Portal informativo de análisis político y social

EPICENTRO INFORMATIVO: TEMPORADA DE HUIDAS

EPICENTRO INFORMATIVO: TEMPORADA DE HUIDAS

Ene 28, 2012

Como cada tres y seis años inicia le búsqueda de más puestos de quienes forman parte de la privilegiada clase política.

 

Su mundo es tan diferente al nuestro. Si alguien quiere subir de puesto o tener otro lugar, generalmente, debe pasar años haciendo méritos. Es difícil imaginar que exista ese empleado que en dos-tres años puede acceder a otra área.

 

Pero en la dimensión política desconocida, no sólo sucede, sino que existe un ritual de premiación sin que haya una justificación.

 

¿Qué se premia? Nada tiene que ver con algo relevante. Ninguna ley trascendente, alguna modificación de Sistema, una mejora para la gente. En fin, algo.

 

Ahora estamos en esa época donde se consiguen puestos, que además de pagos fuera de lo representativo, generan responsabilidades de las que no se tiene ni preparación.

 

Pongo otro caso –aunque se hieran ahora sí susceptibilidades–. Es el de Regidores. Es un grupo que engalana los diversos ayuntamientos del país y de los que se conoce poco. Es difícil encontrar uno de miles que haya servido de algo.

 

No han sido relevantes en sus gestiones ni se han ganado el respeto. Simplemente de la nada ahora cargan con Poder y de sus decisiones depende toda población en lo más básico de sus necesidades y requerimientos.

 

Se regalan cargos nada más porque sí.

 

De los ejemplos patéticos de los cuales hemos sido testigos, están los 39 diputados de Jalisco.

 

Otra estirpe de primera que ha recibido beneficios sin que haya algo que sustente. Ni individualmente ni entre bancadas ni en su totalidad, esta legislación de Jalisco ha logrado algo que llame la atención.

 

Cuesta enumerar logros y de lo poco que podría haber, nada está completo.

 

Esa clase está ahí porque alguien la puso y deben ser fieles con Ese que los señaló como divinos

 

La misma irresponsabilidad está del lado de quienes han sido coronados como secretarios.

 

Si partimos el pastel entre problemas, esa otra clase debe rendir cuentas en áreas fundamentales para el desarrollo como generación de empleos, seguridad, educación, salud… por mencionar las que marcan la pauta.

 

Ese gremio tiene la virtud de estar en la nómina durante seis años y no requiere de mostrar algún talento.

 

En esta revisión de todos los rangos y lugares, podemos concluir que no se trata de que algunos sean marcados por una varita mágica, sino de una forma de trabajo, un esquema, un Sistema, que replica ineficiencias.

 

Pero de toda la gama, hay otros poderes que –valga la expresión– son tan poderosos que sobrepasan lo que es conocido.

 

El caso de Claudia Corona ya es un insulto a la inteligencia. Encargada del Consejo Estatal de la Familia, se lleva todos los premios de la impunidad. Acusaciones desestimadas, recomendaciones sin acatar, denuncias sin seguimiento. Pese a lo documentado, el CEF ha sido tráfico de influencias, de maltrato, y de cosas peores.

 

En abril de 2011 el Gobernador prometió dar cauce al cúmulo de irregularidades y –como ya es su costumbre– no ha cumplido.

 

Pese a que de la histeria colectiva por supuestas amenazas a escolares pasamos a la historia de un tráfico de menores, no hay nada que pueda bajar de su pedestal a la responsable de ese Consejo.

 

Su privilegio ha resultado ha sido peor que todos los anteriores juntos porque ni siquiera forma parte de esa clase política y no se entiende la razón por mantenerla ahí.

 

Pero como estamos en temporada de huidas, el temas se archivará y seguirá el conflicto. Pero no hay problema, solo se trata de niños abandonados, un tema que para nada es importante para todos aquellos que viven y chupan cargos públicos sin mérito.

 

E-mail: leonardo@epicentroinformativo.com