Portal informativo de análisis político y social

ESPIONAJE EN EL IMPERIO (1ª. PARTE)

ESPIONAJE EN EL IMPERIO (1ª. PARTE)

Jul 24, 2011

News Corporations es uno de los corporativos de medios de comunicación más grandes y poderosos del mundo, tanto por su red de empresas filiales con presencia en los países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth of Nations) como por la influencia y complicidades a nivel mundial fuera de sus dominios territoriales. Eso ha convertido a su creador y presidente Rupert Murdoch en uno de los hombres más influyentes y poderosos del mundo.

El jueves 7 de julio se anunció el cierre definitivo del periódico dominical News of the World (perteneciente a News Corp) con el título principal “THANK YOU AND GOOD BYE” en primera plana, el semanario más popular y antiguo del Reino Unido, con un tiraje de más de tres millones de ejemplares, cuyo primer número se editó en 1843, durante el reinado de Victoria I.

El motivo del cierre es el actual y mayúsculo escándalo en el que se encuentra el corporativo de comunicaciones News Corporations, que posee a News of the World, por intervenir líneas telefónicas sin autorización, o sea espionaje.

Los antecedentes de espionaje telefónico de parte de reporteros de ese periódico datan de hace algunos años, no es cosa nueva –como lo es tampoco que sea algo relativamente común en medios de comunicación, trátese del país que se trate– ya en varias ocasiones se había evidenciado este tipo de prácticas en casos como el de algunos secuestros que causaron alto impacto mediático en la población inglesa y las escuchas de conversaciones de familiares de soldados británicos muertos en Irak y Afganistán, en el marco de la Guerra contra el Terrorismo (War on Terror) iniciada por “Baby” Bush a partir de los atentados de septiembre del 2001 en Nueva York.

News of the World ya estaba bajo investigación de Scotland Yard –la archifamosa policía londinense- por supuestos actos de espionaje telefónico a prominentes figuras de la política, el deporte, el espectáculo y los negocios, como al ex primer ministro británico Gordon Brown del Partido Laborista –opositor al actual partido en el poder–.

El viernes 8 de julio fue detenido en Londres el ex director del News of the World, Andrew “Andy” Coulson –amigo y colaborador cercano al actual primer ministro inglés David Cameron (del Partido Conservador)– acusado de contratar los servicios de un detective privado para realizar escuchas telefónicas ilícitas.

Coulson se desempeñó como director de Comunicación del Partido Conservador (2007-2010) y fue contratado como jefe de prensa de David Cameron en mayo del 2010 al inicio de su gestión como primer ministro y hasta enero del 2011, cuando se vio presionado a renunciar por el escándalo de las acusaciones de escuchas telefónicas ilegales del News of the World cuando Coulson trabajó como editor en el semanario ahora extinto. “Nos hicimos amigos y creo que hizo su trabajo para mí de forma efectiva. Nos volvimos amigos y sigue siendo mi amigo”, declaró el primer ministro británico, respecto a las indagatorias que se siguen en contra de Coulson.

El asunto es de gran complejidad; además de que una de las líneas de investigación de Scotland Yard que se refiere al espionaje telefónico de cerca de cuatro mil personajes, está el tema de la corrupción de agentes policíacos al recibir sobornos de periodistas de News of the World para proporcionar información confidencial, incluída la de la realeza del Reino Unido, como las actividades privadas de los príncipes William y Harry. Esto representa un verdadero peligro para la seguridad del imperio británico sin duda alguna.

Parte de los efectos en cascada que están trayendo como consecuencia todo este escándalo del imperio corporativo de News Corp es la caída de los altos mandos de Scotland Yard. A la dimisión del jefe del jefe de la Policía Metropolitana, sir Paul Stephenson, el día domingo 17 de julio, siguió la de su segundo en mando John Yates a la mañana siguiente. Este último fue quien en dos ocasiones anteriores desestimó la continuación de las investigaciones iniciadas por escuchas ilegales del News of the World, ya que, según Yates, no parecía un problema generalizado en el semanario dominical, sino que se trataba de casos aislados sin importancia. Tan “sin importancia” fue entonces que ahora lo obligó a renunciar a su cargo.

Para incrementar la complejidad de todo este asunto en torno al imperio del poderoso Rupert Murdoch, se siguen añadiendo ingredientes que evidencian –cuando menos en apariencia– el nivel del alcance de todo esto, como la inesperada y sospechosa muerte de Sean Hoare, el primer periodista de News of the World que delató públicamente acerca de las consuetudinarias escuchas telefónicas ilegales para el periódico británico.

Sean Hoare fue encontrado sin vida en su residencia al noroeste de Londres por causas aún no determinadas, lo que le agrega más hilo a la madeja del escándalo Murdoch. Hoare trabajó como periodista de espectáculos en The Sun y News of the World –bajo el mando de Coulson como editor– ambos diarios sensacionalistas pertenecientes a News Corp, propiedad de Murdoch. Hoare fue despedido por supuestos problemas con el alcohol y las drogas en el 2005, quien tiempo después declararía al diario estadounidense The New York Times acerca de la red de espionaje telefónico que usaba el semanario británico para obtener sus notas periodísticas y traficar con información confidencial, esto con la anuencia del ahora preso Andy Coulson.

MI COMPAÑÍA CUENTA CON 52 MIL EMPLEADOS. LA HE DIRIGIDO DURANTE 57 AÑOS Y HE COMETIDO ERRORES. HE VIVIDO EN MUCHOS PAÍSES, EMPLEADO A MILES DE PERIODISTAS HONESTOS Y TRABAJADORES, HE SIDO DUEÑO DE CASI 200 PERIÓDICOS Y HE ESTADO DETRÁS DE INNUMERABLES NOTICIAS SOBRE PERSONAS Y FAMILIAS EN TODO EL MUNDO”: RUPERT MURDOCH

Hoare declaró después a la BBC (British Broadcasting Corporation) –el más importante e influyente corporativo de telecomunicaciones de habla inglesa– que Coulson le pedía que él mismo interceptara llamadas telefónicas y que mentía en sus declaraciones al negar que sabía de estas prácticas ilegales.

El impacto del mayúsculo escándalo se dejó sentir en el valor de las acciones de News Corp hace unos días, cuando perdieron cerca del 8 por ciento de su precio en la bolsa valores de Sydney y el 4 por ciento en Wall Street.

Las declaraciones hechas por Rupert Murdoch al respecto de todo esto que sucede en su imperio parece que pueden tener consecuencias benéficas cuando menos en lo que al precio de las acciones del corporativo se refiere, al recuperarse levemente en las bolsas de valores mundiales después de haber admitido ante el Parlamento británico que había recibido la “mayor lección de humildad” de su vida. Rupert y James Murdoch –padre e hijo– han pedido perdón por la trama de espionaje de uno de sus periódicos (News of the World) han declarado sentirse “avergonzados” de todo lo ocurrido, aunque evadiendo siempre su culpabilidad en los hechos, repartiendo responsabilidades entre quienes “depositó su confianza”.

En la declaración ante la Cámara de los Comunes del Parlamento inglés al final agregó: “Mi hijo y yo hemos venido aquí con gran respeto por todos ustedes, por el Parlamento y por el pueblo británicos al cual representan. Este es el día más penoso de mi carrera.

“Mi compañía cuenta con 52 mil empleados. La he dirigido durante 57 años y he cometido errores. He vivido en muchos países, empleado a miles de periodistas honestos y trabajadores, he sido dueño de casi 200 periódicos y he estado detrás de innumerables noticias sobre personas y familias en todo el mundo.

“En ningún momento recuerdo haber sentido tanto asco como cuando escuché lo que la familia Dowler (de una de las secuestradas) tuvo que soportar. Tampoco recuerdo haber sentido tanta rabia como cuando me contaron que News Of the World podría haber aumentado su aflicción.

“Me gustaría que todas las víctimas de las intercepciones telefónicas supieran lo mucho que lamento lo ocurrido. Las disculpas no permiten volver atrás. Pese a todo, quiero hacerles saber lo terriblemente afectado que estoy por las horribles intromisiones en sus vidas.

“Ojalá hubiéramos logrado ver y resolver estos problemas antes. Cuando dos hombres fueron enviados a prisión en 2007, pensé que este asunto había sido resuelto. La Policía puso fin a sus investigaciones y me dijeron que News International llevó a cabo una revisión interna.

“Estoy seguro de que cuando James (Murdoch) volvió a News Corporation él pensaba también que el caso estaba cerrado. Estos son aspectos que sin duda desearán analizar hoy. Este país me ha dado, a mis empresas y a mis trabajadores muchas oportunidades. Estoy muy agradecido a este país. Espero que nuestra contribución a Gran Bretaña sea algún día también reconocida.”

A todo este discurso tan “sentido” del multimillonario Rupert Murdoch hay que darle la lectura en la que busca desesperadamente deslindarse personalmente del escándalo para que no afecte a sus demás negocios y el valor de sus activos. Sin embargo, detrás de todo este “espectáculo” mediático subyacen temas que vale la pena analizar y que están relacionados con intereses más allá de las fronteras británicas y no sólo en los negocios, sino principalmente en la trama política internacional…

…(continuará)

E-mail: albertogomez.consultor@gmail.com