Portal informativo de análisis político y social

En la Mira: Expropiaciones

En la Mira: Expropiaciones

Abr 30, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares

Por Óscar Constantino //

¿Cuál es la mejor forma de pulverizar una ventaja electoral de 20 puntos? Que tu equipo amenace a empresarios con expropiarles sus compañías.

De poco sirvieron las aclaraciones, muy matizadas, de Ebrard, Batres y el mismo López Obrador. Todos se cuidaron de no descalificar al ogro intimidador Paco Ignacio Taibo II, quien de un golpe aumentó el principal pasivo político en contra de Morena: la desconfianza de los hombres de negocios y clases medias.

El partido de Andrés tiene su target, integrado por aquellos que se sienten más ofendidos por la falta de oportunidades de desarrollo y la ausencia de movilidad social. La principal clientela de AMLO son los indignados, los que no lograron estudiar una carrera, los que tienen bajos salarios o no logran acceder a buenos empleos, los que tienen que esperar todo el día para recibir atención médica, los que sufren camiones sucios e inseguros. El discurso maniático de Taibo era para ellos, los que están hartos de vivir con muy poco.

Sin embargo, existe 25 por ciento del electorado que aún no externa su preferencia presidencial y los 40 puntos de López Obrador —de acuerdo al Barómetro Electoral Bloomberg— se pueden volver talco si la gente empieza a creer que pueden perder sus empleos si el Peje llega a gobernar México.

Los molestos por la inflación, aumento de tasas de interés crediticias, los impuestos, ineficacia gubernamental, corrupción e inseguridad, se dividen entre todos los partidos. Una parte considerable de esa ciudadanía sólo quiere estabilidad en sus ingresos y costo de vida, así como no sufrir la delincuencia. Los que se encuentran en ese segmento y habían decidido darle la oportunidad a AMLO, tienen un duro incentivo para cambiar de opinión.

El equipo de López Obrador no desautorizó con firmeza a Taibo porque, en el fondo, está de acuerdo con su idea del mundo. No es la primera vez que el escritor sugiere represión para los que no comulguen con el movimiento de izquierda: ya había sugerido fusilamientos y ahora propuso expropiaciones, como si él fuera la versión chafa y sobrealimentada de Ernesto Che Guevara.

El radicalismo socialista de Taibo coincide con el de otros personajes de Morena, como Gerardo Fernández Noroña y Héctor Díaz Polanco —uno defensor furibundo del chavismo venezolano y el otro promotor de que México se integre en la revolución bolivariana—. A esa tripleta marxista que es apenas la que tiene alguna proyección mediática, deben sumarse los militantes y simpatizantes de base que integran la masa desconocida, pero que en redes sociales se dedican a aplaudir las iniciativas de castigos económicos contra el empresariado.

¿Taibo es tonto? Sí —en grado superlativo—, pero su invectiva contra los empresarios que, eventualmente decidieran sacar sus negocios de México, no es la declaración de un loquito de plaza, sino el mensaje de un radical que se siente confiado en el triunfo de su candidato. Sus amenazas no son producto del pensamiento delirante, sino de la torpeza en la medición de expectativas: una cosa es agredir a los grandes inversionistas del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y otra atacar a empresas de todos los tamaños, porque es necio asumir que sólo el gran capital se opondría a una política de mayor intervención estatal en la economía. Los que más resienten el pago de impuestos son los pequeños empresarios y profesionales, que están hartos de solventar cada año más, pero que todo funcione peor.

El error de Taibo —así como de Ebrard, Batres, Tatiana y AMLO— es asumir que su 40 por ciento de ventaja está integrado mayoritariamente por radicales de izquierda, intelectuales frustrados, porros que extorsionan académicos, gente en situación de extrema necesidad, ancianos sin pensión, campesinos, familias pobres, obreros mal pagados y rechazados de licenciatura. Son muchos, pero no son todos los que, hasta ahora, habían respaldado al profeta de Macuspana: las siguientes encuestas pueden confirmar que los ataques a las empresas no ganan elecciones…


Compartir en redes sociales:
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares
468 ad