Portal informativo de análisis político y social

EN LA MIRA: AMLO, Slim y los talibanes

EN LA MIRA: AMLO, Slim y los talibanes

Jun 9, 2012

“Las teorías de la conspiración son invocadas porque son atractivas: una gran intriga construida desde el poder para magnificar las fallas del líder bueno, amigo de los pobres, suena como material de telenovela mexicana”.

Por Óscar Constantino Gutiérrez *

En una sociedad de indolentes, que los jóvenes exijan cambios es una buena noticia. No obstante, resulta necesario preguntarse si ciertos movimientos son auténticamente espontáneos o, por el contrario, responden a motivaciones poco inocentes.

¿Por qué el movimiento #YoSoy132 exige democratizar la televisión pero guarda silencio sobre la autocracia telefónica? Sobran las hipótesis al respecto: desde la relación Slim-Torruco-Ibero hasta los financiamientos opacos al colectivo Morena. Sin embargo, nadie ha mostrado pruebas indiscutibles de que Miguel Torruco Garza sea el peón teledirigido detrás de los 131 de la Ibero que engendraron el movimiento #YoSoy132, ni de las trasferencias financieras desde los negocios de Slim hacia Morena. Precisamente eso es lo que caracteriza a las hipótesis: son explicaciones no confirmadas.

Dada la falta de datos y pruebas, sería poco serio señalar a Slim como el titiritero detrás de AMLO o al movimiento #YoSoy132 como una gavilla de manipulados por un magnate sediento de obtener el triple play para sus negocios. Las críticas serían muy severas para quien, sin pruebas contundentes, se atreviera a señalar que Carlos Slim financia y alienta a #YoSoy132 con el objetivo de presionar la concesión gubernamental de la transmisión de voz, datos y video. Empero, los amlistas sostienen que existe una conspiración de Televisa y el PRI, a pesar de que sus pruebas del complot se reducen a una serie de archivos carentes de elementos de autenticación, como reconoce el mismo periódico británico The Guardian, que fue quien las difundió: hay que creer que son registros auténticos por la “cantidad y variedad de los documentos y la presencia de material personal mezclado con ellos”. Para AMLO y sus amigos, la presunción de inocencia; para los enemigos peñistas, la acusación a secas.

Las teorías de la conspiración son invocadas porque son atractivas: una gran intriga construida desde el poder para magnificar las fallas del líder bueno, amigo de los pobres, suena como material de telenovela mexicana. En su presentación en Tercer Grado, AMLO se duele de que los medios mencionen el pase de charola de seis millones de dólares, no cuestiona la falsedad o veracidad del hecho, protesta porque se hace público el hecho, como si él y su movimiento fueran sagrados y por ende su crítica fuera una profanación. En su lógica, es blasfemia señalar las fallas del equipo del líder carismático, como si él fuera una iglesia en sí mismo. En consecuencia, sus cuestionadores son traidores a la patria: los fieles de un culto sostienen que a su iglesia no se le critica, aunque se equivoque.

Fanático es el “que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas”. Fundamentalismo es la “exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida”. Las críticas a Morena, AMLO o #YoSoy132 se responden con ataques de odio desmedido, que entrañan el mensaje de someterse al movimiento, so pena de ser etiquetados como el enemigo: hay fanatismo y fundamentalismo en una izquierda que, desde ahora, sostiene que es fraudulento cualquier triunfo del PRI o el PAN, porque el fraude es la campaña, sin importar que la gente vote por los tricolores o los azules.

En esa visión del mundo, el enemigo debe someterse a todo: a grupos que insultan en plenos actos de campaña, pero que se dicen respetuosos cuando invitan a debates, que llevan mantas con ofensas a estadios de fútbol, que le gritan “traidor” a un periodista pero no toleran que les responda enviándoles besos “porque es una provocación”. El enemigo no es ciudadano, ni siquiera tiene derechos humanos: si el adversario hace algo, es malo; si eso mismo lo hace el movimiento, es justo y bueno.

Bienvenidos al pretexto talibán de la crónica de un fraude anunciado: ahora hasta académicos cuestionan las encuestas de Milenio, al igual que hace seis años hubo matemáticos que le dijeron a Carmen Aristegui que un algoritmo misterioso causó el fraude contra AMLO… y no fue cierto. ¿Por qué creerles ahora?

Que la sociedad participe activamente mejora la calidad democrática, siempre y cuando se haga desde los valores de tolerancia y diálogo: que se tolere a los activistas, pero que también ellos toleren las críticas. Sin esta reciprocidad, cualquier movimiento se reduce a la tensión entre agitadores y autoritarios.

 

E-mail: oscarconstantino@me.com

Twitter: @oconstantinus

Blog: http://oscarconstantino.blogspot.mx

4 comments

  1. elyvalenzuelac /

    como tu dijiste, son explicaciones no confirmadas…asi mismo se puede encontrar mucho material en internet sobre explicaciones confirmadas del abuso del poder y como los gobiernos han violado cínicamente nuestra democracia…la grabación  del pase de charola (si lo viste completo) tiene un sentido distinto del que mostraron en la tele, al que si le dedicaron sus buenos casi 20 minutos mientras que a los asuntos de abuso de autoridad del PRI pues, muchos ni los pasaron!…el movimiento #yosoy132 está en todas partes de la república mexicana, asi como los priistas violentos intentado sabotearlos, que van por encima de la falta de respeto, van directo a las agresiones…la gente que se quiso manifestar en el estadio, pagaron su propio boleto para ir al estado y no llegaron en camiones propagandistas invitados por ningún diputado, como claramente lo hicieron los del PRI….en otro tema, hay muchos videos de como se manejaron las elecciones en 2006 y muchas de ellas podrían ser explicaciones confirmadas de un fraude y a como ha venido respondiendo el IFE a los excesos en la campaña del PRI, a las calumnias de los spots del PAN, a las irregularidades en las boletas electorales, pues casi se ve venir otro…

    • Oconstantino /

      Gracias por tus comentarios, como señalo en la columna, periodísticamente las explicaciones no confirmadas son meras hipótesis y por ende tienen muy poco valor… sobre #YoSoy132 mi opinión es que les faltan luces y les sobra agresividad (si alguien va a un estadio a gritar insultos de un candidato, no puede esperar que los simpatizantes del ofendido respondan con abrazos y flores) .

      Del pase de charola el punto central es que alguien en la campaña de AMLO pidió (o sugirió el donativo) cantidades superiores a las marcadas en Ley y Andrés Manuel no dijo qué medidas tomó en el asunto… igual que con Bejarano y Ponce, conducta de AMLO que le resta credibilidad.

      Del fraude pueden formularse varias teorías, pero en su momento llevaron matemáticos a decir que había un algoritmo para defraudar que finalmente NO existió, es decir, entre algunos amlistas hay un uso irresponsable de la opinión de científicos y técnicos… por ello existen serias dudas sobre los reclamos de las encuestas, es como Pedro y el Lobo…

  2. En cuanto al fraude, yo supe -porque lo vi-, que una población de aquí de NL, voto por AMLO en el ’06, al día siguiente que se expusieron los resultados en la casilla, no hubo ningún voto para el PRD… el fraude no se llevo a cabo en números, si no más bien en las casillas de comunidades marginadas y municipios poco importantes

  3. Es muy simple, mucha gente sobretodo la informada de lo que realmente pasa en este país, esta harta, y no necesitas documentos oficiales para comprobarlo, incluso las mismas noticias de los medios que están comprados por los poderes fácticos te lo dicen, no necesitas mucho para odiar, si odiar al PRI, aunque se oiga violento, se lo han ganado…

    ¿En cuanto al fraude, yo nunca había oído de Hildebrando, lo supe por internet, eso no te da a pensar que los medios estaban coludidos? ¿Porque nunca mencionaron algo tan importante como que la empresa que contó los votos era del cuñado de Calderón? al contrario, siempre tachandolo de loco e intolerante, cómo si en este país todo fuera legal y sobretodo las elecciones…
    Había las suficientes incosistencias comprobables para contar nuevamente los votos, ¿Porque no quisieron?
    El movimiento #Yosoy132 responde a todas estas inquietudes, yo no sé si estará financiados por Slim, pero lo que si sé es que es un movimiento válido, los medios están vendidos y han sido complices del daño que se le ha hecho a este país, hay que cuestionarlos y meterlos en cintura…