Portal informativo de análisis político y social

EPICENTRO INFORMATIVO: Buen fin en la Curva

EPICENTRO INFORMATIVO: Buen fin en la Curva

Nov 16, 2013

Por Leonardo Schwebel —-

En viernes de quincena, al inicio del llamado “Buen Fin”, comenzó el operativo de la Curva en Guadalajara. Fecha propicia para cazar gente que combina alcohol y volante.

La idea, pensando en sanas intenciones, pretende bajar el número de muertos por accidentes viales.

Al año mueren así mil quinientos y al menos 500 por borrachazos.

Será dentro de un año que podamos ver los resultados tangibles, aunque en buen plan, con un detenido en el torito tapatío, es la probabilidad de salvar una o más vidas.

Pero más allá de las multas y del operativo, hay que considerar algo que forma parte de nuestra realidad.

Hacemos todo lo posible por matar o matarnos al conducir, ya sea por no tener el auto en regla, por el estado mecánico, por no ponernos cinturón, por distraernos con música, maquillaje, celulares, manos libres, GPS, televisión, comidas, fumando.

Nos la complicamos más cuando vamos a exceso de velocidad, nos pasamos un alto, vamos de aquí a allá en los carriles, no respetamos las señales.

Y al darle a un escuincle un auto, cuando ni siquiera arregla su cuarto o hace la tarea escolar, es correr con el riesgo.

Somos directamente responsables al beber de más y manejar el vehículo.

Pero no somos los consumidores los únicos culpables.

Esquivar un bache, calles inundadas, pésimos señalamientos, calles sin nombres visibles, árboles obstruyendo semáforos, también hace que uno se descuide y sea una trampa mortal.

Los encargados de eso, también deberían pasar una noche en la Curva.

A eso hay que sumar nuestro H. Transporte Público.

El día que escribo esto fui testigo de tres camiones que se pasaron el alto, con plena impunidad, en un trayecto de media hora.

Algo semejante pasa con taxistas que suben y bajan pasaje donde quieren y el sin fin de motos y motonetas que incumplen todos los reglamentos.

También hay que ver a esos conductores en la Curva.

Si bien multar y pasar una o dos noches en la Curva puede inhibir, hay que ver con qué facilidad se nos da una licencia o en el otro lado, lo sencillo que es comprar bebidas.

Todas las estadísticas apuntan a un aumento en el consumo, sobre todo en mujeres.

La idea no es no ponerse hasta atrás, ya que cada quien tendrá la libertad de hacerlo o no, pero sí nuestro derecho a que esa persona no conduzca un coche.

Conceptos como el conductor designado o transporte público nocturno, también benefician.

Pero hay otro tema que es el verdadero meollo. Casos donde impera la impunidad.

Gente que con palancas o por corrupción o por las leyes torcidas, no paga por sus delitos de violencia vial.

Son cientos las historias de muertos y discapacitados por un choque, que no ha recibido justicia.

Para quien lo ha vivido, sabe que hay desintegración, separación, crisis económicas y el sentimiento de coraje porque alguien liberó a un asesino en el volante.

Esos jueces que han liberado alguien por las sin razones del derecho, también deberían estar varias noches en la Curva.

Claro que no faltarán los casos de corrupción o de influyentismo, y quiero ver cómo funcionará esto en nueve meses o dentro de tres años.

El error es que esto sólo sea la novedad de la semana.

También habría que revisar el cumplir con los lineamientos del poder. Es decir, los responsables deben pagar todos los daños e indemnizaciones correspondientes, y las víctimas recibir atención física y psicológica.

Y más allá de todo lo demás, está el hecho que uno crea que por tener una camioneta de lujo puede hacer lo que le venga en gana.

Hay mucho que trabajar para que no haya tantas curvas en el camino.

E-mail: leonardo@epicentroinformativo.com