Portal informativo de análisis político y social

EL DIÁLOGO

EL DIÁLOGO

Jul 2, 2011

A poco más de una semana del histórico encuentro, hay que decirlo, sí fue histórico en este País ver a la estructura del Poder Ejecutivo sentado frente a frente con las víctimas de la guerra contra el crimen organizado, en un tú a tú que aún el día de hoy tiene muchas interpretaciones.

Dice pertinentemente la doctora Erika Loyo en su artículo de la semana pasada, en el periódico Milenio Jalisco, que Felipe Calderón y la estructura de la presidencia salieron bien librados, y coincido, salieron bien librados de este primer encuentro, uno por mostrar (pírricamente, se podrá decir) una mejor voluntad de diálogo con los ciudadanos; la placa del abrazo de Sicilia con el Presidente es oro molido para los estrategas y mercadologos del ejecutivo; y ver a Calderón en franco debate con Sicilia y acompañantes, es algo que no se ve todos los días; insatisfecho por el resultado, sí; se podía esperar algo más; pero no del todo, porque es así como se empiezan a construir acuerdos, con diálogo, que tendrá que ser continuo y persistente, de tragos agridulces, sin duda, pero entendamos esta es la última oportunidad para establecer acuerdos mínimos de convivencia; lo que sigue si esto fracasa puede ser peor, ¿puede ser peor? Sí, mucho peor.

Por parte de Sicilia, a pesar de su raquítico manejo mediatico, no puedo dejar de reconocerle ese oficio que no se aprende, ese oficio que nace del dolor de perder a su hijo, víctima de la sinrazón y de ser el catalizador de los dolores de miles y miles de mexicanas y mexicanos, de madres que ya no lo son, de esposas que ya no lo son, de huérfanos, de tantos y tantos sufrimientos sin esperanza, sólo con el odio, el coraje, la humillación a cuestas por la indiferencia pública, no sólo de su Gobierno municipal, que es de un partido, del estatal, que es de otro, o del federal que es de otro; indiferencia de ese legislativo en donde los tiempos corren a otra velocidad mucho más lenta; de un judicial corrompido desde la entraña; de bastantes medios que dejan mucho que desear por el manejo de sus notas sobre la violencia, que criminalizan y que prejuician sin recato alguno.

Es difícil que Sicilia quede bien con todos; eso que llamamos “la sociedad civil” es tan diversa que hace prácticamente imposible tener unanimidades; caminos hay muchos, pero éste escogió el poeta y vale la pena apoyarlo. En el entorno en el que tengo la fortuna de moverme, en donde he encontrado amistades entrañables, destaco a Rossana Reguillo, a Erika Loyo, a Gaby Gómez, a Igor González, a Raúl López y muchos más que a pesar de las diferencias de pensamiento, tratamos de poner por delante las coincidencias, que ante la diversidad siempre pienso que son pocas; pero cuando terminamos las reuniones resultan muchas; si en este País aprendemos a escucharnos y a poner la voluntad para sacar adelante aquello en lo que coincidimos, por poco que sea, caminaríamos mucho más y más rápido de lo que hemos logrado hasta hoy.

¿Basta lo sucedido en Chapultepec hace unos días?, por supuesto que no; falta, y falta mucho; ¿el diálogo regresará a los hijos perdidos?, no; el dolor seguirá, pero tenemos que mirar hacia adelante para evitar que este dolor que cala hasta los huesos siga creciendo hasta que nos mate como País y recordemos al otro actor, al protagonista, al que organiza el caos, no lo perdamos de vista por el entorno político.

Apuntes finales: es increíble cómo la mayoría del gabinete presidencial es inoperante, limitado, de bajo perfil, que en poco o en nada abonan al diálogo, y asusta ver al presidente tan solo. No desperdiciemos la oportunidad de apoyar el diálogo, sin que eso limite la exigencia, el grito, la estrategia local, el análisis, todo cabe desde su respectivo espacio, las evaluaciones particulares también se harán a su debido tiempo sobre quienes hayan aprovecharon desde el Gobierno, los partidos y la sociedad civil este movimiento para su beneficio particular.

Concluyo: ¿Debe el Estado combatir al crimen con toda la fuerza que pueda tener? Sí, sin duda; ¿ajusta la fuerza para acabar con el crimen? No, evidentemente no, es ahí en donde tenemos que construir, pero en este momento ni al PRI o al PRD los escucho proponiendo algo diferente, sólo pequeños matices que parecen más ir enfocados a la rentabilidad electoral; insisto, construyamos en el espacio del diálogo a pesar de nuestras diferencias.

 

E-mail: vicente_viveros@mexico.com

@pviveros en Twitter