Portal informativo de análisis político y social

Emilio contra Aris

Lo que ya se veía venir, ya sentíamos los ciudadanos que las decisiones con tintes políticos no nos iban a dejar nada bueno, ni mucho menos los bloqueos económicos para la realización de obras de infraestructura para los Juegos Panamericanos, y así nos está pasando, los conocedores del tema los que sí estudiaron Ingeniería Civil y Arquitectura ya lo advirtieron: “si no se inician en un plazo no mayor a uno a dos meses no se terminarán para el mes de octubre”, cuando se dé la inauguración de este evento deportivo continental.

Desde que inició esta administración municipal de Guadalajara, al parecer la consigna del Gobierno es bloquear a como dé lugar las acciones que puedan dar como resultado una buena imagen al actual edil tapatío.

Los pavimentos de Guadalajara que son alrededor de 40 millones de metros cuadrados, el 60 por ciento está en malas condiciones, se han hecho varios intentos por realizar estos trabajos pero el Gobierno del Estado juega a poner obstáculos para que la repavimentación no se realice, lo que nunca antes en la historia de Jalisco habíamos visto: utilizan las patrullas de vialidad para evitar que los trabajos se realicen, con el argumento de que el Ayuntamiento de Guadalajara no saca la autorización de la Secretaría de Vialidad.

A su vez, el Ayuntamiento tapatío utiliza las patrullas de la Policía Municipal para enfrentarse a la Secretaría de Vialidad. El mundo al revés y por ejemplo como los políticos se dedican a ponerle zancadillas al contrario. Emilio, el mismo que quiere ser presidente de México, hace así más popular al joven alcalde Aristóteles, cuando utiliza todo su poder para que el priísta no se luzca con las obras.

Esto se ha convertido en un ring donde las autoridades escudándose en la demagogia y en el doble discurso por un lado dicen a los medios de comunicación que todo está listo para recibir a los atletas pero desgraciadamente la verdad es otra.

Los 12 proyectos de corredores panamericanos que buscó financiar el Ayuntamiento de Guadalajara con recursos federales para dar una nueva cara, únicamente hay dinero para dos: renovar la Calzada Independencia y la avenida Pablo Neruda –que por cierto está quedando muy bonita–.

Hay que acordarnos que pidieron mil 100 millones de pesos, que desde el principio fueron la manzana de la discordia, los regidores de la bancada del PAN en Guadalajara se fueron sobres; el conflicto llegó al Tribunal de lo Administrativo y lo perdieron, siguieron su peregrinar y ahora resulta que el Gobierno del Estado, los traen de Herodes a Pilatos a propósito de semana santa, con los documentos que necesitan, dicen y se desdicen, hasta los regidores de Guadalajara encabezados por Eduardo Almaguer, coordinador de los priístas estuvieron en la Secretaría de Finanzas para que le dijeran una vez por todas cuáles eran los documentos que faltaban, pero resulta que ya los tenían y hasta contaban con el sello de recibido.

Ya cansadas las autoridades tapatías encabezadas por su Presidente, dicen que harán plantones en la citada Secretaría de Finanzas y hasta en Casa Jalisco. Será interesante ver al alcalde de Guadalajara manifestarse con el gobernador de los jaliscienses que le da por la polarización.

Jalisco es un Estado que no se merece esto, la situación se mantiene polarizada, el respeto, los valores y la palabra ya no valen. Cada vez hay más palabras de confrontación y descalificación. A los políticos no les interesa la ciudadanía porque para ellos la carrera política ya arrancó y esto difícilmente va a cambiar quedando como siempre los ciudadanos a merced de los políticos.

 

E-mail: nadiamarcela@hotmail.com