Portal informativo de análisis político y social

EN VIDA HERMANO, EN VIDA

EN VIDA HERMANO, EN VIDA

Ago 28, 2011

En la columna de esta semana, me disculpo de antemano por hablar en primera persona, pero es necesario para comentarles con entusiasmo del homenaje que se le llevó a cabo el fin de semana pasado a dos grandes de la música mexicana, Manuel Esperón como compositor y Jorge Negrete como intérprete. Dicho homenaje en el marco del Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería, se organizó por parte de la Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado y por el Ayuntamiento de Guadalajara. Pasó inadvertido desafortunadamente, ya que no tuvo la difusión que debió tener un evento de tal naturaleza. Para los lectores más chavos, se preguntarán “¿y quiénes fueron esos tipos?”, pues Manuel Esperón fue un capitalino que compuso aproximadamente 950 canciones, de las cuales al rededor de una cuarta parte fueron dedicadas al estado de Jalisco o a alguna población de su interior. También musicalizó más de 500 películas, donde también tuvieron gran predilección por el maestro, las que cuya trama estaba relacionada con nuestro Estado, nuestros charros o nuestros mariachis. De Jorge Alberto Negrete Moreno, puedo añadir que mi afición por su música surge desde niño, al escuchar sus temas y ver sus películas que a mi padre tanto gustan. Pero en lo que más me incliné de su biografía, fue en su vida personal. Proviene de una familia conservadora, hijo de militar, y estudiante del Colegio Militar, por lo que adquirió una enorme disciplina que utilizaba en todos los renglones de su vida. Lo más admirable que le puedo encontrar aparte de su trayectoria como cantante y actor, fue su filantropía, su idealismo y su liderazgo para formar un movimiento alterno al sindicalismo que desde entonces y hasta nuestros días, sigue igual de desprestigiado. Fue fundador y secretario General de la ANDA, por el año de 1944, defendiendo los derechos de actores, músicos y trabajadores de la industria cinematográfica. Su principal logro que le reconocen fue el de su lucha por brindarles asistencia social y médica, catalogado como el mejor líder que tuvo el movimiento laboral en la época de los 40. Aunque también eso le atrajo varios enemigos y desencuentros como los famosos con Mario Moreno “Cantinflas”, con quien en más de un ocasión rompió relaciones de amistad.

En fin, razones sobran para reconocer la trayectoria de ambos personajes que dedicaron gran parte de su carrera en hablar, actuar, componer y cantar en pro de nuestro Jalisco. Ya quisiera el actual Gobierno del Estado tener unos embajadores para los Panamericanos de esta talla, no como algunos de los que contrató, que no sé por qué se tomaron la molestia en pagarles jugosas cantidades para hacer nada. Por eso se ha despilfarrado tantos millones de pesos y sin justificación alguna.

 

Y el motivo de esta columna es para llamar la atención de las autoridades gubernamentales, que desafortunadamente nunca, ni los gobiernos estatales y municipales de hoy ni anteriores, le pudieron hacer un homenaje en vida digno de su trayectoria al único sobreviviente, el maestro Esperón, ni póstumo a Jorge Negrete, ya que ambos personajes pusieron muy en alto el nombre de Jalisco, a tal magnitud, que según propias palabras de su hija Diana Negrete, en otras latitudes fuera del país, pensaban que Jalisco era otro país, digamos como una Guatemala pues, y por supuesto esa imagen que tenían de nuestros charros y nuestros mariachis, fue la que durante muchos años, otros países conocían como la identidad nacional de todos los mexicanos. Ojalá y personajes de este calibre, no sigan pasando inadvertidos para nuestras autoridades gubernamentales y les ofrezcan el debido honor que se merecen.

 

*Activista social y ciudadano indignado

Facebook: Carlos Casillas Gómez

Twitter: carloscasillasg

One comment

  1. buena columna !!!