Portal informativo de análisis político y social

FUERA DE JUICIO | PMC: Vacunarse a tiempo

FUERA DE JUICIO | PMC: Vacunarse a tiempo

Feb 20, 2016

Si algo destacado logró la actitud del jefe de gabinete de Guadalajara, Hugo Luna, con su actitud por lo menos prepotente frente a los comerciantes del mercado Corona fueron tres cosas: despertar a la oposición, unificarla y, en el plano más trivial, como dijera Ricardo Salazar, ser trending topic, es decir, en los propios terrenos donde juega el Partido Movimiento Ciudadano: las redes sociales.

Y de las reacciones, la que más destaca es la defensa que se va contra las palabras soeces, que en este caso pueden ser lo de menos, y dejan de manifiesto que existen funcionarios de primera y de segunda, por eso se intentó minimizar el tema en primera instancia con diversas versiones: Luna argumentó que era un audio editado, Anguiano, diputado de PMC, que estaba fuera de contexto y el alcalde culpó a un abogado que no estuvo en la reunión.

Como consecuencia intentaron reducir al comerciante a su calidad de priista y lo señalaron como extrabajador del ayuntamiento, pero olvidaron que el propio Alfaro lo había contratado.

A pesar de ello, Hugo Luna no corrió la suerte de Jorge Zul de la Cueva, en comunicación de Zapopan; ni de Guadalupe Ledezma, en el COMUDE Guadalajara; o de Erandi Sánchez Flores, de Transparencia en Tlaquepaque, quienes sí salieron corridos a pesar, en este último caso, de la molestia que ocasionó en Esteban Garaiz Izarra.

La defensa demuestra que Hugo Luna está en el primer círculo de poder del Partido Movimiento Ciudadano junto con el propio Enrique Alfaro, Ismael del Toro, Alberto Uribe y Clemente Castañeda, a quienes se les unió Juan Enrique Ibarra para apoderarse en Jalisco del otrora Partido Convergencia y colgarse la etiqueta de ciudadanos.

Otro ejemplo de muestra es que los coordinadores tanto de la bancada federal como local aceptan tácitamente que Hugo Luna tiene razón y por lo tanto están a disposición para linchar magistrados en la plaza si es necesario, a la voz del amo.

Si quieren dejar el asunto en que lo grave y reprobable son las palabras altisonantes (de las cuales no estamos en condiciones de asombrarnos después de maestros como su aliado político Emilio González Márquez), a la priista Elisa Ayón se le deben de ofrecer disculpas porque tuvo el valor civil de irse, aunque haya sido corrida.

Pero no son sólo las palabras, hay una intromisión de poderes, hay obra de por medio garantizada en nueve años, hay una actitud de cómo se ve a los ciudadanos (si es capaz de linchar magistrados con sus 14 diputados locales y 15 federales) qué no podría hacer contra los mortales de a pie que votaron por ellos.

Pero hay un respaldo que debe reconocerse: el caso provocó apenas la primera crisis (y ellos niegan que lo sea) de la administración alfarista: porque es la primera ocasión que los partidos de oposición (tanto PRI como PAN) levantan la voz en su contra y además unificados. Bueno, incluso el senador panista José María Martínez regresó a la palestra tapatía para pedirle dignidad a Enrique Alfaro al preguntarle «¿más que dar la cara, tu intención es volver a engañar a la gente con tu estilo silvestre y demagogo?

Tiene Hugo Luna razón cuando ofrecen nueve años de obra, a final de cuentas ahora pueden equivocarse lo que quieran, porque en el argot político lo que buscan es la vacuna lo suficientemente fuerte para que no les haga mella cuando alcancen responsabilidades más altas.

Igualito que lo hicieron para ganar en Guadalajara: vacunarse.

josemapulido@hotmail.com