Portal informativo de análisis político y social

EL CIUDADANO ES EL QUE SALE PERDIENDO

EL CIUDADANO ES EL QUE SALE PERDIENDO

Ago 20, 2011

Seguramente a muchos de ustedes, les ha tocado ver cómo los políticos de nuestro país y de nuestro Estado ventilan sus diferencias por la prensa escrita y los medios informativos electrónicos. Es muy probable, que les haya tocado ver cómo en nuestra zona metropolitana, como ejemplo tenemos al secretario de Vialidad Diego Monraz y al presidente municipal de Guadalajara Jorge Aristóteles, quienes de unos meses para acá a través de los medios informativos se ponen a pelear –porque ni siquiera son debates de altura– por ver quién “come más pinole”. Y también es altamente probable que en estos últimos meses le hubiese tocado padecer las molestias por transitar con su vehículo y encontrarse con que la ciudad está cerrada por múltiples lugares, provocando que el traslado sea más lento y estresante, sin dejar de pensar en las molestias que también sufren los vecinos y peatones.

Pero dónde lo hemos padecido durante la semana pasada, es en el tradicional barrio de San Antonio, debido al cierre del crucero de Alemania con Enrique Díaz de León, y por eso hemos estado sufriendo por segunda ocasión, ya que la repavimentación de Enrique Díaz de León se realizó durante los meses de abril, mayo y junio, y pensábamos que ya nos habíamos librado del malestar. E inexplicablemente –porque nunca dan razones– vuelven a cerrar calles de esta zona que colinda con la colonia Moderna y se vuelve a padecer en carne propia esa pelea estéril, banal, mezquina diría yo, entre Vialidad y ayuntamiento por denostar al otro y hacerlo quedar mal ante los ciudadanos. Cuando la realidad es que ambos son los que quedan mal parados ante los tapatíos en este tema de repavimentación.

Contaré brevemente lo que aquí vivimos y que seguramente en otras colonias de la ciudad está pasando, porque nuestras autoridades emanadas de diferentes partidos políticos tratan de bloquear el trabajo que está realizando el otro. Desde el fin de semana del 13 de agosto, cerraron la circulación por el crucero antes mencionado porque era el único que faltaba por repavimentar, y el problema es que a algún iluminado, todavía no sabemos si de Vialidad o de Servicios Municipales, se le ocurre colocar las barreras de desviación vehicular en ciertas calles que no son las adecuadas. En particular en esta zona, haber colocado una en Alemania y Rayón, y otra en Fermín Riestra y Enrique Díaz de León, es lo que provoca el caótico transitar por las pequeñas e insuficientes calles del centro de San Antonio. Y lo peor de todo es que sufrimos un “martes negro” la semana pasada, porque aunado a este cierre vehicular le corresponde como cada martes y como así ha sido tradicionalmente durante más de 60 años, colocarse al tianguis que obviamente ocupa calles del interior del barrio, así que esto parecía un apocalíptico día, que para quienes habitamos ahí nunca habíamos tenido registrado en nuestras memorias que algo parecido sucediera.

Como era de esperarse, nos comunicamos con las autoridades competentes para que se solucionara el problema, pero hasta el día viernes en que estoy redactando este humilde comentario, ni Vialidad ni ayuntamiento han mandado a alguien que tome decisiones. Y es aquí donde la impotencia y la rabia se apoderan de uno, pues cuando solicité la presencia del Comandante Becerril a través de un noticiario, el “04” respondió que no podía asistir pero que mandaba agentes viales para que se ocuparan del asunto. Hablé personalmente con el comandante de la zona el “05”, Francisco Javier Montes y tampoco quiso dar la cara para resolver. Pues lo cierto es que se enviaron a algunos oficiales, pero su presencia ni se notó, dado que todo el flujo vehicular estaba colapsando la calle Fermín Riestra, donde por cierto circulaban, aparte de la fila interminable de autos, camiones del transporte público y hasta maquinaria pesada como lo pude constatar en algunas fotografías que se tomaron del caótico panorama que se vivía. Además, no podía faltar la inconsciencia de otros ciudadanos que con total falta de respeto al peatón, dejaron sus autos estacionados sobre las banquetas, provocando que se tuviesen que bajar al arrollo vehicular para seguir caminando a su destino con el consabido peligro que esto representa.

Ese mismo martes acudió por parte de Pavimentos, Felipe González, quien dijo que al día siguiente se resolvería el problema pero que la culpa era de Vialidad porque ellos son los que planean en qué lugares se harán los cortes a la circulación. No volvimos a saber de él ni de nadie que acudiera a resolver el problema.

Y como les comento, toda la semana continuó la problemática, con algunos visos por parte de Vialidad de querer amainar la magnitud del desmadre ocasionado por esta repavimentación “atemporal” porque ya prácticamente Enrique Díaz de León está repavientada desde Washington hasta Independencia y dejaron este crucero para el último.

La situación estimado lector es que, lo que se escucha, se lee, se ve en medios informativos donde Diego Monraz quiere acaparar los reflectores con sus actos como el de “saludar con casco ajeno” o como el de “inauguro obras aunque no sean mías” en el caso del balizamiento que hizo en un tramo de avenida Agustín Yáñez, y luego sale el Alcalde tapatío diciéndole “pelele”, denostándolo, culpándolo, y el de Vialidad responde con más golpes bajos, eso no deja de ser un show mediático, pero en la realidad, en las calles, en las colonias, los afectados por estas payasadas de ambos y sus equipos de trabajo, somos los ciudadanos, quienes sin deberla ni temerla debemos padecer los contratiempos y las molestias que implican obras como ésta. Pero cuando uno trata por medio del diálogo corregir esta falta de planeación tanto con el Ayuntamiento como con la Secretaría de Vialidad, lo único que hacen es tirar la piedra y esconder la mano, culpar al otro y el otro a su vez le regresa la culpa. Baste leer lo que en mi Facebook comentó Diego Monraz en el álbum de fotos que publiqué pidiendo que nos ayudaran a resolver la problemática, y que citó textualmente: “…al parecer hoy volvieron a abrir los pavimentos por algún error de obra, seguiremos pidiéndoles (al Ayuntamiento) que agilicen”, con esto demuestra el Secretario que ni está enterado de lo que sucede en la zona y que no hay una comunicación eficiente entre ambas dependencias para que traten de hacer lo menos pesado posible el malestar al automovilista, pero más importante aún, al habitantes y a peatones. Y lo que aprendimos de esta terrible situación, porque a todo hay que verle el lado bueno también, es que hay que usar menos el coche o compartirlo con más personas, pero sobre todo registrar el nombre en nuestras memorias de estos políticos que quieren –porque creen que pueden– aspirar a otro puesto de elección… ahí es donde les cobraremos todas las muestras de indiferencia y abuso de autoridad.

 

Facebook: Carlos Casillas Gómez

Twitter: carloscasillasg

2 comments

  1. Lolo Ocegueda /

    Excelente columna de Carlos Casillas y efectivamente refleja la triste realidad de nuestros cada vez mas grises y deslavados políticos que en lugar de estar realizando su chamba que para eso se les paga un salario lo bastante oneroso como para que se pongan a ver quien se ridiculiza mas que el otro en este juego de dimes y diretes, lo peor es que están en la danza del chapulin en busca de nuevos espacios y olvidándose de lo mas sagrado dentro de la función pública y es que son Servidores Públicos y no solo unos cuantos en ciertos puestos.

  2. Real Tapatio No Payaso /

    Como a ti te las cobraron los colonos de Barrio de San Antonio por que ya no te quisieron y los comerciantes, menos te queremos! No sé por que ahora si te preocupa tanto la colonia y el tianguis jajaja hasta risa me da, por que, tus palabras se te reviran…”porque creen que pueden– aspirar a otro puesto de elección… ahí es donde les cobraremos todas las muestras de indiferencia y abuso de autoridad”