congreso del Estado, Abraham González.

Por cierto que hablando del industrial lechero, resulta un tanto inexplicable que pese a su condición empresarial, no precisamente es bien aceptado en ese influyente sector de la entidad, toda vez que desde un principio mostró reciprocidad en un exclusivo grupo de hombres de negocios (el ahora extinto Grupo Empresarial Jalisco), marginando al resto de los liderazgos de la emprendedora comunidad jalisciense, a los que ahora pretende acercarse sin obtener una respetable respuesta a sus propuestas.

Quien corre con un poco de mejor suerte en la IP es Guzmán Pérez Peláez, que a su favor conserva la vinculación con trascendentes personalidades del empresariado, desde que el panismo comenzó a gobernar la entidad; lamentablemente varios de esos liderazgos, entre los que se encuentran Sergio García de Alba (Careintra), Pablo Gerber (Cámara de Comercio), Francisco Mayorga (Consejo Agropecuario) y Leopoldo Montelongo (Consejo de Cámaras Industriales), hoy en día no tienen mayor margen de maniobra al interior de las cúpulas empresariales.

Sin embargo, en esa época en que por primera vez en la historia de la política jalisciense, el PAN asumió el control de la gubernatura, quien realmente emprendió un mayor acercamiento con el empresariado, fue el entonces coordinador de asesores del gobernador Cárdenas Jiménez, ahora ex panista, Fernando Garza Martínez (quien coquetea con el PRD, PT e incluso Convergencia), cuyos liderazgos desarrollados inicialmente en su seno y que de manera inteligente siguieron manteniendo con el paso de los años, precisamente ahora forman parte del Consejo Político blanquiazul, que mayoritariamente confía en Hernán Cortés para refrendar su mandato en el Poder Ejecutivo del Estado.

A favor de Cortés Berumen está su pulcra trayectoria política, ajena a los escándalos y señalamientos de corrupción o incompetencia, así como su atractivo perfil entre el electorado femenino, al margen de su probada capacidad para construir consensos y alianzas, muy indispensables hoy en día al interior del partido blanquiazul que con sus contemporáneas fracturas, amenazaba con suicidarse antes de comenzar con el proceso político-electoral del 2012.

Para buena parte del empresariado jalisciense, Hernán Cortés podría significarse en el factor de unidad y refortalecimiento del panismo, e incluso como la última llamada a sus posibilidades de conservar el poder en la entidad, siempre que depuren a corruptos e incompetentes de sus filas, y con sinceridad ofrezcan disculpas al electorado por los excesos y abusos de algunos de sus gobernantes, retomando el camino de la honestidad y congruencia ideológica que por muchos años distinguió al PAN, antes de gobernar.

 

E-mail: moises@notiemp.com