Portal informativo de análisis político y social

EL GUADALAJARA NO ESTÁ PARA OBTENER EL TÍTULO

EL GUADALAJARA NO ESTÁ PARA OBTENER EL TÍTULO

Jul 31, 2011

En diciembre próximo se cumplirán cinco años de que Chivas conquistó su último título en el futbol mexicano, y en octubre próximo serán ya nueve años de que lo “compró” el empresario de los polvitos (suplementos alimenticios) Jorge Vergara Madrigal. Para un equipo que ya era grande, pero que se “compró” para salvarlo de problemas financieros y hacer crecer su grandeza con base en la conquista de nuevos blasones, un título en nueve años es mediocridad porque no caben comparaciones con el pasado, no; para eso no “compró” Vergara a Chivas, ese no fue el trato ni lo que la afición esperaba.

Puede presumir, sí, que ganó una final a Toluca en el mismísimo infierno, que tiene un subcampeonato (es decir, perdió una final), como también un subcampeonato en Copa Libertadores de América (perdió otra final), que ha sacado buenos jugadores y los ha vendido, que su trabajo se refleja también Selecciones Nacionales menores.

Pero al seguidor de Chivas le vale que saque y venda jugadores o que sea la base de selecciones nacionales, lo que exige el seguidor del Guadalajara es que su equipo gane constantemente, que sea campeón las más veces que pueda, porque lo demás ni de consuelo le sirve, no; eso sólo satisface el perfil de los seguidores del Atlas, que ante la ausencia de títulos en el circuito mayor, le complace sacar jugadores para vender, o enviarlos a selecciones nacionales, o hasta que ganen campeonatos en divisiones menores, eso es de lo que viven los seguidores del Atlas, además de ganarle de vez en cuando el Clásico al Guadalajara.

Al seguidor del Chiverío lo que le llena es que su equipo esté siempre en los primeros lugares, o de preferencia en el primero. Le llena que su equipo sea campeón, no que sólo esté presente en liguillas, porque después del campeón, el segundo lugar se convierte en el primer gran perdedor. Como en una fila, después del primero, el segundo ya es cola.

LA REALIDAD ES OTRA

En Chivas, la actualidad es que venden el hecho de que están saliendo buenos jugadores de sus Fuerzas Básicas, que son aporte importante en Selecciones Nacionales menores. Agrandan este hecho lo más que pueden, y es válido, pero los medios de comunicación se van con este oleaje, y olvidan que la exigencia del primer equipo es que gane campeonatos, como equipo grande que es.

Y para lograr este objetivo, Chivas no ha procurado, no ha sabido conseguir los elementos que necesita para lograr este propósito. Loable que produzca excelentes jugadores de cara al futuro, pero lo mediato, lo inmediato ya, es que redondee su plantel con los refuerzos necesarios.

No olvidemos que Chivas ha necesitado de refuerzos en líneas importantes para alcanzar sus últimos tres campeonatos, después de su era del Campeonísimo, el bien llamado Milagro del Siglo en el futbol mexicano.

Es por esto que la exigencia para Chivas en cada partido es el triunfo; y en cada torneo la conquista del título. Y si no cumple con esta exigencia, porque no es un equipo cualquiera sino el más importante del futbol mexicano, hay que reclamarle a su dueño Jorge Vergara, que desvía la atención para evitar se le critique por no traer refuerzos de primer nivel, como exige su afición, como necesita este equipo, y como deben reclamar sus patrocinadores, que no invierten poco, sino más bien millones de dólares en el Rebaño.

Y esta es la realidad actual de Chivas, que cuenta con una de las nóminas más bajas del futbol mexicano, que no ha sabido contratar lo que necesita con el argumento de que no le venden, o le venden muy caro, su pretexto de toda la vida. Como si Chivas fuera muy barato para sus patrocinadores (Bimbo, Toyota, Pepsi, Cervecería Moctezuma, Samsung), o como si fuera muy barato para Televisa (transmisión en exclusiva de sus juegos como local).

Aunque Vergara siga vendiendo la ilusión con sus jóvenes promesas a Chivas no le alcanza para el título

EL COMPLEMENTO VIENE DE FUERA

Un éxito, eso sí, su trabajo en Fuerzas Básicas, y felicidades. Pero también en cuanto a cumplir en el primer equipo, Chivas y/o Jorge Vergara están en deuda, que eso quede claro y hay que separar una cosa de la otra. Los grandes equipos, por cosas que así son, no están hechos en su totalidad de sus Fuerzas Básicas, baste repasar el trabajo, el diseño, la historia de los grandes en el futbol mundial, y del mismo Chivas, apuntábamos, en la conquista de sus últimos tres campeonatos.

En la temporada 1986-87, cuando el Guadalajara obtiene su título nueve bajo la dirección técnica de Alberto Guerra y tras 17 largos años de espera, tenía como baluartes que no salieron de su cantera, a Sergio Lugo en la defensiva; a Benjamín Galindo, Guillermo “Wendy” Mendizábal y José Manuel “Pituko” López Lomelí en la media cancha; y en la delantera al “Concho” Concepción Rodríguez. Sólo vinieron a apuntalar el funcionamiento del equipo Benjamín Galindo y el “Wendy” Mendizábal, el primero por quien en ese tiempo el presidente del Guadalajara, Marcelino García Paniagua (qepd), erogó una fuerte suma de dinero, pero valió la pena. Chivas tuvo en ese torneo puros llenos como local y visitante, y fue el mejor en todos los aspectos.

Cuando en el torneo Verano 1997 Chivas gana su título número 10 bajo la dirección técnica de Ricardo “Tuca” Ferretti, después de otra larga espera de 10 años y siendo administrado por la Promotora Deportiva Guadalajara que presidía Salvador Martínez Garza, quien tenía en renta el equipo, había seis no canteranos: Martín “Pulpo” Zúñiga en la portería; Claudio “Emperador” Suárez en la defensiva; Alberto Coyote, Ramón Ramírez y Missael Espinoza en la media cancha; y el histórico Gustavo “Gusano” Nápoles en la delantera (marcó cuatro goles en el juego de vuelta de la final ante Toros Neza en el 6-1).

Para el Torneo Apertura 2006, Chivas gana su título número 11 bajo la dirección técnica de José Manuel “Chepo” de la Torre, y en este campeonato sus no canteranos eran, unos de reciente ingreso y otros con algún tiempo ya: en la portería Oswaldo Sánchez; en la defensiva Diego Martínez; en mitad de cancha Ramón Morales quien jugaba como carrilero o medio por izquierda, indistintamente, y Gonzalo Pineda; en la delantera Adolfo “Bofo” Bautista y Sergio Santana.

Como vemos, había otros seis jugadores que no habían surgido de las Fuerzas Básicas rojiblancas, pero con los cuales la afición se identificó como los casos más marcados de Oswaldo Sánchez y Ramón Morales, y en menor escala “Bofo” Bautista, quien consiguió el gol del título ante Toluca, en el Infierno de la Bombonera.

¿CAMBIARÁ LA HISTORIA?

Hoy, Chivas presume sus diamantes sin pulir, aún, pero que tienen ya un valor en el mercado no sólo nacional, sino internacional, entre ellos sus campeones mundiales Sub-17 como son Carlos Fierro y Giovani Casillas, o Erick “Cubo” Torres a quien ya trabajan fuerte en el primer equipo y de quien esperan sea la solución de gol.

Están también Kristian Álvarez en la defensa, Jorge Enríquez y Jorge Mora en media cancha, pero todavía sin alcanzar ni ofrecer el nivel de exigencia en el máximo circuito, y más en un equipo como Chivas donde se requiere constancia en la calidad.

No dejan de ser jugadores aún en formación, con la ilusión de pegar dentro de las necesidades de Chivas, pero falta mucho, y en Chivas la exigencia no tiene espera, es diario. Y ante la ausencia de refuerzos sólo queda esperar que la ilusión que hoy vende Jorge Vergara y que encuentra eco en los medios de comunicación, se haga realidad lo más pronto, para que de ser posible, desde este torneo la historia cambie en el Guadalajara.

Aunque siendo realistas, son otros los equipos que están para campeones en el actual torneo, y están al norte: Monterrey y Tigres, luego América y Cruz Azul, y después sentimentalmente Pumas y Chivas, aunque para algunos se vea diferente.

E-mail: patabola@hotmail.com