Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO | Cantado

FUERADEJUICIO | Cantado

Mar 5, 2016

Era un secreto a voces por lo que la designación de José Trinidad Padilla López como nuevo Procurador de Desarrollo Urbano no causa absolutamente ninguna sorpresa como tampoco causa sorpresa alguna que 37 de los 39 diputados hayan pensado igual.

Visto de manera positiva puede decirse que la tónica de los diputados cuando prometen que el objetivo es el consenso se logró de nueva cuenta como se alcanzó cuando se votó la ley para que ningún funcionario ganara más que el gobernador o cuando se sacó el presupuesto que ejerce ahora el gobierno estatal.

Del lado contrario, el mensaje es que no ha cambiado absolutamente nada y se siguen repartiendo los cargos de designación que le tocan al Congreso del Estado por cuotas de partido, exactamente igual a como ocurría y criticaba a otras legislaturas cuya imagen pretenden cambiar sin herramientas nuevas, como ha ocurrido con la regularización de UBER, por ejemplo, que nomás no tienen para cuándo porque han evidenciado sus intereses particulares.

Y es que en el hecho concreto no existe otra forma de nombrar presidentes de organismos públicos descentralizados como el ITEI, Derechos Humanos, Instituto Electoral o magistrados y consejeros de la judicatura, por ejemplo.

Su error consiste en decir que las cosas las harán diferentes porque si se revisa cómo salió el nuevo titular de PRODEUR no existe ninguna diferencia porque mucho que se diga en el discurso: hubo convocatoria, registro y entrevista previa de los aspirantes a tomarse la decisión, igual de transparentes que los otros.

En el acuerdo, era un hecho que el exrector de la Universidad de Guadalajara y exdiputado local sería nombrado como procurador, mientras que como magistrado sería nombrado el expresidente del PAN, Gustavo Macías Zambrano, quien decidió retirar su postulación sabedor que le tocaba pagar los platos rotos porque su partido denunció al coordinador de gabinete en Guadalajara, Hugo Luna, y los diputados de PMC aplicarían la política del manotazo.

Se los dijeron algunos de las asistentes como porras de otros candidatos, quienes confiaban en que PMC haría las cosas diferentes, pero no, ocurrió exactamente lo mismo.

Se los dijo Kumamoto, con todo y su incapacidad para entender que el Congreso tiene leyes y no le importa irse al extranjero si es gratis:

«No se debe de repetir que en este Estado se tomen decisiones a espaldas de la ciudadanía, en las mesas de cafecito, platicando entre los presidentes de partido. Las decisiones se tienen que dar en las comparecencias, en las comisiones, precisamente para eso son».

Una contradicción que jala el reflector es que el nuevo titular de PRODEUR promovió el último día de la pasada legislatura modificaciones a la Ley de Desarrollo Urbano que criticaron los propios diputados pemecistas encabezados por el Mochilas y, según cuentan los candidatos perdedores, el PMC parecía el principal promotor del nuevo titular.

Pero esa será una cuestión de congruencia que deberán resolver entre ellos. La contundencia de los números dice que 37 diputados pensaron igual, y sólo dos: Augusto Valencia y Pedro Kumamoto, votaron por un candidato distinto.

A futuro, al nuevo titular le corresponde quitarse, con su trabajo, esa etiqueta de las componendas con las que llega.

Por lo pronto, el Congreso no puede declararse territorio libre de Padilla, como alguna ocasión se declaró en Tlajomulco.

josemapulido@hotmail.com