Portal informativo de análisis político y social

El segundo título de los Charros de Jalisco

En el año de 1971, el equipo de beisbol Charros de Jalisco de la Liga Mexicana de Beisbol profesional y que jugaba en el Parque Tecnológico de la Universidad de Guadalajara, compitiendo en la Zona Sur terminó en primer lugar con 82 juegos ganados y 65 perdidos, por lo que jugó la final por el gallardete de la Liga Mexicana contra el campeón de la Zona Norte los Saraperos de Saltillo con récord en esa temporada de 86 ganados y 59 perdidos, es decir, con cuatro juegos de ventaja sobre los Charros de Jalisco, por lo que los Saraperos eran los grandes favoritos para obtener el título y cuyo manager lo era el sargento Tomás Herrera.

 

La serie final por el campeonato es a ganar cuatro de siete probables juegos, iniciando con dos juegos con el campeón de la Zona Sur, en este caso con los Charros de Jalisco, pues en el Juego de Estrellas la Zona Sur le ganó a la Zona Norte y por tal razón la final se inició con el campeón de la Zona Sur; los siguientes tres juegos en la casa de los Saraperos de Saltillo y de ser necesario los juegos seis y siete regresarían a casa de los Charros de Jalisco.

 

Saltillo ganó los dos primeros juegos en casa de los Charros de Jalisco con gran pitcheo de los estelares Felipe Leal y Andrés Ayón; el tercer juego ya en la ciudad de Saltillo lo ganaron los Saraperos 6-3 con pitcheo de Enrique Castillo, por lo que la serie se encontraba a favor de los Saraperos 3 juegos a 0 y solamente un milagro podría salvar a los Charros en esa gran final.

 

Es importante recordar, que el gran presidente en ese entonces de los Charros de Jalisco, el doctor Álvaro Lebrija, por cuestiones de disciplina suspendió y dejó fuera del equipo un día antes de iniciar la final a los pitcher Enrique Romo, Cecilio Acosta y Guillermo Raygoza con lo que prácticamente estaba entregando la final al favorito Saraperos de Saltillo y a la fecha sigo compartiendo su decisión, de que primero es la disciplina aún a costa de un campeonato.

 

Regresando al tema principal, resultó que por lluvia se suspendió el cuarto juego de la serie final y se programó doble juego de ser necesario en Saltillo, lo cual favorecía bastante al equipo Charros, pues con la expulsión de los tres jugadores citados, no se contaba con pitcheo suficiente y la suspensión de un día les dio descanso a los pitchers que quedaban con los Charros.

 

De manera increíble, los Charros logaron doble victoria en la casa de los Saraperos, en el Reimer juego por 6-3 con gran pitcheo del zurdo venezolano Pablo Torrealba y el segundo por 4-2 con Maximino León como pitcher y siendo los perdedores los estelares Andrés Ayón, quien antes había sido estelar con Charros de Jalisco y Felipe Leal, por lo que la champaña la tuvieron que guardar los Saraperos para mejor ocasión.

 

Con la serie abajo 2-3, los Charros regresaron al Parque Tecnológico para el sexto juego siendo el manager de los Charros el genial Benjamín “El Cananea” Reyes, quien por no contar con pitcher abridor para el sexto juego, ordenó que Manuel “La Patita” Lugo, que era el pitcher cerrador, iniciara el juego hasta donde su brazo pudiera aguantar y en forma dramática e increíble en uno de los mejores juegos que se vieron en el Parque Tecnológico de esta ciudad, los Charros ganaros por 3-2 el sexto juego para empatar la serie a tres juegos de cada uno y habiendo lanzado todo el partido Manuel Lugo, debiendo recordar que en la octava entrada con un hit de Marcelo Juárez, y corredor ofensivo en la segunda base, se vino a home y en un gran giro del jardinero central Mario Salazar al receptor Jaime Corella, se logró el out en home quedando desmayado el receptor Jaime Corella al colocar con el corredor pero sin soltar la pelota para lograr un gran out.

 

Todo listo para la gran final, es decir, el séptimo juego en al Parque tecnológico de esta ciudad, donde con una gran motivación por todo lo narrado y con el mejor manager en mi opinión mexicano el Cananea Reyes Jalisco ganó el séptimo juego 5-1 a Saraperos de Saltillo con gran pitcheo del venezolano zurdo Pablo Torrealba con ayuda de Maximino León que tuvo que aparecer como cerrador, pues el brazo de Manuel Lugo estaba fundido y con gran bateo del estelar Bill Parlier, quien conectó dos jonrones y de esta forma se obtuvo el segundo campeonato en la historia de los Charros de Jalisco por cuatro juegos a tres, mencionando que fue un récord mundial hasta después del año 2000, pues ningún equipo se había levantado de ir abajo en una serie final por tres juegos.

 

Esta es la historia del segundo título de los Charros de Jalisco.

 

E-mail: licnavarro@megared.net.mx