Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: Administraciones perdidas

FUERADEJUICIO: Administraciones perdidas

Nov 16, 2013

Por José María Pulido —-
Para quien tuviera duda de que ya se estaban dando los primeros pasos rumbo al proceso electoral del 2015 surgieron testimonios y signos de corrupción que han obligado a las administraciones a realizar nuevos ajustes en sus equipos de trabajo. Golpes que llegaron desde el frente, donde se frotan las manos.
Y esos signos han provocado ajustes, anunciados en diferentes áreas, que hacen pensar en dos administraciones perdidas si se toma en cuenta que es parte de la sabiduría popular que el primer año es para asentarse, el segundo es para hacer obra que se pueda presumir al momento de pedir los votos y el tercero para despedirse porque los funcionarios ya están pensando en los siguientes cargos de elección popular.
Si no se califican de administraciones perdidas, por lo menos tendrán el signo de los cambios y los ajustes como principal característica.
Si bien es cierto, que el proceso administrativo para la renovación de los actuales ayuntamientos arrancha hasta noviembre del próximo año, lo cierto es que las actuales ya sumaron 13 meses en el ejercicio de gobierno y pueden contarse como 14 porque el de diciembre ya pueden darlo por muerto, merced a los periodos vacacionales.
El hecho es que el segundo año que debiera ser de obra se sigue caracterizando por los ajustes y donde hay obra no se le ha sabido sacar el provecho adecuado porque dejaron de lado cacarear el huevo.
Y si las administraciones siguen sumidas en los ajustes, en los partidos no andan tan alejados del mismo mal. El PAN sigue en la indefinición para elegir presidente del Comité directivo municipal más importante, por su número de afiliados a nivel nacional y en el PRI el caso de corrupción que se destapó por el caso Elisa Ayón los dejó sin secretaria general.
Un coletazo extra que debiera aprovecharse en este caso, bien pudiera ser el de cobro de cuotas a los trabajadores que les consiguen empleo y a quienes les “rasuran” sus salarios, que se ha convertido en una práctica tan común que en algunos casos tiene tienes de regla obligatoria, como si se tratara de una nueva forma de reclutamiento para los partidos políticos.
Esa práctica no es nueva y no distingue niveles de gobierno y tipos de poder, ya sea en el Legislativo o en los ayuntamientos, no es la primera ocasión que trasciende. Pero los trabajadores que logran ocupación por esta vía están lejos de denunciarlo porque en el pecado podrían llevar la penitencia y los beneficiados buscarán mantener esos ingresos extras a como dé lugar.
Por eso los partidos políticos bien harían con realizar las investigaciones correspondientes, a menos que los beneficios los alcancen traducidos como parte de las cuotas y llegaran a engrosar más sus alforjas, como si les hiciera falta y no fuera suficiente con el dinero público que reciben de las autoridades electorales.
Si los partidos no investigan caerían en la calidad de cómplices o simuladores, porque no debe de olvidarse que el tema global se llama corrupción, que está por encima de los partidos políticos, y es generalizado. Nadie puede negar que por momentos alcance los niveles de un cáncer difícil de erradicar.
Para combatir el tema de la corrupción no debe olvidarse que debe combatirse la impunidad.
Los cambios que se anuncian en los cargos de dirección son un buen principio, pero no hay que olvidarse de las raíces y si las administraciones municipales ya se contaminaron quizás valga la pena por el saneamiento que pueda darse a la larga, en beneficio de la función pública. Comenzar desde dentro lanzaría una buena señal, en cualquiera de los partidos políticos que ahora tiene representación en los distintos niveles de gobierno.

E-mail: josemapulido@hotmail.com