Portal informativo de análisis político y social

EN LA MIRA: Dineros y razones

EN LA MIRA: Dineros y razones

Dic 14, 2013

Por Óscar Constantino Gutiérrez —-

Cuando los argumentos se acaban, las diferencias políticas se definen con descalificaciones ideológicas: El jacobino trasnochado, la rata de sacristía, el explotador de los desposeídos, los traidores a la patria, los retrógrados enemigos de la modernidad. Entre menor es la inteligencia del debate, mayor es el tamaño del insulto.

Eso no significa, amable elector, que algunos descalificativos sean injustos o inmerecidos para los políticos mexicanos. Sería muy poco inteligente que el Estado mexicano se despojara de una de sus principales fuentes de financiamiento, como es el petróleo. Por ello desconfío de las interpretaciones radicales que homologan al gobierno de Peña Nieto con el de Victoriano Huerta.

¿La Reforma Energética hará que el sector privado se enriquezca con el petróleo? Sin duda, pero es claro que ese era uno de los pocos caminos para que el país pudiera acceder a la tecnología y transformación industrial necesaria para que México superara su rol de mero exportador de crudo y se convierta en productor de bienes de mayor complejidad y precio en el mercado.

¿Resulta posible que los inversionistas privados abusen y pretendan hacer negocios al margen del Estado o sin que beneficien al interés general? Por supuesto, en toda relación económica una de las partes desea sacar mayor ventaja de la otra, depende del talento del gobierno en turno evitar que este escenario se realice, con una buena legislación secundaria y medidas terminantes contra los agentes económicos abusivos.

¿Había otros caminos posibles? Claro, nuestro país pudo invertir el mínimo de el uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en Investigación y Desarrollo (I+D) que le ha recomendado hasta el cansancio la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y así generar tecnología propia que no hiciera necesario asociarse con aquellos que sí tienen el conocimiento y experiencia para la extracción profunda de crudo y la petroquímica avanzada. En lugar de tomar esa vía, México no invierte en I+D ni la mitad de lo recomendado por la OCDE. Con la Reforma Energética, el Estado optó por la vía fácil, habrá que ver si funciona.

Por otro lado, la excesiva velocidad con la que se está aprobando la reforma es un pésimo indicador de las condiciones de control democrático del país. Regresamos a ese presidencialismo metaconstitucional, que con maestría describió don Jorge Carpizo: Basta el deseo del Jefe del Ejecutivo y todas las fuerzas del país danzan al ritmo que se marca. México ganó en gobernabilidad lo que perdió en división de poderes.

Y esta circunstancia se mimetiza en todos los niveles de gobierno de todos los Estados de la República. Por ello no es sorpresivo que alcaldes o gobernadores pretendan «tirar línea» a tribunales y legislaturas, censurar decisiones que no les gustan, como si el Poder Ejecutivo fuera el jefe de los otros poderes y no una más de las tres ramas del gobierno, o alcaldes que, desde su supina ignorancia del Derecho, esperan que los tribunales sean ventanillas de confirmación de sus decisiones ilegales. El autoritarismo ejecutivo, ese de la Administración que pretende decirle a los tribunales cómo debe sentenciarla, no es nuevo y tuvo uno de sus peores momentos durante el panismo reciente. Sin embargo, existen manifestaciones actuales, de todos los colores partidistas, que pretenden que la Ley sea lo que más se acomoda al capricho del gobierno.

Por ello es de vergüenza que existan juzgadores y legisladores que se ponen de tapete de alcaldes y gobernadores. Lo grave es que el ejemplo federal no ayuda a que esto deje de suceder…

E-mail: oscarconstantino@gmail.com