Portal informativo de análisis político y social

ESA RARA PASIÓN DEL FÚTBOL, QUE CAUTIVA A MILLONES

ESA RARA PASIÓN DEL FÚTBOL, QUE CAUTIVA A MILLONES

Jun 19, 2011

Fue durante el Mundial de Suiza 1954, que Jules Rimet recibió la designación de Presidente Honorífico de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), una vez cumplido su periodo de mandato como presidente a la edad de 81 años. En su discurso-mensaje advertía: “Hay que tener cuidado porque el fútbol se está convirtiendo en un negocio”, algo a lo que se opuso toda su vida Jules Rimet, pero su sentir no estaba equivocado y ese presentimiento es hoy una realidad.

Ya en ese entonces el fútbol se perfilaba como lo que es hoy en día: el negocio más grande del mundo y en el que se mueven cifras millonarias en pesos, dólares, euros y libras esterlinas. Así fue la visión del brasileño Joao Havelange, quien al sustituir en la presidencia de FIFA al inglés Sir Stanley Rouss, el 12 de junio de 1974, sentenció en su discurso-mensaje: “Vengo a vender un producto llamado fútbol”.

Y todo cambió. Joao Havelange no jugó fútbol, fue waterpolista, pero en el mundo de los negocios, en Brasil era el mayor accionista de O’Globo (líder en Latinoamérica de las comunicaciones, con gran éxito, en la televisión, radio y prensa escrita), y presidente de la Red Rodoviaria (transporte terrestre) que se distingue por las bien mantenidas pistas de todo el territorio brasileño, y esto la convierte en un gremio poderoso. Un hombre de empresa, de negocios, sin duda.

Creció tanto el negocio de FIFA, que de aquel chalecito donde sesionaban y despachaban sus fundadores, en Suiza, hoy se cuenta con un moderno y elegante edificio, y hasta con jet particular para que su presidente y allegados efectúen sus viajes por el mundo. Como lo que son: magnates del fútbol, y rodeados de suspicacias por señalamientos de corrupción. Es como se mueve el gran negocio.

Baste recordar que la FIFA agrupa a 208 países, más de los que están registrados en la Organización de Naciones Unidas (ONU). Un informe de la consultora Deloitte & Touche revela que el fútbol es la 17a. economía del mundo con un volumen de negocios estimado en 500 mil millones de dólares anuales y con 240 millones de jugadores pertenecientes a millón 500 mil equipos afiliados en forma directa o indirecta a la FIFA.

Y para concluir con FIFA, las ganancias que obtuvo en la pasada Copa del Mundo Sudáfrica 2010 fueron superiores a los dos mil 100 millones de euros, con una inversión de apenas 128 millones. Sí, es un gran negocio.

 

EL MÁS RICO, SE VENDE

Millonarios sueldos a jugadores y entrenadores, patrocinio de grandes corporativos privados, jugosos contratos de publicidad, comercialización de promocionales, así como elevados pagos por publicidad estática y derechos de transmisión han hecho del fútbol una gran transnacional de la “industria del ocio”, donde el juego no es el fomento al deporte sino la obtención de una mayor tasa de ganancias en el menor tiempo posible.

Así se resume este negocio, y sin embargo, en el manejo administrativo siempre hay heridas por las que sangra la economía de los clubes, de los grandes equipos de fútbol, no se diga de los pequeños. Esto confirma que el gran negocio no es para todos, sino para unos cuantos, como reza el dicho: “Las cosas no son para el que quiere, sino para el que sabe”, y en fútbol se ha demostrado una, y otra, y mil veces, que no todos saben.

Manchester United, actual campeón del fútbol inglés y subcampeón de la Champions League, es el equipo más rico del mundo, valuado en mil 800 millones de dólares (más de 20 mil 500 millones de pesos mexicanos), pero también el que más deuda tiene con un total de mil 100 millones de dólares, y está a la venta, según datos de la revista Forbes en 2010.

El Manchester United está en la mira de un grupo de inversionistas y aficionados interesados en comprarlo, aunque sus actuales dueños estadounidenses se resisten. Por si esto fuera poco, la Liga Inglesa advierte que su situación económica es insostenible, y sin analizar lo que va del presente año, arrastra pérdidas antes de impuestos de los 20 clubes de la Premier en la temporada 2009-2010 por 445 millones de libras (507 millones de euros, más de ocho mil 660 millones de pesos mexicanos), un sustancial incremento con respecto a las 275 millones de libras de la temporada anterior.

La mayoría de las pérdidas las acumulan Liverpool, Manchester United, Manchester City y Chelsea, todos ellos propiedad de multimillonarios. Así lo afirma el informe anual sobre las finanzas en el fútbol inglés de la consultora Deloitte

 

¿Y QUÉ PASA EN EL FÚTBOL MEXICANO?

Como puede deducirse, el fútbol es el gran negocio, el mejor del mundo de manera globalizada, pero sólo para pocos, para la mayoría deja problemas, resulta algo a lo que no le encuentran la cuadratura. Y lo vemos en nuestro fútbol en el que la mayoría de equipos se maneja con números rojos. Sin ir lejos están los claros ejemplos de Atlas, que se vende; Tecos de la UAG que cambiará también de AC a SA y busca socios inversionistas; y Chivas del Guadalajara en su momento, este último se vio en la necesidad de rentar el equipo, primero, y después vender, aunque el litigio por el desconocimiento de la venta y la propiedad de Chivas, sigue.

A nivel nacional, todos los equipos atraviesan problemas económicos en la actualidad, resultado de una mala administración, de malas planeaciones, y sobre todo del desconocimiento pleno de las políticas económicas y deportivas que terminan por ahogar a los dueños de clubes.

Monterrey y Tigres, por ejemplo, al igual que Cruz Azul, aligeran la carga vía deducción de impuestos que hacen a través del deporte las empresas a que pertenecen y que son líderes en el mercado no sólo nacional, sino internacional también. América se maneja igual en gran parte por ser equipo de Televisa, al igual que el Necaxa (recién descendido) y San Luis, aunque estos dos últimos tienen también apoyo e inversión de los gobiernos de Aguascalientes y San Luis Potosí. Con Morelia y Jaguares funciona de igual manera, aquí con el apoyo de los gobiernos estatales de Michoacán y Chiapas, respectivamente. Atlante también recibe ayuda del gobierno de Quintana Roo al igual que Pachuca, se dice, del gobierno de Hidalgo; Santos Laguna pertenece a Grupo Modelo.

Del resto, Pumas se maneja mediante un patronato que recibe buen apoyo económico de sus integrantes, además de una parte con recursos de la UNAM. Toluca, Puebla, Querétaro y Tijuana (recién ascendido), a sufrir como les está sucediendo en la actualidad al Atlas y Tecos, en Jalisco, porque si Chivas trae problemas, hasta hoy los ha disimulado muy bien, aunque algo se sospecha al no contratar refuerzos de primer nivel como necesita el equipo, como le deben exigir sus patrocinadores, y como reclama sobre todo, su afición, la segunda mayor del mundo, detrás de la del Botafogo de Brasil, según estadísticas.

 

EL PODER DEL FÚTBOL, COMO NEGOCIO

Veamos otros aspectos. Es impresionante ver cómo aumenta el poder de la mercadotecnia del fútbol, el negocio que encierra, todo un poder que maneja, millones de dólares, euros, en donde muchos son los beneficiados , desde los dueños de los equipos, dueños de los estadios, televisoras, medios de comunicación, jugadores, patrocinadores, y sobre todo los promotores y/o representantes de los jugadores.

En México, el mercado de publicidad durante la transmisión por televisión de los dos juegos finales de la Primera División Nacional que cada año se disputan factura más de 500 millones de pesos. Es una de las tarifas más altas dado el nivel de audiencia y penetración que tiene; las agencias de publicidad aseguran que los mensajes llegan a 60 por ciento de sus objetivos.

Por si fuera poco, el año pasado antes de que arrancara la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, las dos televisoras mexicanas informaban de ganancias por anticipos de publicidad. TV Azteca reportaba ganancias hasta de cuatro mil 605 millones de pesos, mientras que Televisa presumía 17 mil 810 millones de pesos. Y no obstante este caudal millonario donde el monto de los ingresos está más protegido que el secreto bancario, en la mayoría de los casos los ingresos en taquilla no cubre ni el 20 por ciento del presupuesto de los equipos. Un negocio, señalan especialistas, donde “los empleados pareciera que ganan más que los empresarios”.

Pensemos un poco en la función que desempeñan los equipos que reciben subsidio de parte de gobiernos de algunos Estados; es obvio que deberán formar parte de su estrategia para obtener poder político y económico sobre sus habitantes (pan y vino), mientras que otros corporativos ven en las franquicias la posibilidad de deducir el monto de sus impuestos al traspasarlos de una filial a otra.

Pero la realidad es que el fútbol se ha convertido en un auténtico negocio, en cuyo mercado se mueve hoy día más dinero que en ningún otro. El dinero sustituyó definitivamente al trabajo de cantera o la preparación física como principal clave del éxito, motiva a muchas personas a abandonar sus estudios, dedicarse a este oficio que les es más rentable, altamente beneficioso, que ser un docente, ingeniero, profesional de cualquier disciplina.

También motiva a muchos inversionistas a participar por las ganancias que genera y son tan buenas en la mayoría de los casos que acciones de clubes figuran en la Bolsa de Valores donde son muy cotizadas. ¿Entonces por qué sufren tanto los equipos? Por dos cosas. La primera: mala administración, la segunda: no le saben.

 

LOS MÁS RICOS DEL MUNDO

Según el estimado de Forbes, que toma en cuenta el crecimiento de los ingresos, ganancias y niveles de deuda durante la temporada, el Manchester United de Inglaterra es el equipo con más valor en el mundo mil 800 millones de dólares. Real Madrid, de España, es segundo con mil 323 millones. Arsenal de Inglaterra es tercero con mil 181 millones. Con un valor de mil millones, Barcelona de España es cuarto (aunque podría ascender al tercero tras la conquista de la Champions League 2011).

Bayern Munich de Alemania cayó al quinto sitio, el valor del conjunto alemán bajó un 11 por ciento y quedó en 990 millones. Liverpool de Inglaterra está sexto con 822 millones. Milán de Italia es séptimo con 800 millones, Juventus de Italia es octavo con 656 millones, Chelsea de Inglaterra ocupa el sitio nueve con 646 millones y el Inter de Milán de Italia con 413 millones de dólares completan los 10 primeros equipos de fútbol más ricos del mundo.

En el fútbol mexicano es indudable que los más ricos son Chivas, América, Cruz Azul y de ahí los que sean. De Chivas se dice que puede valer 500 millones de dólares (casi seis mil millones de pesos mexicanos, y se considera sobrevalorado). Entonces, el América debe andar también cerca de ese precio.

 

A REINVENTARSE

Recordemos lo que sucedió en España hace 19 años, cuando el 30 de junio de 1992 el fútbol español cambió radicalmente. La inmensa mayoría de los equipos tuvieron que hacer frente a las exigencias del Estado en relación a las deudas económicas. Diferente de las demás ligas europeas, los clubes en España acumularon pérdidas millonarias sin que la legislación existente pudiera impedirlo.

Así fue que el balompié español tuvo que reinventarse, todos los clubes se manejan ahora como Sociedades Anónimas, y en esto contaron con el apoyo gubernamental para sanear sus economías (en lo fiscal, sobre todo), los que pudieron y se allegaron de nuevos socios o cambiaron de dueño, los que no, fueron condenados a la desaparición. Ya no había alternativa. Y parece que ésta debe ser también la medida para el fútbol mexicano, que no es ajeno a dudas y sospechas en cuanto a su manejo se refiere. Tiene que reinventarse. Lo difícil será el encontrar el cómo y cuándo, de lo último, parece que no falta mucho tiempo.

 

FEMEXFUT, EJEMPLO DE NEGOCIO

Un claro ejemplo de que el fútbol es negocio para unos cuantos, es la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), que en la actualidad cuenta con edificio propio en la capital del País, y un Centro de Capacitación de primer nivel. Y todo esto, gracias a que ha sabido comercializar un producto que a estas alturas prácticamente se vende solo: la Selección Mexicana, la que explota con gran número de juegos amistosos en el vecino país de Estados Unidos, donde la taquilla se recauda en dólares y en donde todos sus juegos son atendidos por llenos en los estadios gringos.

Hoy, la cuenta en bancos, de la FMF, es bastante holgada, y más que engorda con su participación en torneos como la Copa de Oro, Copa América, Copas Sub-17 y Sub-20, eliminatorias, juegos amistosos; porque cobra en dólares, y bien, los derechos de transmisión por televisión y radio. Pero a la FMF no le cuesta invertir en riesgos, porque sólo tiene pedir jugadores a los clubes, que son los que pagan los altos salarios, y los tiene a su disposición cuando quiera, y hasta para lo que quiera, prácticamente.

Además, la Federación obtuvo 341 millones de dólares como ganancia por su participación en el pasado Mundial de Sudáfrica 2010. Finalmente todo pareciera resumirse en lo que señala Eduardo Galeano en su libro “El fútbol a sol y sombra”: “La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí. En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable”.

 

E-mail: patabola@hotmail.com