Portal informativo de análisis político y social

EGIPTO Y LA CONFUSIÓN

EGIPTO Y LA CONFUSIÓN

Sep 19, 2015

Ya ha pasado casi una semana del lamentable e indignante hecho en el que perdieron la vida 8 mexicanos que vacacionaban en Egipto, un hecho que sin duda sorprendió a la comunidad internacional y sobre todo indignó a la sociedad mexicana y al gobierno federal y estatal.

Un hecho en el que el gobierno egipcio alega fueron confundidos con terroristas, solamente por las características de los vehículos y supuestamente por estar en una zona prohibida, aunque son muchas las versiones que se han dado sobre el lugar y la forma en cómo viajaba el convoy de turistas.

Lamentablemente la cultura, la seguridad y la forma de actuar de los elementos militares en aquel país no es la misma forma en como actúan en México, ya que aquí es una obligación preguntar e identificarse y a menos que exista un enfrentamiento la autoridad puede usar la fuerza, lamentablemente en Egipto la forma de actuar es diferente, en pocas palabras, primero actúan ante la sospecha y luego investigan a quién agredieron.

Fue el pasado viernes 11 de septiembre cuando el grupo de mexicanos llegaron a Egipto para un viaje familiar en el que recorrerían varias ciudades y en los primeros días conocerían el Oasis Bahariya, es por eso que el pasado domingo 13 de septiembre el grupo conformado por 14 mexicanos y los guías turísticos se dirigían por el desierto al Oasis Bahariya, trayecto en el cual, según una de las sobrevivientes de nombre Susana Calderón, fueron detenidos por dos retenes de seguridad para revisar la documentación necesaria para acudir a esa zona, la cual comprobaron y los dejaron seguir.

Fue cuando decidieron parar a comer en el desierto que colocaron una lona entre dos de las cuatro camionetas que llevaban y comenzó el ataque, un ataque que fue realizado desde el aire con armas militares y aún está en duda si también hubo ataque desde tierra, lo cual se podrá saber una vez que los heridos declaren lo ocurrido a las autoridades mexicanas.

Según una de las sobrevivientes, el ataque duró alrededor de tres horas, en el que lamentablemente perdieron la vida 8 mexicanos y 6 más quedaron heridos, supuestamente al ser confundidos por un convoy de terroristas, ya que los cuerpos militares realizaban un operativo en contra de terroristas por la zona.

Respuesta diplomática

La primera declaración del gobierno egipcio fue que el grupo de turistas se encontraban en una zona prohibida y se habían desviado de su ruta 2 km, pero la Asociación de Guías de Turistas declaró que la empresa contaba con el permiso para circular por la zona, otra de las confusiones que existen es que de tener el permiso para circular por la zona era solamente para 2 vehículos y menos personas de las que asistieron y en el convoy iban 4 vehículos con características parecidas a los que usan los grupos terroristas, además de que iban más personas, lamentablemente la falta de claridad en la información es lo que no ha ayudado a avanzar en la investigación o al menos no ha avanzado la información que llega a México y al Gobierno Federal.

Ha sorprendido y sigue dándose la falta de información oficial, pero no por parte del gobierno federal, sino de parte del gobierno egipcio, quien desde el principio dio información a cuentagotas al embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes.

En primer lugar, no se contaba con información sobre el número de muertos y heridos, así como de desaparecidos, ya que en un principio la misma secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, informó que eran sólo dos personas muertas en el ataque y cinco personas heridas, pero eso no es culpa de la recién llegada a la Secretaría de Relaciones Exteriores, sino de la falta de información proporcionada por parte del gobierno egipcio.

Ante lo sucedido, el Presidente de la República condenó el ataque que sufrieron los turistas y exigió una investigación sobre los hechos, a lo cual Egipto respondió que sería el Primer Ministro quien la llevaría e informaría al Gobierno de México, además ordenó a la secretaria de Relaciones Exteriores a viajar a Egipto en el avión presidencial para obtener más información y apoyar a los heridos en el ataque, así como trasladar a los familiares de los turistas mexicanos.

Es así que conforme han pasado los días, pero sobre todo con la llegada de Claudia Ruiz Massieu a Egipto junto con algunos familiares de los fallecidos y heridos, equipo médico y equipo de inteligencia, la información empezó a llegar a la sociedad mexicana y fue cuando nos dimos cuenta realmente de los números.

Al parecer, en este caso la respuesta por parte del gobierno federal ha sido rápida y contundente, sobre todo apoyando a los familiares y exigiendo una investigación seria, lamentablemente la respuesta del gobierno egipcio no ha sido la más adecuada, como por ejemplo las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores, Sameh Shoukry, quien pidió comprensión al pueblo de México por el ataque de las fuerzas armadas: «México, al igual que Egipto, ha sufrido de violencia a gran escala, aunque por diferentes motivos. La guerra contra las drogas en México ha causado la muerte de decenas de miles de personas inocentes, una gran parte de ellos agentes del orden. Grupos del crimen organizado han asesinado sin piedad a figuras políticas y funcionarios estatales. En todo caso, esto demuestra que Egipto y México enfrentan retos similares; estamos todos juntos en el mismo barco, navegando en un océano tormentoso. Esperamos que esto nos encamine a mantener el reconocimiento mutuo, la solidaridad, el afecto y la amistad que siempre ha existido entre nuestras dos naciones, los gobiernos y las personas». Lamentablemente no era el momento para hacer comparaciones y mucho menos buscar eso como justificante ante lo ocurrido con los turistas mexicanos.

Debido a las declaraciones, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, respondió que el contexto entre ambos países es muy diferente y no se puede comparar al terrorismo con el crimen organizado, comentando además que cualquier posicionamiento será a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores y afirmó: «Sin embargo, lo que creo es que son dos contextos completamente distintos, y hoy lo que nos debe ocupar, o les debe ocupar, es la investigación a fondo de los hechos ocurridos».

Hoy los turistas heridos ya están en México y recibieron apoyo por parte del Gobierno Federal para el regreso y continuar con el tratamiento en nuestro país, así como también recibirán apoyo para pedir una compensación por lo ocurrido.

El Senado de la República fijó una postura más enérgica y pidió estar al pendiente de las investigaciones y, sin duda, que encuentren a los responsables de lo ocurrido y no dejar impune el acto tan salvaje del que fueron objeto los turistas mexicanos.

Sin duda, una gran prueba o bienvenida a la nueva secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, un hecho lamentable que indigna a todos los mexicanos y no se debe dejar pasar.

cejalfredo@gmail.com