Portal informativo de análisis político y social

El lanzador más joven en llegar a 100 salvamentos: Chufo y chufito, orgullos mexicanos

El lanzador más joven en llegar a 100 salvamentos: Chufo y chufito,  orgullos mexicanos

Abr 15, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Salvador Cosío Gaona //

Como es sabido, el pasado martes 10 de este primaveral abril de 2018 el chamaco sinaloense José Roberto Osuna Quintero —que está vinculado como jugador en la Liga Mexicana del Pacifico (LMP), a los Charros de Jalisco— logró su salvamento número 100 en su corta pero fructífera carrera como ligamayorista, al obtener su quinto rescate en esta aún joven temporada de la Gran Carpa, Osuna resultó determinante para la victoria de los Azulejos de Toronto ante los Orioles de Baltimore por dos carreras a una, haciendo ganar a nuestro paisano Aaron Jacob Sánchez, quien fue el serpentinero abridor del cotejo, quien lanzó una joya de pitcheo.

Aunque se sabía que Osuna llegaría pronto a su quinto salvamento en esta temporada y el centésimo de por vida —que lo encumbra en la estadística y la historia del máximo beisbol mundial—, lo cierto es que no se pensaba que sería tan rápido a escasos días de iniciada la campaña. El joven cerrador estrella de los pájaros azules canadienses lanzó una entrada completa en la que no recibió daño alguno y se adjudicó el rescate exitoso, siendo así como fraguare el ansiado centésimo rescate, por lo que es el más joven en llegar al centenar, a los 23 años y 62 días de existencia. Hasta antes de esta memorable fecha para Osuna el pitcher más joven con 100 salvamentos era el venezolano Francisco Rodríguez, quien arribó a la cifra mágica a los 24 años y 246 días.

Roberto Osuna se convirtió en cerrador de los Azulejos en 2015 a sus entonces escasos 20 años de edad, y seguramente, aunque soñaba con emular a los grandes e históricos cerradores como el panameño Mariano Rivera y el mexicano Joakim Agustín Soria, no pensó en esa época que tan rápido se encumbraría y que en tan sólo menos de cuatro campañas como jugador de Ligas Mayores podría llegar a ser, tan joven, un monticulista estelar de Grandes Ligas que posee una gran marca digna de un excelso cerrojero.

Tras la hazaña lograda, Roberto Osuna —al que en Toronto apodan #OsunaMatata— está empatado con Billy Koch en el tercer lugar de todos los tiempos en salvamentos jugando con la franela de Toronto, siendo Tom Henke el líder con 217 cerrojos de por vida, seguido por Duane Ward con 121 resguardos. Osuna tiene ya antes de estas tres temporadas completas exitosas como cerrador, mas es de resaltar que en lo que va de avanzada esta campaña 2018 el derecho sinaloense no ha permitido carrera alguna en seis entradas y un tercio, pero además ha logrado incrementar su velocidad en tiro recto alcanzando de manera consistente entre 94 y 96 millas por hora, además que ha afinado en cantidad y calidad su repertorio de lanzamientos, siendo ya un ultra confiable cerrador. Lo cierto es que ni los cerradores monumentales e históricos como Mariano Rivera o Trevor Hoffman presumieron tener 100 juegos salvados a la edad en que llegó el joven Osuna.

EN 2015 SU PRIMER SALVAMENTO

El primer salvamento de Roberto Osuna fue el 22 de junio de 2015 ante Mantarrayas en Tampa Bay, cuando al preservar el triunfo de Toronto lanzó dos entradas en las que se dio el lujo de ponchar a cinco bateadores mostrando desde ahí su gran calidad, aunque hay que reiterar que aunque tanto el mánager Gibbons de Azulejos como el propio Osuna confiaban en sus cualidades, en ese momento era imposible soñar en que el chavalo nacido el 7 de febrero de 1995 llegaría tan alto. 

Aunque quizá por no estar jugando en uno de los llamados equipos grandes (como pudiera mencionarse a Yankees, Dodgers, Astros o Medias Rojas y Mets, entre otros) aún no llega a ser del total agrado y veneración de la mayoría de los periodistas, cronistas, editorialistas y opinólogos que siguen y festinan las hazañas de los buenos peloteros mexicanos ligamayoristas, Osuna tiene ya su lugar en la historia del beisbol mexicano y universal, siendo la meta de “El Chufito” superar los éxitos de sus ídolos referentes que son Soria y Mariano Rivera, y no soy exagerado al decir que tiene todas las posibilidades de lograrlo acorde a su corta edad y su excelsa capacidad.

PREMIO NACIONAL DEL DEPORTE

Es interesante recordar que, habiendo tenido una muy destacada campaña 2016 jugando su segunda temporada profesional en Grandes Ligas con los Azulejos de Toronto se le seleccionó por la Confederación Nacional del Deporte (Conade) como ganador del Premio Nacional del Deporte en la categoría de los deportistas profesionales, ya que indudablemente fue el mejor pelotero mexicano de los que tuvieron oportunidad de jugar en equipos de la Gran Carpa en esa temporada y obviamente fue el mejor serpentinero, ya que se convirtió en uno de los más exitosos cerrojeros de la Liga Americana, alcanzando el récord de ser el más joven tirabolas en obtener al menos 30 salvamentos en una temporada habiendo conjuntado en esa época 56 en su carrera como ligamayorista sumando los 20 de la temporada 2015 que marcó en esa que fue la campaña de su debut en Gran Carpa a los 36 del calendario regular de esa 2016, la segunda anualidad como big leaguer.

Ya es historia el que Osuna consiguió otros 39 salvamentos en la siguiente campaña, la 2017 y con ellos sumados llegó a la suma de 95 en las tres temporadas que hasta ese momento había consumado el sinaloense, dejando listo el escenario para que fuere en esta actual campaña 2018 cuando en algún momento lograse los siguientes cinco exitosos cerrojazos y llegar así como lo fue, a la mágica cifra de 100 el pasado martes 10 de este abril en curso en el parque de pelota casa de los Orioles de Baltimore al sellar así la victoria de su equipo Toronto —único en el que ha militado en su aún breve carrera como liga mayorista— preservándole el triunfo en esa ocasión al también serpentinero mexicano Aarón Jacob Sánchez, quien por cierto lanzó una joya de pitcheo. 

Es resaltable que de esos cinco primeros rescates en esta campaña que le han hecho completar la centena, tres de ellos sirvieron para guarecer la victoria de tres monticulistas abridores aztecas, el ya citado Aarón Sánchez, además de Marco René Estrada y Jaime Omar García, que junto con Osuna completan la cuarteta de pitchers mexicanos enrolados en Azulejos de Toronto, el conjunto de Ligas Mayores que más peloteros mexicanos tiene en su roster.

DEBUTÓ A LOS 16 AÑOS EN SALTILLO

Es memorable destacar algunos logros previos de Roberto Osuna, ya que debutó como pelotero de beisbol profesional jugando para Diablos Rojos del México en el Parque Madero ante los Saraperos de Saltillo el 11 de abril de 2011, sorprendiendo gratamente al haber alcanzado disparos certeros desde la lomita de las responsabilidades hacia la registradora con velocidad de 94 millas por hora, convirtiéndose ese día, con apenas 16 años de edad, en el segundo lanzador más joven como debutante en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) el máximo circuito beisbolero profesional jugándose en verano y tras el primer logro como ligamayorista antes reseñado, ahora, siete años después de su debut como pelotero profesional, inscribe su nombre en la historia del beisbol, como el lanzador con menos edad en llegar a 100 salvamentos en Grandes Ligas, obviamente siendo también el más joven mexicano.

Cuando debutó en la LMB en 2011 el chamaco Osuna, henchido de orgullo declaraba: “Desde niño soñé con jugar profesionalmente y me tocó pertenecer a uno de los grandes equipos del país, los Diablos Rojos de México, donde estoy buscando la oportunidad de irme a las Grandes Ligas”, y ahora, a siete años de esa época que debe tener gravadísima en su memoria, consigue el respeto y la admiración de la afición canadiense que lo ha convertido en su ídolo, empieza a ganarse la idolatría de la afición beisbolera de origen mexicano en el vecino país del Norte y también ya ahora está recibiendo mayor reconocimiento de la afición y los críticos beisboleros que desde nuestro país da seguimiento al desempeño de los peloteros aztecas jugando en Grandes Ligas, muchos de ellos que habían venido resistiéndose a ofrecerle el honor que Osuna se ha ganado a pulso en tan sólo menos de cuatro años de carrera como pelotero en equipos del máximo nivel mundial.

ES “EL CHUFITO”

Y es así como la afición de Saraperos y obviamente la de los Diablos Rojos le rindió honores aquella vez de su debut en el año 2011, hoy en las Grandes Ligas se le rinde el reconocimiento por sus grandes éxitos. Es hijo de Roberto Osuna, quien fue lanzador en la LMB con la franela de los Saraperos de Saltillo en 1997 por una temporada y es el sobrino de Antonio “El Cañón” Osuna, pitcher durante 11 campañas en las Grandes Ligas, para los Dodgers de Los Ángeles, los Padres de San Diego y los Yanquis de Nueva York, más debiendo quedar claro que nada debe de su éxito a este personaje, quien nunca lo respaldó, debiéndole todo, eso sí, a su señor padre, hoy sumamente orgulloso del rotundo mérito de su vástago, de ahí que a Roberto Osuna incluso le cause molestia el que en alguna época inicial de su carrera profesional le hayan querido endilgar el apodo de “El Cañoncito”, siendo orgullo para el ser apodado “El Chufito” en homenaje a su progenitor y maestro a quien como pelotero apodaron “El Chufo”.

Osuna tuvo que dejar la escuela para trabajar a los 12 años y ayudar a mantener a su familia, se levantaba a las 5 de la mañana para trabajar en el campo y regresaba a casa a las 5 de la tarde. A pesar de las adversidades nunca dejó su pasión por el beisbol y a los 12 años fue visto por los scouts de los Diablos Rojos.

EL CONTRATO CON TORONTO

En el 2011 fue firmado por los Azulejos de Toronto por 1.5 millones de dólares y con ese dinero le compró una casa a su madre así como un tratamiento médico a su padre y los estudios de sus hermanos. Con tan sólo 20 años debutó en la MLB jugando para los Azulejos de Toronto, convirtiéndose en el jugador más joven en debutar en la franquicia de los Azulejos, saltó al montículo del Yankee Stadium en la octava entrada y enfrentó a Alex Rodríguez con casa llena. El lanzador le recetó un ponche sin tirar a ‘A-rod’ y a Stephen Drew, lo dominó con un elevado. Además se convirtió en el pitcher más jóven en lograr un salvamento en Grandes Ligas durante el Opening Day. Osuna prácticamente se está “comiendo” la Gran Carpa a base de salvamentos y ahora buscará consagrar su carrera con un anillo de Serie Mundial. ¡Ojalá llegue esta temporada!

Es emocionante ver nuevamente las escenas de sus buenas actuaciones, y más aún cuando al obtener éxito agradece humildemente mirando al cielo con una mano en su corazón y la otra extendida apuntando al universo mientras el público le aplaude y en su estadio le ovacionan y gritan : #OsunaMatata !. , siendo precisamente en el Rogers Centre de Toronto, la casa de Azulejos , donde el sinaloense es idolatrado y antes de empezar cada uno de sus faenas, cuando el chaval viene corriendo desde el bullpen, la fanaticada exclama : ¡no hay de que preocuparse por el resto del juego, pues Osuna ya está aquí salvarlo! . 

Twitter: @salvadorcosio1

E-mail: opinión.salcosga@hotmail.com


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad