Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: Descobijados

FUERADEJUICIO: Descobijados

Mar 15, 2014

Por José María Pulido

Los paninis, diputados así etiquetados porque llegaron al Congreso por las siglas del PAN pero coquetearon con el Partido Movimiento Ciudadano (PMC), padecen las consecuencias de su falta de institucionalidad.

Alberto Esquer, Guillermo Martínez Mora y Víctor Sánchez aseguran que son castigados porque denunciaron a ex compañeros corruptos al interior de su partido y uno de ellos presume incluso que fue el candidato más votado, pero olvida que la marca, en los procesos electorales, cuenta.

Rechazan, a estas alturas, que tengan negociación electoral alguna con el partido naranja o al menos así se lo hicieron saber el fin de semana al coordinador de la fracción priísta, Rafael González Pimienta al término de la rueda de prensa en la que anunciaron que se ampararían contra la medida de quitarles las comisiones.

Viejo lobo, el ex presidente del PRI les dijo que era un asunto interno de los partidos políticos porque en algo que pareció un amago, le dijeron que si votaba a favor de quitarles las comisiones se irían definitivamente con el PMC.

Los acompañaba, trasciende, el coordinador del PMC, Clemente Castañeda, quien tampoco les pudo ofrecer comisión alguna debido a que sus diputados también se negaron a dejar las que presiden, so pena de desconocerlo también a él como coordinador.

En el PMC, cada uno de los cinco diputados preside una comisión: Julio García, de Cultura; Salvador Zamora, Asuntos Metropolitanos; Fabiola Loya, Género; Verónica Delgadillo, Participación Ciudadana, y Clemente Castañeda, Asuntos Indígenas.

Ambos grupos tienen la razón, unos en buscar las comisiones porque no es lo mismo “el diputado” que “el presidente de la comisión de…” y por eso existe al inicio de toda legislatura un reparto en las que el primero en elegir es el partido que obtuvo el mayor número de votos.

Vale la pena recordar, por cierto, que al inicio de la legislatura fue una alianza anti-PRI entre  el PAN y la chiquillada política la que impidió que el tricolor se quedara con las mejores comisiones, alianza primaveral que duró lo que tardó en llegar el invierno.

También tienen razón en que no se las quiten los diputados naranjas porque su principal argumento, irrebatible, por lo demás, es que ellos sí hicieron campaña por el PMC.

Pero eso lo olvidaron los disidentes panistas o advenedizos naranjas, que prefirieron irse con el canto de las sirenas y ahora enfrentan una  realidad distinta después de que fueron utilizados: Difícilmente alguien les dará una comisión, con todo y que su argumento válido sea que no hay Congreso en el mundo en que un diputado carezca de comisiones o con los contrapesos necesarios para el mejor gobierno.

Llamó también la atención la actitud del coordinador naranja tanto en la charla con Rafael González Pimienta como en la junta de coordinación política, donde coincidió en que era un asunto interno del PAN, luego que apoyaría el cambio de comisiones pero finalmente se salió con su bancada del pleno para no votar.

Su discurso se estacionó en que no se valía que se actuara con revanchismo  político.

El antecedente de esta legislatura era el también ex panista Ricardo Rodríguez, quien dejó al PAN por unas comisiones en el PRI, comisiones que también le quitaron cuando se fue a coquetear con el PMC.

En el primer día son comisiones, Víctor Sánchez, Albero Esquer y Guillermo Martínez Mora se pasearon por el recinto legislativo, sacaron a sus auxiliares, cerraron sus oficinas y se fueron.

Esperarán a que se les resuelva su amparo tanto por las comisiones como por la expulsión como militantes del PAN y a esperar a darse cuenta, en algún momento, que se equivocaron y si no se equivocaron por lo menos fueron utilizados.

josemapulido@hotmail.com