Portal informativo de análisis político y social

EN LA MIRA: POIRÉ Y LA COCOA AMARGA

EN LA MIRA: POIRÉ Y LA COCOA AMARGA

Nov 19, 2011

El13 de noviembre no se olvida. Acababan de cerrar casillas en las elecciones de Michoacán y los candidatos a gobernador anunciaban los resultados de sus encuestas de salida. En el PAN el ambiente era festivo, de suficiencia y seguridad en el triunfo. Escuché la respuesta de Luisa María Calderón cuando un conductor de Milenio Televisión le comentaba que el priísta Fausto Vallejo también se declaraba ganador de la gubernatura: burlonamente, señaló que la “cara triste” de los priístas no correspondía con los números que dieron.

 

La arrogancia panista se diluyó en las siguientes horas y días. La “Cocoa” Calderón pasó de segura triunfadora a crítica de la Guerra Sucia electoral, en una ironía más de la doble moral blanquiazul: si se hace desde el PAN son técnicas de contraste, si se realiza desde el PRI o PRD es Guerra Sucia. Cada quien sus diccionarios de eufemismos.

 

Desde que se instaló por la fuerza en la candidatura panista a Michoacán, los emisarios del panismo han querido vender la versión de que “Cocoa” fue por ese espacio sin contar con la aprobación de su hermano, el presidente de México. Otros portavoces sugirieron que Felipe Calderón se mantenía al margen porque respetaba las decisiones políticas de su hermana mayor. Ambas interpretaciones pecan de ingenuas: para los Calderón Hinojosa, Michoacán representaba el retiro de invierno de sus carreras políticas y suponían que la fuerza presidencial les alcanzaría para obtener los cargos ejecutivos en los que electoralmente nunca habían podido ganar. Nada les ayudó la inseguridad nacional, el desgaste del presidente, la muerte de Francisco Blake y las debilidades estructurales del PAN en Michoacán. A pesar de que las fallas y escándalos del gobierno perredista de Godoy pusieron las condiciones para la alternancia, los michoacanos al igual que la mayoría de los ciudadanos del país están en dieta baja en carbohidratos: nada de PAN.

 

La llegada de Alejandro Poiré a la Secretaría de Gobernación confirma que el gobierno calderonista está en fase de cierre. El otro Calderón, Paco “El Monero”, en alguna ocasión señaló –con motivo de la designación de Poiré como vocero dela Estrategia Nacional de Seguridad– que los mexicanos necesitábamos un Poiroty no un Poiré, en clara referencia al sagaz detective belga de las novelas de Agatha Christie. Ni en donde suelen proteger al panismo le perdonaron la broma a Poiré.

 

Sin duda que el nuevo ministro del Interior tiene un perfil académico prestigioso, sin embargo el país necesita un gran estratega político en la Secretaría de Gobernación: se requiere un hombre con los talentos y habilidades que en su momento desplegaron don Jesús Reyes Heroles o Fernando Gutiérrez Barrios, no un teórico con resultados muy magros en la práctica política.

 

El gobierno de Calderón pasa un acre trago y no se ve que pueda tomar mejor rumbo en el año que le queda. A la Segob le toca vigilar que en 2012 haya condiciones políticas para que se elijan autoridades sin sobresaltos, pero parece que la apuesta del “felipato” es a bajar el perfil de sus ministros en cada sustitución de funcionarios, lo que no ayudará en la interlocución y acuerdos entre las fuerzas políticas, que seguramente irán directamente con el presidente para plantear sus quejas y pretensiones. Calderón toma una Cocoa amarga por su gusto, el problema es que nos está pasando el vaso a todos los mexicanos para que probemos el desagradable brebaje de una mala operación política y pésima integración de su gabinete.

 

E-mail: oscarconstantino@me.com

Twitter:@oscarconstantin