Portal informativo de análisis político y social

EPICENTRO INFORMATIVO: El “Patrón”, es…

EPICENTRO INFORMATIVO: El “Patrón”, es…

Nov 23, 2013

Por Leonardo Schwebel —-

Otra vez la línea divisoria entre justicia y legalidad da paso libre a la impunidad.
Los argumentos de auto denominado (por ellos mismos) “Nuevo PRI” y todos esos rollos de su “Código”, de nada valen ante los casos como el de Elisa Ayón.
Inexplicablemente indultada, demuestra que su “Patrón”, no sólo la controla, sino que tiene un poder por encima de cualquiera.
Otra asunto que abre la brecha Justicia-Legalidad es el de los amparos para quienes conducen borrachos.
Si bien el amparo es la madre de las leyes mexicanas, aquí hay otros asuntos a resolver.
No puede haber mejor ejemplo –en éste y otros casos– que se aplique la ley y que se imparta justicia.
Nadie vela por las víctimas, como lo hemos documentado en los medios de comunicación.
Sin embargo sí hay una protección especial para quien infringe un reglamento.
Así como ellos tendría libre tránsito, yo también lo merezco y quiero conducir mi vehículo sin peligro que un irresponsable se me estampe por andar alcoholizado.
Nada y nadie por encima de las normas básicas, pero sí un permiso tácito a violar los lineamientos según la capacidad que tenga para pagar.
Así, es posible instalar una gasolinera cerca de una plaza comercial, y como alguien hizo mal su trabajo a la hora de emitir un permiso, entonces legalmente es válido que haya peligro alrededor.
El amparo y el fuero son logros de la democracia y como tales, deben preservarse. Pero una cosa es que sean benéficos para la sociedad y otra que se usen como pretexto para ejercer la impunidad.
Con el caso Godoy, varios diputados me respondieron que no tenía caso un juicio que iba a perderse.
Es como decirle a los de Nueva Zelanda que mejor no jueguen, si de todos modos los van a golear.
Y sí, los golearon, y sí se hubiera perdido un hipotético juicio contra el Auditor eterno, pero al menos se hubiera demostrado tantita dignidad, que es un buen antídoto para la ilegalidad y la injusticia.
Yo, curiosamente, no puedo ampararme para que ningún borracho me mate. Yo, curiosamente, no puedo pedir fuero para dejar de pagar impuestos que van a caer en las corruptas bolsas de funcionarios.
Así que legalmente me tengo que aguantar que la justicia sea ciega, sorda y muda.
Aquí es donde se pone en entredicho la utilidad de una burocracia que sostenga una Oficina Anticorrupción o toda una infraestructura de comisiones de derechos humanos.
Es por eso que surgen los ojo por ojo y la de implantar justicia por propia mano.
A eso se le llama anarquía y mientras tanto, prevalece una anarquía institucional donde todo se permite.
Los que estamos del lado de las víctimas corremos el riesgo todos los días.
No solamente porque un borracho amparado sí tiene derechos, sino en general por un sistema corrupto.
Y ese es el “Patrón”.
El “Patrón” es el Sistema político nacional donde se premia la corrupción y se protege al delincuente. Es un “Patrón” que juega a que si eres víctima, te canses.
De ahí el éxito de abogados talibanes o que aún a estas alturas penda de un hilo si se inunda o no Temacapulín.
Las exoneraciones a Godoy, Uribe, y cientos más, lo único que motivan es fomentar que cualquiera puede hacer lo que quiera.
En estos días, El Informador ha documentado más contra Godoy, pero no pasa nada. Sobre Elisa hay datos de sus escándalos, al menos desde 2008, pero no pasa nada.
Los abogados que defienden el derecho que tiene un borracho a matarse o matar, no tiene la mínima importancia.
Que haya más de 30 cadáveres en Jalisco en la frontera con Michoacán, no tiene importancia.
Pero que todo eso se valga, no significa que debemos permitirlo.
Algún día tiene que llegar la hora que esto termine.

E-mail: leonardo@epicentroinformativo.com