Portal informativo de análisis político y social

EL CAMINO AL 2012

EL CAMINO AL 2012

Sep 17, 2011

QUISIÉRAMOS QUE EL PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN LLEGARA A SU SEXTO Y ÚLTIMO INFORME Y MANIFESTARA A LA NACIÓN: “MEXICANOS, HEMOS GANADO LA GRAN BATALLA, HEMOS GANADO LA GUERRA… MUCHOS MEXICANOS SE SACRIFICARON Y OFRENDARON SU VIDA QUE NO SERÁ EN VANO, PORQUE DE AQUÍ EN ADELANTE DEJO UN MÉXICO TRABAJANDO, UN MÉXICO DONDE IMPERA LA LEY, EL ESTADO DE DERECHO, AL VENCER A LA IMPUNIDAD Y A LOS MENSAJEROS DEL TERROR Y MUERTE… MÉXICO ES GRANDE, MÉXICO VIVE… ¡VIVA MÉXICO!”

 

Desde el pasado 15 de septiembre, Enrique Peña Nieto dejó de ser gobernador del Estado de México al cumplir seis años de ejercicio de Gobierno para estar en condiciones sin limitante alguna de hacer realidad su sueño de ser presidente de México, primero convirtiéndose en el candidato del PRI.

Sin embargo, falta mucho aún para llegar a la meta. La carrera está llena de obstáculo y el escenario que nos toca enfrentar y transitar en los próximos meses nos presenta muchas incógnitas y peligros. El joven político mexiquense ha construido una fuerte imagen entre gran parte del electorado mexicano a quien consideran el político más avocado para que asuma las riendas del país a partir de diciembre del 2012, pero antes tiene que recorrer un tramo largo y que concluirá en la elección del 1 de julio del 2012, cuando los mexicanos decidamos quién debe de relevar al Presidente Felipe Calderón en la máxima responsabilidad de la Nación.

El panorama que se vislumbra en el país de aquí al día de las elecciones se ve muy sinuoso, lleno de peligros, donde la violencia y el miedo son dos elementos que están presentes, como nunca antes lo habíamos vivido, resultado de una lucha del Estado Mexicano contra los criminales, con una estrategia basada en la fuerza bruta con escaso uso de la inteligencia política y que ha llevado a que el país se tiña de rojo.

¿Qué escenarios de violencia tendremos en el país durante el 2012? ¿Cómo nos entregará el Presidente Felipe Calderón a México? ¿Habrá llegado ya a su máximo clímax el número de muertes violentas y tenderá a la baja? ¿Superaremos las 60 mil muertes producto de esta confrontación y arañaremos las 70 mil como sucede en un país en guerra?

No tengo respuesta. Como mexicano bien nacido, quisiera que le fuera bien al Presidente Felipe Calderón y ganara esta guerra. Ese es mi anhelo como el de millones de mexicanos, y más de esas familias que han sufrido en carne propia este dolor de ver que un hijo o un padre sin deberla ni temerla se convierte en víctima.

Quisiéramos que el Presidente Felipe Calderón llegara a su sexto y último informe y manifestara a la Nación: “Mexicanos, hemos ganado la gran batalla, hemos ganado la guerra… muchos mexicanos se sacrificaron y ofrendaron su vida que no será en vano, porque de aquí en adelante dejo un México trabajando, un México donde impera la ley, el Estado de Derecho, al vencer a la impunidad y a los mensajeros del terror y muerte… México es grande, México vive… ¡Viva México!”.

No hay indicadores que esto vaya a suceder ni qué escenarios se vayan a configurar. Por eso no se puede adelantar que Enrique Peña Nieto sea el seguro Presidente de México 2012-2018, porque no sabemos cómo se van a desarrollar las elecciones, cuando el elemento de la violencia está presente y no es posible dar por anticipado un veredicto, como podría suceder en un país maduro, estable, en donde la certidumbre es lo que impera y que aquí hemos perdido. Vaya, no sabemos si como mexicanos vamos a vivir para contarlo.

 

LA CERTIDUMBRE DE PEÑA NIETO

Para convertirse en candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, no tiene mayores problemas. Es un asunto de mero trámite. Lo que no es de mero trámite, insisto, es llegar a las elecciones del 1 de julio del 2012. ¿Cómo llegaremos? ¿Cómo estará el país? ¿Serán elecciones dentro de la normalidad o el trayecto estará sembrado de cruces? ¿O habrá una tregua en esta guerra por una de las partes y esperar el cambio de Gobierno?

El otro aspecto que no me queda muy claro, es si el Presidente Felipe Calderón se comportará como un Presidente demócrata comprometido con las instituciones y el Estado de Derecho. Si realmente su convicción es que la voluntad de los mexicanos que plasmen en las urnas tenga cumplimiento y acate su voluntad o actúe, más que como Presidente de los mexicanos, como dirigente de un partido que se resiste a dejar el poder.

El escenario nacional tan impactado por la violencia muestra un panorama lleno de neblina, que no permiten las planeación de un vuelo tranquilo de la nave. Por el bien de México, esperemos que el Presidente Calderón cumpla con su palabra y la transición se dé como se dio en el cambio de partido en el Gobierno, cuando pierde el PRI, pierde Francisco Labastida y gana Vicente Fox.

Tuvimos en Ernesto Zedillo un Presidente demócrata, que actuó con gran sentido de responsabilidad y patriotismo, y es el espejo en el que se debe mirar Felipe Calderón. Dios quiera que se vea sin distorsiones. Y anteponga su amor a México, sobre cualquier otro sentimiento o anhelo.

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com