Portal informativo de análisis político y social

FUERA DE JUICIO

FUERA DE JUICIO

Sep 10, 2011

Como dijera Paco Morales, “lo bonito de esto es que se va poner bien feo”. Y es que, signo de los tiempos electorales que los partidos y las autoridades no quieren reconocer como precampañas, las posturas de los principales institutos políticos se han endurecido. Primero fue en Acción Nacional, donde desde la llegada de Carlos Tiscareño a la dirigencia del PAN Municipal se notaron los cambios y lo mismo ocurrió con el relevo en la dirigencia del PRI tapatío, donde Pablo García relevó a Eduardo Almaguer. Pareciera que ambos partidos llevaran prisa por subirse al escenario de polarización que se vive en los diferentes frentes que permite el ejercicio de Gobierno: el Poder Legislativo contra el ejecutivo, los diputados contra los diputados, los empresarios contra los legisladores, los alcaldes contra el gobernador o los funcionarios contra los magistrados. Y en medio, el perjuicio para los ciudadanos de a pie.

 

ENDURECER POSTURAS

En la lista se acumulan los temas, por parte del PAN: el relevo de la coordinación de regidores en el cabildo tapatío, la interposición de denuncias ante el Ministerio público contra acciones de la administración priísta (el de mayor ruido contra Eduardo Almaguer por la licencia de un casino que finalmente está cerrado) y los señalamientos directos para evitar el endeudamiento.

 

Se cuentan también las críticas por la proliferación de baches en diferentes puntos de la ciudad, por las adjudicaciones de obra pública o por el sobreprecio que alcanzaron. No han dejado de señalar la compra de adquisición de botes de basura para el primer cuadro de la ciudad o la petición para cancelar el contrato a la recolectora Plastic Omnion. Los artífices de este bando han sido el nuevo coordinador de los regidores, Ricardo Ríos Bojórquez y el propio Carlos Tiscareño.

 

Pero del lado de enfrente también le han abonado a las diferencias y señalamientos: El PRI Municipal Guadalajara cuenta entre sus temas contra el PAN y su ejercicio de Gobierno investigar los dineros de la pasada administración, que van desde la reparación de banquetas en el centro de la ciudad y su remodelación hasta la compra de terrenos en el Parque Morelos.

Su principal foco, como era de esperarse, se encuentra en Casa Jalisco y el gobernador Emilio González Márquez, de donde han salido la mentada de madre, el frustrado intento por perjudicar la ciudad con el Macrobús, el incremento en la deuda y el gasto discrecional.

 

Pero también pueden señalarse la solicitud para destituir al secretario de vialidad o puntualizar lo que consideran mentiras en los logros que presume la administración de Acción Nacional, como en competitividad, donde Jalisco pasó del lugar número 10 al 14 nivel nacional, las 362 mil personas en pobreza extrema, que lo ponen como el tercer estado con más pobres, de acuerdo al CONEVAL. Tienen materia en la remuneración salarial, inversión extranjera directa, el fomento comercio y generación de empleos, rubros en los que hay poco para presumir en Jalisco, de acuerdo a la visión priísta.

 

LA PAUTA

En ambas posturas se trata de la lucha por el poder, mantenerlo o recuperarlo a partir de la diatriba o la descalificación del de enfrente. Si son responsables o no de esa forma de hacer política, o el motivo que los llevó a utilizarla, sólo ellos lo pueden determinar. Lo que sí queda claro es que se atuvieron a la pauta que desde el inicio de la actual administración se marcó en el Estado: el conflicto cuasi permanente.

 

Una mejor forma sería que ambos partidos trabajaron por el bien de los ciudadanos y cuando llegaran los tiempos electorales que la población determinara cuál opción elegir, pero parece que estamos muy lejos de eso y lo que se avecina es el fomento de las campañas negras. Los ciudadanos de a pie le llaman atravesarse al de enfrente.

 

E-mail: josemapulido@hotmail.com

%d bloggers like this: