Portal informativo de análisis político y social

EPICENTRO INFORMATIVO: Otra vez, Día de la Mujer

EPICENTRO INFORMATIVO: Otra vez, Día de la Mujer

Mar 8, 2014

Por Leonardo Schwebel —-

Llevo años atestiguando los mismos discursos entorno a la mujer.
Que la equidad de género, que la inserción social, que apoyos en caso de abandono, que perseguir más a los violadores…
Si bien hay una mejora, comparándola con aquella Conferencia por la Mujer de 1975, en México, poco se ha evolucionado.
En aquel 1975 se decía: “La primera conferencia mundial sobre la condición jurídica y social de la mujer se convocó en México, D.F. para que coincidiera con el Año Internacional de la Mujer, en 1975, observado para recordar a la comunidad internacional que la discriminación contra la mujer seguía siendo un problema en buena parte del mundo”.
Prácticamente algo que bien pudo hacerse ayer.
Sin necesidad de llenar de estadísticas, sabemos:
La mujer, en condiciones semejantes, gana menos que el hombre.
La mujer, pese a su desarrollo profesional, debe seguir haciéndose cargo de las labores del hogar.
La mujer, con todo, sigue siendo clasificada según sus atributos físicos.
La mujer, principalmente en nuestro país, ocupa pocos espacios de poder político, pese a ser mayoría poblacional.
Así que en casi 40 años de aquella Conferencia (donde se estableció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer) el avance es más que nada en cantidad, no calidad.
Más mujeres en todo… pero pocas mujeres que han logrado esa famosa igualdad de condiciones, igualdad de resultados.
Pero todavía hay más mujeres en otras condiciones.
Más niñas que se embarazan.
Más mujeres que son víctimas de delitos.
Más mujeres maltratadas por su pareja.
Más mujeres solas por toda clase de abandono.
Más mujeres que migran.
Más mujeres que son esclavizadas.
Pero también hay que incluir que, su condición de mujer, no las ha eximido de la corrupción.
Los casos Elisa Ayón y Elba Esther Gordillo, son solo un ejemplo de una madeja de lleva a otras más.
La mujer, para ser mujer, sobre todo en ciertos ámbitos, debe comportarse como hombre: Hablar como hombre, beber como hombre, alburear como hombre, ser despiadado como hombre.
Quizás eso fue lo que encendió el tema de Elisa Ayón, y pudimos ver en su máxima expresión la vulgaridad de la clase política.
Por eso hay que apuntar y apuntalar que este caso pasa ahora al nivel del juicio político (10 años inhabilitada) no tanto por la justicia, sino por voluntad política.
Si desde arriba se quiere, se puede hacer una limpia total de los actos que lastiman a la población.
Elisa Ayón no es la única y las demás y los demás deben estar tranquilos que no habrá una cacería de brujas.
El Patrón decidió deshacerse de Elisa pero no significa que con eso termina la lacra social que nos gobierna en todos los niveles.
Aun así como hombre se le hubiera juzgado de otra manera.
La lección no será aprendida y acaso solo ponga ciertas alertas.
La mujer como tal, no ha sido garantía para que no haya una política limpia.
Pero sigo creyendo que ya es hora que una nos gobierne. No veo quién y de dónde, pero sí cambiar a un estilo más orientado a la esencia de ser mujer.
En una mujer hay más solidaridad y lealtad, así como el cumplimiento de compromisos. Y pese a que hay ejemplos que abundan que señalan lo contrario, sigo creyendo que la mujer es mucho menos proclive a corromperse.
Pero sé también que hay mujeres que aprovechan su condición. Usan y abusan de esas características físicas y chantajean con aquello de ser el sexo débil.
El cúmulo de instituciones tendrá sanas intenciones, pero la mujer no confía en estancias, albergues, talleres, ayuda.
Desde luego hay mujeres valiosas en todos los sentidos y así yo como hombre, me siento en un mundo mejor.

E-mail: leonardo@epicentroinformativo.com