Portal informativo de análisis político y social

EN LA MIRA | Si te comparas con Roosevelt…

EN LA MIRA | Si te comparas con Roosevelt…

Nov 28, 2015

«_Si por ser honesto, por actuar con responsabilidad social y luchar por la vía pacífica me acusan de populista, que me apunten_ en _la lista_».

Vaya.

El último spot de Andrés Manuel López Obrador reitera su vocación a mentir de forma sistemática, apostándole a la mala memoria del mexicano. Vamos por partes:

1. ¿AMLO es honesto? En este mundo de relativismos, la honestidad mexicana se parece al dicho popular que sostiene que «_vergüenza no_ es robar, sino que te cachen_». Desafortunadamente (para López Obrador), las restricciones informativas que ordenó sobre las obras efectuadas cuando era Jefe de Gobierno del Distrito Federal, la vida lujosa de sus hijos, los trajes y relojes del mismo Peje_ y hasta la falta de una explicación seria sobre el origen de los recursos con los que se ha mantenido (desde que dejó de ser burócrata), simplemente no le ayudan a sostener su engaño de la honestidad valiente. Al menos, en este punto, AMLO miente.

2. ¿López Obrador actúa con responsabilidad social? No vale la pena abundar demasiado en este asunto: los plantones de Reforma, la toma de instalaciones petroleras y el manejo abusivo del Zócalo son muestras evidentes de que la responsabilidad social es un concepto que AMLO maneja con mucha ligereza. Si sostener que «no subirá impuestos» y que «nadie será rechazado de la universidad» es lo que (según el Peje) lo hace socialmente responsable, don López confunde la demagogia con las políticas distributivas: ningún modelo económico aguanta que se aumente el gasto público sin incrementar los ingresos del Estado. Además, si todos entraren a la universidad en el DF, ¿también AMLO les conseguiría empleo o les financiaría sus negocios? Pero dice que no es populista…

3. ¿El Peje lucha por la vía pacífica? No se ha levantado en armas, pero los ataques a la vida económica y a las vías de comunicación no son actos pacíficos. Vamos, AMLO no es como Gandhi, más bien es gandalla (como lo evidencia el agandallamiento que hizo del partido político Morena y de sus tiempos oficiales para publicidad y spots). Peor aún, sus secuaces e incondicionales suelen cometer saqueos y daños cada vez que se manifiestan en plantones y marchas. Quizá López Obrador pueda negarlos, pero su respaldo a la CNTE acerca más su lucha a la violencia que a los movimientos pacíficos (aunque ahora quiera tomar la _petrina posición de desconocer a sus prosélitos y adeptos).

En suma, AMLO no es honesto, no actúa con responsabilidad social y no lucha por la vía pacífica: le dicen populista porque es un demagogo, no porque tenga esas virtudes progresistas que se autoatribuye falazmente.

Quizá la parte más absurda del último spot del Peje (y que, irónicamente, lo acerca a su odiadísimo adversario Felipe Calderón) es la de compararse con Franklin Delano Roosevelt, al sostener que «cuando Morena triunfe en la República, nadie se quedará sin trabajo, como lo hizo el presidente Roosevelt en Estados Unidos».

Really? ¿En verdad el Peje supone que puede reeditar el New Deal, desarrollista y keynesiano de los años 30 del siglo XX, en la realidad globalizada y de mercado de 2015? Si lo cree, López Obrador es un iluso ignorante de la Economía; si lo dice sin creerlo, es un vulgar estafador: en cualquier caso, el destino de AMLO no debería ser la política, sino la escuela (para que se ponga a estudiar) o el manicomio (para que lo atiendan).

Como sea, si Calderón causó risa con esa puntada de compararse con Churchill, López Obrador provoca lástima con la ocurrencia de equipararse a Roosevelt: además de populista, el Peje es patético. Pobre izquierda…

oscarconstantino@gmail.com