Portal informativo de análisis político y social

EL ÚLTIMO DON

EL ÚLTIMO DON

May 29, 2011

El 28 de febrero del 2005 me tocó escribir sobre don Antonio Leaño Álvarez del Castillo que titulé “Hombre trascendente” en la revista Política de Ocho Columnas que fundé con Gonzalo Leaño de la que fui su primer director. Cobra valor aquel escrito sobre don Antonio Leaño Álvarez del Castillo a propósito de la fractura que envuelve actualmente a los Tecos, el grupo fundado por este hombre que se distinguió por su genialidad política y empresarial, cuya mejor síntesis es la Universidad Autónoma de Guadalajara y los Tecos, un grupo trascendente, con una cosmovisión muy especial sobre el deber ser, dotado de ideología, con principios que enarbolaron “la cultura de la vida contra la cultura de la muerte” y que quedó muy bien sustentada en aquel discurso célebre, el último que pronunciara don Antonio la noche del jueves 3 de marzo del 2005 en el magno acto académico con el cual la comunidad universitaria festejó en grande los 70 años de vida de esta institución.

Fue también la despedida del que denominó “El último Don de Jalisco”. Allí se dio el relevo de mando. La segunda generación tomaba las riendas de la UAG y de los Tecos.

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero a la luz de la historia es necesario hacerlas. Las visiones de una generación a otra cambian porque suelen ser tiempos y circunstancias, muy distintas por supuesto como las que se viven hoy, desde un liderazgo longevo que duró cerca de un siglo, como el de Don Antonio, al de la segunda y tercera generación, como el de Toño Leaño II y Toño Leaño III.

La UAG y los Tecos tuvieron sus raíces y su identidad. Sus liderazgos se formaron producto de una lucha por un ideal, la lucha por la libertad de cátedra que fue la bandera y génesis de aquel movimiento estudiantil. Sus personajes formaron la Organización de los Tecos, hombres recios, duros, nutridos en la lucha que dejó sangre derramada, con convicciones firmes, con ideología y valores. El resultado fue el surgimiento de los Tecos, cuya influencia es indiscutible en el País y que trasciende los tiempos actuales, incluso hasta al Partido Acción Nacional de hoy, que esa es otra historia que se está escribiendo.

PARA HACER GRANDES OBRAS SE REQUIEREN TAMBIÉN DE GRANDES HOMBRES. Y ESOS HOMBRES PRESTOS AL SACRIFICIO FUERON LOS PILARES Y LOS GUARDIANES AL PASO DEL TIEMPO DE ESA INSTITUCIÓN DEL SABER. CARLOS CUESTA GALLARDO, ÁNGEL Y ANTONIO LEAÑO ÁLVAREZ DEL CASTILLO

Aquella generación de los Carlos Cuesta Gallardo, de los Antonio y Ángel Leaño Álvarez del Castillo, de los Raymundo Guerrero, de los Garibay Gutiérrez, de los Pérez Vizcaíno, contrasta con la generación light de hoy que piensan muy distinto a los fundadores de la UAG, pragmáticos puros, desideologizados, adoradores del becerro de oro y promotores de espectáculos como el de Lady Gaga, que retrata de cuerpo entero a Los Chetos Leaño, la antítesis del pensamiento de Don Antonio. Así de crudo.

La crisis institucional que envuelve a la Universidad Autónoma de Guadalajara y que fractura a la familia Leaño es de pérdida de identidad. Es el quiebre con el pasado. Don Antonio Leaño Álvarez del Castillo nunca le tuvo temor a la inteligencia. Buscaba a la mejor gente. La encontró y con aquel grupo formó esa trascendente institución que se llama Universidad Autónoma de Guadalajara y que hoy se tambalea, cuando su segunda y tercera generación cambia el rumbo, cuando el negocio y el amor por el dinero suple a la calidad académica y a los valores que fueron la fortaleza de aquel Grupo.

Antonio Leaño Reyes fue el ungido por Don Antonio para sucederlo. Su reto es enorme. El primero es preservar la obra de Don Antonio, la UAG, que en los últimos años se ha visto envuelta en la mediocridad, sin mostrar el talento frente a la competencia que le representan otras ofertas educativas como el Tecnológico de Monterrey, el ITESO que se ha ido fortaleciendo sin cambiar sus principios, la Panamericana, la UNIVA, incluso que se ha posicionado como la Universidad Católica del Occidente del País.

Ahora que se conoció la decisión de Antonio Leaño Reyes de convertirse junto con su familia en el dueño absoluto de la UAG y todo lo que representa, es un tema que debe debatirse públicamente, por lo que ha sido y representa la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Difícil, muy difícil el papel de Toño Leaño Reyes, cuyas decisiones que está tomando son observadas con atención por un importante sector de la comunidad jalisciense.

Termino esta entrega con las siguientes interrogantes: ¿Tendrá Antonio Leaño Reyes la capacidad, el talento y la sensibilidad para sacar a la UAG de la crisis? ¿La fractura de la familia Leaño y la expulsión de Gonzalo su hermano era necesaria para perpetuarse como el heredero? ¿Hay campo para la conciliación? ¿Hacia dónde va la UAG? ¿Se convertirá en el gran negocio inmobiliario de Jalisco?

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

4 comments

  1. Enrique Gomez Ramirez /

    Mi estimado Gabriel te felicito por tus comentarios… Verdaderamente esto ha sido desconcertante para los que estamos alejados de Guadalajara… Tal vez los que están allá lo vieron venir… pero desde acá, como que sólo crees que se trata de un mal sueño… Acá me pregunto qué hizo cambiar a Toño, Quienes forman su grupo de asesores, y quienes son los más influyentes en su manera de pensar… en el mientras esto es desconcertante… Te mando un abrazo mi estimado Gabriel y a seguirle adelante…

  2. GABRIEL IBARRA BOURJAC /

    Así es mi estimado Enrique. Se veía venir. Es una lástima lo que está sucediendo en la UAG y con la familia Leaño. El tema lo ve expectante el sector pensante y empresarial de Jalisco. Gonzalo tiene la razón moral e historica, Toño tiene el control de mando de la UAG y los recursos financieros. Es el biblico becerro de oro, mi estimado Enrique, el que se hace presente y que mete su cuchara. La ambicion sin limites y sin escrupulos esta destruyendo la obra de sus creadores. Te mando un abrazo.

  3. Sergio Alvarez Andrade /

    soy egresado orgullosamente de la UAG, estoy de acuerdo en que la forma tiene que cambiar, sobre todo en una institución que compite día con día para mantenerse entre las mejores del país, lo que si me sorprendió es que hayan cambiado el logotipo de la UAG, lo que había pasado a ser un emblema nacional. la forma cambia, el fondo debe ser el mismo.

  4. Jorge /

    El desquebrajamiento de la familia Leaño Reyes no debe causar estupor alguno, pues después de décadas en que subieron como espuma, amparados por la mercadotecnia del engaño y de la autodeificación, enfrentan ahora los cargos de la historia, que tarde o temprano corta el cordón umbilical de la mentira para que la verdad aflore.- Ni sumados los cerebros de los diez hijos de Antonio Leaño Alvarez del Castillo se acercarían a la astucia inescrutable de su padre, quien pudo sostener el teatro hasta antes de su muerte con un modelo de contagio hacia valores universales, ampliamente pregonados personalmente o a partir de corifeos adoctrinados y susbsidiados con las colegiaturas de la UAG, conocidos como Tecos, pero que fueron palabras no llevadas a los hechos en el seno familiar, ni tampoco finalmente en sus obras emprendidas.- Palabras huecas, con énfasis de convicciones, no bastan para resultados de largo plazo, y por eso el edificio se les está cayendo.- La ruptura que ahora se publica es un producto natural de la falta de congruencia en los Leaño, y no podría esperarse menos, pues los vástagos varones mayores han vivido del nepotismo y de la trampa en sus carreras alrededor de un modelo despilfarrador en recursos e inmoral en acciones.- Al hermano mayor Antonio no le puede corresponder por derecho divino el cargo de Rector de la UAG, porque su formación simplemente no da el ancho, y la institución va cada vez más a pique frente a entidades con auténtica vocación educativa en Guadalajara.- Ambos, Gonzalo y Antonio, perdieron el piso, y ahora públicamente empañan la verdad al trastocar el sentido de la supuesta unión familiar, a partir de la falsa devoción religiosa, y de la hipotética vocación al ejercicio de valores, pues en su propio seno institucional y familiar se premia con nepotismo y favoritismo a los menos aptos, a costa de quienes no doblaron la cerviz ante el atropello disfrazado de sus esbirros.- Las grietas apenas comienzan a verse en público, pero no se detendrán con campañas de apoyo mediático a Gonzalo, quien al igual que sus hermanos ha sido un parásito permanente de la UAG, y como periodista no le ofrecerían trabajo en ningún diario de categoría con un sueldo que le permitiera vivir decorosamente; ¿cómo entonces intenta perpetuarse al frente del Ocho Columnas, cuando igual que la UAG, el equipo de futbol Tecos, y todo lo demás que está en manos de los Leaño Reyes … va de picada?.- ¿Porqué no contratan a auténticos profesionales y, en lugar de seguir destruyendo lo que con extraordinarios artificios de manipulación brillante construyó su padre, se retiran a vivir de sus rentas, y a educar a sus hijos con el ejemplo, en los principios morales que divulgan pero no ejercitan?, la sociedad se los agradecería.- Es decir, todavía están a tiempo de que salga no solamente Gonzalo, sino de que se retire también Antonio y todos los respectivos séquitos enquistados que viven de la improductividad, consumiendo hasta el tuétano la riqueza de una institución como la UAG que, si bien surgió de fines nobles, se encuentra ahora totalmente acéfala y sin rumbo, a punto de colapsarse. ¿Porqué?, porque los hermanos Leaño están todos cortados con la misma tijera.