Portal informativo de análisis político y social

EL PAN ANTE EL DESAFÍO DE LA CONGRUENCIA

EL PAN ANTE EL DESAFÍO DE LA CONGRUENCIA

Jul 16, 2011

Históricamente, la campaña electoral de un panista era mucho, mucho más que un intento de ganar votos. Era esencialmente un acto de educación cívica, un intento de brindar a una comunidad un testimonio de congruencia política. Incluso se llegaba al extremo de sacrificar acciones electoralmente eficaces si se corría el riesgo de contradecir un principio o un postulado ético de nuestro partido.

Hoy que la dinámica rumbo al 2012 se acelera cada vez más, todos los panistas tenemos la obligación ética de retomar esas prácticas que tanto prestigio acarrearon a nuestro partido. Por ejemplo, aunque Santiago Creel tardó demasiado, es positivo que haya solicitado licencia al Senado. Es hora de que los demás contendientes hagan lo propio. México no merece secretarios de Estado, gobernadores o legisladoras de medio tiempo. Urge que quienes aspiran a contender por la candidatura de Acción a la Presidencia renuncien a sus cargos oficiales.

Todo candidato debe dejar claro que sus ganas de servir a México son más fuertes que su amor al cheque quincenal. Además, aferrarse al cargo es una muestra de debilidad política, que evidencia incapacidad para brillar sin los recursos del Estado. Si un candidato necesita la fuerza de la nómina gubernamental para mantener un equipo y recorrer el país, no puede aspirar con seriedad a presidir nuestra República.

Asimismo, reivindicar al PAN para ganar 2012 implica no solapar a quienes han traicionado sus principios haciendo arreglos con políticos corruptos. Sobre todo, el panismo debe revisar con ojo crítico las acciones que en la anterior campaña presidencial se apartaron de nuestras mejores tradiciones, con el escándalo de las negociaciones Gordillo-Calderón como punto de partida para un análisis constructivo.

Aunque me es indispensable señalar con toda claridad que en 2006, como lo he hecho en toda mi vida, defendí al PAN y que jamás cedí posiciones ni espacios de Acción Nacional para responder a negociaciones ocultas, también debo recordar a todos los panistas que no se trata de ajustar cuentas, sino de hacer un análisis realista que nos permita avanzar juntos. Nos debe mover un ánimo propositivo. Si hemos de señalar un error, es para evitar cometerlo de nuevo en los futuros esfuerzos políticos del panismo.

 

Unidad desde la congruencia

En la más reciente reunión del movimiento nacional Volver a Empezar sus integrantes avanzamos en la consolidación de nuestra estructura, que habrá de inyectar vigor y fortaleza a Acción Nacional en el 2012. También asumimos el compromiso de ser un factor de unidad para el panismo, pero no desde la sumisión ni desde la negación de nuestros propios errores como partido.

Si los panistas hemos de estar unidos, debe ser abrazando lo que nos identificó frente al electorado, lo que trazó nuestro rostro político: el estricto apego a las prácticas y los valores de la democracia. Es ahí donde estará la clave de nuestra reconciliación con la sociedad, entre nosotros mismos y, sobre todo, con lo mejor de nuestra historia.

 

 

www.twitter.com/ManuelEspino

manuespino@hotmail.com