Portal informativo de análisis político y social

EL JUEGO DE EMILIO

EL JUEGO DE EMILIO

Sep 25, 2011

“¡Que no haya ilusos para que no haya desilusionados!”, es una frase que acuñó Manuel Gómez Morín, fundador del PAN. Pues a propósito de ilusos y desilusionados, nadie se sorprendió de la noticia que diera a conocer en la semana Emilio González Márquez desde la sede del CEN del PAN de que ya no participaría más en la carrera por la candidatura presidencial. Emilio lo hizo en compañía del presidente nacional del PAN, Gustavo E. Madero.

Aquí siempre lo señalamos. L a mera neta es que el Gobernador no traía nada para jugar en las Ligas Mayores. Todo fue mediático, gracias a la inversión que dispuso el equipo del laguense del erario de los jaliscienses en los principales medios electrónicos del país, al disponer de más de 100 millones de pesos para promover su imagen con el argumento de dar a conocer sus logros presentados en su Cuarto Informe de Gobierno.

La promoción de los Juegos Panamericanos que se realizarán en Guadalajara, fue otra de las justificaciones que tuvo el Gobernador para viajar por todo el país y hasta el extranjero con gastos pagados por los jaliscienses, incluyendo su comitiva, donde se encuadra asesores de todo tipo.

En la estrategia mediática que seleccionó Emilio fue enfocar sus tiros de precisión hacia Enrique Peña Nieto, con el argumento de que él era mejor que el del Estado de México, y que él sí le ganaría, por ser el único de los contendientes que han vencido a los priístas, viniendo de atrás, como sucedió en Guadalajara y en las elecciones a gobernador.

Sin embargo, Enrique Peña Nieto, nunca se enganchó con el de Jalisco. Nunca le respondió. Simplemente lo ignoró, lo dejó hablando sólo.

Dicen que hay personas tercas, obstinadas que no se dejan vencer por la adversidad, pero más terca es la realidad. Como escribe nuestro nuevo Subdirector-Editor de Conciencia Pública, Chema Pulido: “Emilio no pudo ante Pitágoras”. Y es cierto, a nuestro folklórico gobernador le faltaron seguidores. Más que su retórica verbal, no pudo convencer a las mayorías. Los dos o tres puntos con los que arrancó no crecieron y a lo sumo en las encuestas aparecía entre 5 y 6 puntos, incluso por debajo de Manuel Espino Barrientos, que con todo y la expulsión, mantuvo mayor aceptación que nuestro personaje jalisciense.

¿PODRÁ EMILIO PARAR AL PRI? ¿SU CARISMA Y ALTA AUTO-ESTIMA SERÁ SUFICIENTE PARA EVITAR LA DERROTA? ¿LA CALIFICACIÓN DE SU GOBIERNO LE DA O LE QUITA VOTOS AL PAN? ¿LE FUNCIONARÁ LA GUERRA SUCIA QUE HACE SEIS AÑOS LE PERMITIÓ EL ACCESO AL PODER? ¿NO HUBIERA RESULTADO MEJOR PARA EL PAN NACIONAL SACARLO DE LA GUBERNATURA Y DE JALISCO, CONSIDERANDO LA POLARIZACIÓN QUE VIVE ACCIÓN NACIONAL, DE LA QUE EL GOBERNADOR NO ES AJENO?


¿SE BAJÓ O LO BAJARON?

Hay quienes afirman que lo presionaron para bajarlo, porque Emilio no quería y cuando declaraba que llegaría hasta el final, estaba convencido que así sería. No se trataba de retórica. La auto-estima que se tiene –dicen quienes lo conocen– es muy alta, con una sobre valoración.

Fue Gustavo E. Madero al que le tocó hacer el trabajo difícil para que finalmente González Márquez aceptara la realidad, su realidad, de que no tenía con qué jugar.

Hubo señales claras de que su sueño presidencial carecía de bases reales. La gran aceptación que tiene en Jalisco la ex lideresa cameral Josefina Vázquez Mota, fue el indicador más claro para Emilio, pero prefirió cerrar sus ojos antes de ver la realidad. El Auditorio Telmex fue abarrotado por los seguidores de Josefina con una operación política dirigida por quienes son mayoría en el PAN Jalisco. Y si Emilio no era capaz de ganar su tierra, no tenía absolutamente nada qué hacer en otros Estados del país.


LO UTILIZAN

Para tratar de entender a González Márquez no vale el análisis de la perspectiva política. Su lógica es otra. Más bien hay que entender los intereses de quienes han lucrado con su gobierno, que son los que más han ganado y que pretenden seguir ganando. Emilio dice que no buscará ser senador. Podría estar hablando con la verdad, pero el hecho de que se haya bajado de la contienda presidencial del PAN, seguramente les traerá beneficio a vivillos y vividores. Alguna senaduría y alguna diputación federal les regalarán a cambio por el gesto de Emilio de atender la demanda del Presidente Felipe Calderón, de que se bajara y que de paso le diera su apoyo a Ernesto Cordero.


EL GOLPETEO

El hecho de que Emilio sea obligado a quedarse de gobernador durante el sexenio para el cual fue electo, como lo ha denunciado Rafael González Pimienta –presidente estatal del PRI– será para dirigir la lucha que evite que el PAN salga del Gobierno de Jalisco. Pero no estoy seguro que Emilio le jale votos al PAN en Jalisco, sino todo lo contrario, considerando el cúmulo de errores que ha cometido durante el sexenio y que tiene a Jalisco de cabeza, un estado confrontado donde la discordia y la división es la que se impone.

gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

%d bloggers like this: