Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO | Absolutismo democrático

FUERADEJUICIO | Absolutismo democrático

Dic 12, 2015

A la luz de sociedades mercantiles como Ocean View, los resultados en el Partido Acción Nacional dan un empujoncito más al alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, en su camino a la gubernatura y al secretario general, Juan Enrique Ibarra Pedroza, a la alcaldía interina.

Visto desde fuera, el camino apunta a una elección sin contrincantes de peso en el próximo proceso, porque tampoco se ve en el escenario el nombre de quien pudiera jugar el papel de oposición desde ahora. Incluso, pareciera que se dan por perdidos y no muestran la mínima gana de hacerlo.

Si algún priista tuviera que salir a jugar como oposición crítica, tendría que salir bajo su cuenta y riesgo, sin el cobijo del partido.

De esta manera, camino a la gubernatura el único rival de Enrique Alfaro sería Enrique Alfaro: el desgaste por su ejercicio de gobierno, sus posibles errores o un desencanto entre la población por su toma de decisiones porque represente más de lo mismo.

Así comenzó a pintar desde la forma en que fue nombrado el secretario regional del PRI para los estados de Colima, Jalisco, Nayarit y Guanajuato, Eugenio Ruiz Orozco, que logró colocar en la agenda mediática el tema de la lucha generacional.

El puro nombramiento obligaría al gobernador a hacer más política, a partir de una administración bien aceitada, porque esa lucha generacional le facilitará alcanzar acuerdos más fácilmente con el pemecista que con sus correligionarios priistas.

Los últimos gobernadores han salido de la alcaldía de Guadalajara en el segundo trienio. El factor que jugaría sería la figura de la reelección que se estrenará en el 2018, pero que también puede servir como factor para que las calabazas en el Partido Movimiento Ciudadano se acomoden en el camino y se hagan a un lado actuales alcaldes que quieren brillar por su cuenta.

Así, si las cosas se acomodan en el Partido Movimiento Ciudadano y el PRI mantiene esa lucha generacional, ahora el Partido Acción Nacional se suma a la ola con el triunfo de Miguel Ángel Martínez, no por él sino por su principal operador, Eduardo Rosales, en cuyas manos quedó la estructura del blanquiazul.

Sabido es que Rosales no se afilió al Partido Acción Nacional pero también es conocida su influencia al interior y que es más importante el factor monetario que pudiera representar una sociedad mercantil como Ocean View que armó junto con Alfaro, Hugo Bernal y Tomás Figueroa, por cierto enlace del Ejecutivo con el Poder Legislativo en materia electoral y señalado por hacer sombra en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.

Un dato más a favor de la hipótesis son las reformas electorales que vienen, por lo que no habría mucho nuevo qué contar si tomamos en cuenta esa necesidad que bajo el pretexto de la equidad buscaran favorecer a alguien en particular.

El único riesgo, si existiera, sería el desencanto por la democracia y el primer paso a la tiranía porque algunas voces críticas han seguido el camino que se acostumbraba en las épocas del llamado oscurantismo priista, cuando bastaba una llamada del funcionario para cambiar al reportero de la fuente.

Dígalo si no el reportero Omar Guillermo, quien desde hace unos días fue cambiado de fuente porque a alguien molestaron sus preguntas.

Nada nuevo bajo el sol: más de lo mismo.