Portal informativo de análisis político y social

El gobernador de Lagos

Ah qué nuestro Gobernador, tiene para todos. Para el PRI y sus diputados a los que acusó de defender a los narcos; para los alcaldes metropolitanos que no le aprobaron la Línea 2 del Macrobús; para el PRD y Raúl Padilla al que lo acusó de haberlo amenazado de muerte; para los ciudadanos que lo critican –remember mentada de progenitora–; para aquellos panistas que le niegan el reconocimiento y que le rechazan sus ocurrencias.

La última de nuestro Gobernador, quien ni en Semana de Pascua se quedó en paz, fue contra los empresarios, quienes le dicen algo que duele: “Ya estuvo bueno de seguir endeudando a Jalisco”. El golpe va directo al hígado de la vanidad de este personaje tan simpático por su capacidad de ponerle humor a la política de Jalisco.

Por lo visto, Emilio da para mucho. Habrá que reescribir el libro “El alcalde de Lagos”, que bien puede titularse “El gobernador de Lagos”.

Ahora nuestro “Gober” se ha lanzado contra los que llama “ricos”, al más puro estilo de los marxistas, de este personaje que bien podría ser el de las mil caras. No tiene ideología aborrecida. Lo mismo puede asumir tesis cristiano-sinarquistas, que recetar el credo de Marx y Engels.

El Gobernador de Lagos les reclama a los ricos de la Coparmex que carezcan de sentido social, que no entiendan la problemática de los desposeídos. La letanía recetada por González Márquez está buenísima. Faltó nada más que acomodara una de sus expresiones tan naturales que le salen, como “pinches ricos… para eso me gustaban”.

Y todo porque se oponen los de la Coparmex a que el señor Gobernador continúe endeudando a Jalisco. Y es que si sacamos cuentas y hacemos comparativos, veremos que González Márquez se ha convertido en el rey del endeudamiento. En estos pocos más de cuatro años de gobierno, Emilio ha tenido poco más de 44 mil millones de pesos de recursos excedentes, que han ingresado a las arcas del Estado por las ventas del petróleo y los créditos que ha recibido, autorizados por los pacos cuando mandaban en el Congreso del Estado.

Emilio recibió el Gobierno con una deuda de cuatro mil millones de pesos y hasta diciembre del pasado año ésta llegaba a los 13 mil 926 millones, a lo que hay que sumarle los mil 500 millones de pesos recientemente aprobados por el Congreso del Estado para destinarlos a seguridad, con lo que la cantidad que debe este Gobierno es de más de 14 mil 400 millones de pesos. En cuatro años triplicó la deuda y si le aprueban esos seis mil 612 millones de pesos, el Gobierno de Jalisco debería 21 mil millones de pesos.

Ahora resulta que su aliado en este crédito es Raúl Padilla López, el mismo al que satanizó durante la mayor parte del pasado año, con el que se pelearon Alonso Ulloa y Antonio Gloria, pero luego viene la inconsistencia de este gobernador que practica la política de zig-zag. Lo que dice hoy, más tarde, mañana o el próximo mes fácilmente lo puede cambiar. Así nos ha acostumbrado.


LA INVERSIÓN ESTRATÉGICA


Ante las críticas que ha recibido el señor Gobernador por pretender resolver los problemas de Jalisco pidiendo prestado, más que eficientar el gasto, que además carece de transparencia, éste responde con descalificaciones contra un sector que se había distinguido por ser el aliado de los gobiernos panistas. Pero ya estuvo bueno, dicen los empresarios, no podemos seguir avalando estas locuras de un hombre irracional que está fuera de la realidad, porque podría quebrar a Jalisco.

Los empresarios jaliscienses que tienen fama de agachones, han cambiado de actitud y le han puesto un alto a alguien que ha mostrado carecer de límites. Lo bueno, dicen, es que después de los Panamericanos dejará la gubernatura para emprender otra locura: ser candidato presidencial del PAN y convertirse en sucesor de Calderón. ¿Se imaginan a Emilio gobernando desde Los Pinos?

El sexenio de Emilio está en el último tercio y más allá del Puente Atirantado, no se advierte acciones de gran calado que orienten el desarrollo estratégico del Estado, que enfrente a fondo la problemática de infraestructura que tiene empantanado a Jalisco y que es el freno para lograr ser más competitivos.

¿Qué ha hecho con esos 44 mil millones de excedentes? ¿Dónde están las obras de movilidad, como la Línea 3 del Tren Ligero? ¿Dónde están las nuevas carreteras? ¿Qué universidades ha construido? ¿Cuál es la aportación de este Gobierno al desarrollo de Jalisco? ¿Dónde están las presas y obras hidráulicas? Vaya con nuestro “Gober” que pasará a la historia por sus dichos y correncias más que por sus obras.