Portal informativo de análisis político y social

EJECUTANDO A LA INOCENCIA

EJECUTANDO A LA INOCENCIA

Jul 9, 2011

La violencia cotidiana ya afectó irremediablemente a la niñez y aunado a la deficiente política educativa, empañada con los turbios acuerdos políticos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), lamentablemente nos encontramos ejecutando a la inocencia infantil.

En estos días quedé petrificada al ver y escuchar cómo jugaban niños de seis y siete años: en una casita de juegos, adentro había unos pequeños cuando intempestivamente arribó otro tumbando la puerta, empuñando una metralleta imaginaria, tiró lo que había en mesitas y sillas, diciendo “llegó la hora del disparo en la cabeza, muere, muere…”.

Después en otro juego, un niño enfureció porque el compañero le ganó el lugar; iracundos comenzaron golpearse a puñetazo limpio, mientras el resto aplaudía. Mi pensamiento fue invadido por un cuestionamiento ¿qué será de estos niños cuando crezcan? ¿Tenemos aquí a los futuros ladrones, secuestradores, violadores, reos de cárceles, o qué pasa?

Anteriormente, los niños anhelaban ser bomberos, astronautas, jugaban, corrían, reían, leían, imaginaban; hoy lamentablemente la violencia corroe sus corazones y nuestros niños se vuelven sabios para hacer lo malo, en lugar del bien a sus semejantes.

Peor aún, mientras nuestra niñez cambia de anhelos, nos encontramos con una deficiente calidad educativa y con un sindicato de maestros concentrado en turbios acuerdos políticos.

“No podemos poner en juego el sistema educativo por motivo de ninguna alianza política”, aseveró contundentemente el senador panista, Santiago Creel Miranda, durante su más reciente visita a nuestra ciudad, al hablar sobre la acusación que Miguel Ángel Yunes lanzó contra la lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo.

Sin embargo, al venir de labios de un político tenemos que poner en duda las intenciones: ¿Será porque los maestros ya tienen un acuerdo con el Partido contrario? ¿Por qué ahora se da a conocer la forma de negociación política, y no se hizo hace seis años?

El mismo Creel lo respondió: “Hicimos el intento de poder llevar a cabo una alianza que le diera dividendos al sistema educativo del país, y eso no ha sucedido”. Posteriormente, agregó que es necesario que se deslinden responsabilidades, que se transparente exactamente lo dicho por Yunes y Gordillo, y que se lleve hasta sus últimas consecuencias… “en ese deslinde va a quedar con toda precisión cada quien en su propio lugar”, sentenció el ahora aspirante a la candidatura del PAN a la Presidencia de la República.

Pero finalmente todos sabemos que eso no sucederá; los acuerdos políticos están completamente planchados y bordados con el podrido hilo de una añeja y persistente corrupción, misma que sólo deja dividendos para unos cuantos mientras se lleva entre las patas a la niñez en general y sepultando con ello las esperanzas de un mejor porvenir para las nuevas generaciones.

Qué más quisiéramos que nuestros hijos disfrutaran de educación de calidad, impartida por maestros de calidad en escuelas dignas. Imagine usted en lugar de tener planteles escolares graffiteados y con goteras en sus techos, un hermoso e impecable edificio que en su puerta dijera: “Recinto de la inteligencia y la educación”.

La niñez que hoy nos sorprende por la pérdida de la inocencia es sólo reflejo de la corrupción, los ausentes valores, la incipiente educación en la escuela y en el hogar, lo que significa que nosotros mismos la hemos ejecutado. Dicen que las puertas de la sabiduría nunca deben estar cerradas, pero aquí al parecer, ¡ya hasta las puertas se han robado!

 

* Es periodista multimedia

Twitter: @adrianalunacruz

E-mail: analisis@notiemp.com

One comment

  1. TRINIDAD TERRAZAS /

    Excelente tu artìculo mi querida Adriana…tienes razòn, por què ahora sale a flote todo lo que corrìa por el subsuelo? què intenciones tiene sacar ahora? Tendremos que seguir contemplando las componendas, o acuerdos, màs bien complicidades,
    que hacen sindicatos y partidos y que se rìan del voto del ciudadano?¿ hasta cuàndo?