Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO | Cambio de cartitas

FUERADEJUICIO | Cambio de cartitas

Abr 9, 2016

A los más de 50 inscritos que aspiran al cargo de magistrado vacante por la jubilación de Miguel Ángel Estrada Nava nada les sorprende que el exsecretario general de gobierno Fernando Guzmán Pérez Peláez se haya registrado para el mismo cargo.

Mas les llama la atención que ahora busque otra posición cuando hace fila para alcanzar el FIAT como notario público, cargo al que se registró poco antes de terminar la administración pasada encabezada por Emilio González Márquez, cosa que no logró como tampoco lo hizo el exprocurador de Justicia, Tomás Coronado, quien también tenía la misma aspiración.

Quienes se apuntaron saben cómo se «planchan» las cosas en el Congreso del Estado, cómo los diferentes partidos se reparten los nombramientos y cómo trasciende que ya existe un acuerdo para respetar las posiciones de dos magistrados y un consejero de la Judicatura, así se lo dijeron a los diputados durante las comparecencias.

Anteriormente le llamaban abiertamente reparto, ahora aseguran que se trata de consensos pero no existe ninguna diferencia en la forma de operar porque los que llegaron se dijeron diferentes pero son lo mismo porque son muchas las inercias.

Como parte de los acuerdos estuvo incluido el nombramiento del procurador de Desarrollo Urbano, en la persona de Trinidad Padilla López, lo que hizo desdecirse a más de un diputado del Partido Movimiento Ciudadano que llegó a criticar las reformas al código realizadas el último día de la pasada legislatura, cuando la comisión del ramo era presidida precisamente por el exrector de la UdeG.

Inicialmente el cargo de magistrado estaba acordado para Gustavo Macías, expresidente estatal del PAN, pero se reservaron el derecho de veto y ante las críticas se vio obligado a retirar sus aspiraciones, por lo que el nombramiento se pospuso.

Como la posición le toca a ellos, el PAN tuvo qué cambiar de cartitas y ahora entró al relevo Fernando Guzmán Pérez Peláez, acuerdo que incluye el nombramiento de Carmela Chávez Galindo en el Consejo de la Judicatura donde ya despacha y la reelección del magistrado Leonel Sandoval para el PRI, cambio que se dará allá por el mes de noviembre.

La única posibilidad de que no se cumpla con los acuerdos es que antes del 14 de abril no se alcance una mayoría, es decir, 26 votos que salen tranquilamente con la suma de los votos del PRI, PAN y PMC y para ello tienen tres rondas de votación.

De frustrarse el nombramiento de Guzmán Pérez Peláez la legislatura estaría más evidenciada porque los tiempos se les apretarían y prácticamente estarían intercambiando cartitas: votas por el mío y voto por el tuyo.

Y es que más de un diputado, como el caso de Saúl Galindo Plazola, perredista presidente de la Comisión de Justicia, quien asegura que sería un error porque «se ha dicho que tiene influencias con algunos actores de política» identificados como de ultraderecha, cosa que por otro lado no significa un impedimento, porque allá él y su conciencia cuando alcance el cargo y aplique la justicia.

También los comparecientes les advirtieron a los diputados, que por cierto no mostraron el mismo interés en las entrevistas para todos los aspirantes, que más de uno impugnará el proceso, aunque saben que tienen pocas posibilidades de ganar y sólo quieren dejar el antecedente.

Pero si ya está en la lista para ser notario, para muchos el PAN perdió la oportunidad de enviar a otros candidatos y el Congreso ser menos obvio en planchar nombramientos.