Portal informativo de análisis político y social

EPICENTRO INFORMATIVO: De frases célebres caducas

EPICENTRO INFORMATIVO: De frases célebres caducas

Jun 2, 2012

Por Leonardo Schwebel

Esa frase (célebre) que se la atribuyen a muchos de (no literal) “estaré en contra de ti hasta la muerte, pero defenderé con mi vida el derecho que tienes para expresarte” está en extinción.

La versión más pomposa de la actualidad sería “si no piensas como yo, te parto la madre”.

Pero hay otra más, ésta de Mark Twain: “Si todos pensáramos igual, no habría carreras de caballos”.

El problema de la intolerancia al prójimo se puede dividir en dos: sólo yo tengo razón y, la otra: si me equivoco, no lo admito.

El tránsito de tolerar al del junto tiene que ver con el respeto, la defensa de tu derecho y darte oportunidad que me convenzas.

Pero si sólo “mi opinión” es la que vale, es la buena y la que no se puede rebatir o revertir, entonces estoy practicando justamente lo contrario de lo que me quejo.

Pero qué podemos exigir si desde la cúpula presidencial no hay cabida para el error, la admisión y, mucho menos, el perdón.

No es debilidad fracasar o equivocarse o perder; pero sí es de cobardes: mentir, engañar, tranzar.

Una de las principales diferencias de estas contiendas electorales con las anteriores ha sido la presencia más activa de las llamadas redes sociales, principalmente Facebook y Twitter.

En términos generales, han sido utilizadas en cuatro formas: como propaganda del candidat@, como red de afines a esos personajes, por medios de comunicación y por ciudadanos comunes que sólo buscan en estas herramientas enlaces informativos.

Hoy, como nunca, la llamada “nota” ha surgido por tweets.

Aquellos de “la prole”, el llamado movimiento #YoSoy132, son sólo ejemplos de una larga lista, a pesar que el uso es limitado en cantidad de usuarios.

Los medios en general no han sabido responder a esas inquietudes y todo se queda en el emblema caduco del objetivismo.

Efectivamente, “el que se lleva, se aguanta”, por eso cuando se critica a algo o alguien, se pueden recibir toda clase de comentarios.

Pero con todo y esas modernidades, las flechas están dirigidas al mensajero, cuando deben ser al emisor.

El problema no es “la prole” sino que la dijo la hija del candidato que lidera las elecciones (Enrique Peña Nieto); el problema no es #YoSoy132 o que no se les puede cuestionar porque agreden o atacan revirtiendo lo que pregonan, sino que simplemente han logrado lo que diputados, senadores o partidos o líderes de opinión, no han podido o querido.

Otra frase (por cierto mal atribuida a Benito Juárez) dice: “El respeto al derecho ajeno, es la paz”.

Urge que esas voces contrarias y contradictorias se unan en un mensaje común que remita a la unidad nacional.

La otra frase (también célebre) de “divide y vencerás” está más vigente que nunca.
A ya menos de un mes de las elecciones, a unos días de la conmemoración de la llamada Libertad de Expresión (7 de junio) hay que recapacitar en las formas y sobre todo en el fondo.

No soy un “priísta” porque me quejo que haya gasolinazos cada mes y el dólar supere los 14 pesos.

No soy un “panista” porque rememore el 68 o el neoliberalismo salinista.

No soy un “perredista” porque pregone por políticas públicas que den algo a grupos vulnerables.

Las Libertades que tanto se gritan dependen a intereses, a la ecuación de qué tanto de aquello me conviene.

No es de “opositodos” decir que INEGI reporta 2.4 millones de desempleados y la UNAM señala que son 8.7 millones.

No es de negativos, amargados, intransigentes, declarar que 60 mil muertos o 71 mil (según otras cuentas) y miles de desaparecidos, nos han afectado.

Cuando me preguntan ¿quién va a ganar?, respondo: así como vamos, todos vamos a perder.

 

E-mail: leonardo@epicentroinformativo.com