Portal informativo de análisis político y social

El buscador de Google se vuelve más social

El buscador Google ponderará la influencia de los usuarios en las redes sociales asignando diferentes niveles. Mike Cassidy, director de producto del buscador, explicó en qué consisten los cambios que desde hoy funcionan para los usuarios de Estados Unidos y que se irán reflejando en el resto del mundo los próximos meses.

La herramienta buscará resultados de Twitter, Facebook, Flickr, Picasa, Buzz, HotPot, YouTube y cualquier medio social y abierto que un usuario incluya en su perfil. Cuando un usuario busque en Google tendrá los resultados naturales que hasta ahora aparecen y también estos de sus conexiones sociales con un subrayado para indicar que son “resultados sociales”.

En esta misma línea Cassidy explica que el cambio es sustancial dentro de la estrategia de Google: “Al igual que tenemos un PageRank para medir la relevancia de las páginas Web, ahora tendremos un SocialRank para ponderar el valor de cada usuario en los servicios sociales”. Esta medida se basará no sólo en la cantidad de seguidores sino también en el eco que se consigue cada vez que publican en redes sociales abiertas. Según Cassidy este cambio ser verá poco a poco: “En un principio no se notará mucho pero pronto saldrán resultados sociales entre los 10 primeros. En Internet cada vez importa más lo que opina la gente de nuestro círculo, lo que crean, opinan y recomiendan”.

Para decidir qué se comparte para que aparezca entre los resultados los usuarios de Google tienen que entrar en la configuración de su perfil y añadir lo que deseen. Dentro de este apartado se encuentran perfiles de YouTube o blogs. Google, en una acción afín a su política de ordenar la información, también tratará de conectar perfiles en redes sociales cuyo nombre sea similar al de un usuario. “Si encontramos que un perfil de Twitter puede pertenecer a alguien con ese nombre le preguntaremos si quiere proclamar su propiedad e incluirlo en los resultados de búsquedas de sus amigos”.

Los tiran “por error”

El Gobierno de Estados Unidos ha cerrado supuestamente por un error 84 mil dominios de Internet que se vieron acusados de distribuir pornografía infantil. El problema se produjo al bloquear un dominio de un proveedor de acceso, Free DNS, del que dependían estos miles de subdominios. Los propietarios de los mismos se vieron sorprendidos al ver su página modificada y en la que aparecía un aviso oficial en el que se decía que la publicidad, transporte, distribución, cobro y posesión de pornografía infantil constituye un delito federal que conlleva penas de hasta 30 años de prisión y multas de 250 mil dólares.

Las autoridades estadounidenses acudieron a un juez para ordenar el bloqueo de determinados dominios, 10, pero un error provocó el cierre de un dominio que albergaba al resto de 84 mil páginas Web. El propietario de FreeDNS hizo pública una nota en la que afirmaba que su empresa nunca había alojado este tipo de sitios y que estaban trabajando para remediar lo más rápidamente posible la situación.

Al cabo de unas horas, el dominio fue reabierto y progresivamente los subdominios van recuperando su fisonomía habitual. Con todo, se calcula que se tardará tres días en restablecer la normalidad dada la cantidad de sitios afectados. Muchos de los dominios afectados pertenecen a particulares o a pequeñas empresas. Algunos de ellos se han apresurado a colocar en su Web un aviso en el que niegan que mantengan ninguna práctica relacionada con la pornografía infantil.

Este episodio se produce en el marco de una campaña de bloqueo de sitios de Internet acusados de pornografía, falsificación o vulneración de la propiedad intelectual. Esta semana en la cuarta oleada de bloqueos, las autoridades cerraron 18 sitios acusados de vender productos falsificados. Estados Unidos aprovecha su poder en el control de los dominios de primer nivel (como .com o .net) para anular el registro de sitios sospechosos.

En una anterior oleada cerraron sitios de todo el mundo que están alojados en empresas de hosting en el país del norte. Al menos 119 sitios han sido confiscados en el marco de esta operación. Las webs afectadas van desde las que ofrecen videos en streaming (sin descarga) a tiendas de material sospechoso de estar falsificado.

Estas actuaciones han reabierto la polémica sobre el control que puede ejercer el Gobierno sobre la gestión de los dominios en Internet. La entidad que los regula, ICANN, sociedad sin ánimo de lucro que se rige por las leyes de California, tiene esta competencia gracias a una cesión del Departamento de Comercio de Estados Unidos que, por razones históricas del nacimiento de Internet, tiene el control de los mismos.