Portal informativo de análisis político y social

EN LA MIRA: Ley de paja

EN LA MIRA: Ley de paja

Ene 25, 2014

Por Óscar Constantino Gutiérrez —-

La ejecución de Édgar Tamayo, por las autoridades texanas, es un episodio más de la larga cadena de vulneraciones al Derecho Internacional de las que se acusa a Estados Unidos.

La Convención de Viena de Relaciones Consulares establece que los Estados podrán comunicarse libremente con sus connacionales, que se les debe informar si un compatriota fue arrestado de cualquier forma y que los funcionarios consulares tendrán derecho a visitar al arrestado, a conversar con él y a organizar su defensa ante los tribunales. Estas reglas no se respetan y, en una versión perversa del federalismo, hasta las peticiones de indulto que hace el Presidente de Estados Unidos son ignoradas por los gobernadores de las entidades donde existe la pena de muerte.

Sí, los jueces y gobernadores locales en Estados Unidos prefieren sus normas internas a los tratados internacionales, a pesar de que se supone que los tratados celebrados son Ley Suprema del país por disposición expresa del Artículo VI de su Constitución. Incluso la Constitución de Estados Unidos señala que los jueces de cada Estado estarán obligados a observar la Constitución y tratados, a pesar de cualquier cuestión en contrario establecida en las constituciones y leyes locales. Si le suena parecido al artículo 133 de la Constitución mexicana, estimado lector, es porque es uno de los varios preceptos que nuestros constituyentes copiaron de la Carta Magna de Estados Unidos.

La Unión Americana tiene autoridades que no respetan las normas superiores y prefieren aplicar leyes injustas, chiquitas, creadas por ellos mismos. Sí, pero no son los únicos que lo hacen. A pesar de toda la xenofobia involucrada, eso fue lo que hizo México al procesar a Florence Cassez en una simulación burda de su detención, es lo que hacen las autoridades hacendarias al utilizar como papel higiénico la Constitución mexicana y aplicar la normatividad que ellos mismos elaboran (y que, obviamente, contradice la Ley Fundamental). También es lo que hacen los juzgadores que se aferran a los códigos de procedimientos por encima de los derechos humanos que deben respetar y garantizar por orden expresa de la misma Constitución que ignoran.

Y es lo que hacen los policías que golpean o agreden a las personas, “por órdenes de sus jefes” o porque creen que pueden, es lo que hacen los inspectores que imponen multas o clausuras, así como los burócratas que autorizan barbaridades o dilatan respuestas. Actúan como Juan Vargas, el presidente municipal de San Pedro de los Saguaros, en la película La Ley de Herodes: desde su escritorio sustituyen las reglas constitucionales por su carta de deseos y caprichos, lo que Carranza no pudo hacer (a pesar de todo el poder que implicaba la Presidencia de México).

Cierto, desde la Crisis de los Misiles de 1962, el respeto del Derecho Internacional no ha avanzado gran cosa (hay una Corte Penal Internacional, pero procesa y castiga únicamente a los políticos desechables). La ejecución de mexicanos en Estados Unidos sólo confirma que, tanto en Huntsville como en Cuernavaca, los derechos humanos y las leyes internacionales son sólo para los amigos, para los adversarios está el reglamento a secas.

Apunte en un párrafo: La recolección de basura en Zapopan es una evidencia de que su gobierno no actúa con estatura metropolitana. ¿En verdad no existen condiciones para que se recojan desechos todos los días y de todo tipo, con la adecuada separación para su tratamiento? A pesar de que a Zapopan se le diga Villa Maicera, es una ciudad: Parece que esto se le olvida a sus gobernantes.

E-mail: oscarconstantino@gmail.com