Portal informativo de análisis político y social

Fueradejuicio: La tormenta que viene

Fueradejuicio: La tormenta que viene

Feb 25, 2012

El último tren del Partido Revolucionario Institucional parte el próximo 4 de marzo. Lleva las últimas posiciones por repartir entre los militantes que aspiran a un cargo de elección popular, concretamente las regidurías y las diputaciones plurinominales pero, al igual que sus procesos previos, amenaza con un proceso que podrá calificarse con un montón de adjetivos, menos el de tranquilo.

 

Será una tormenta que ya lanzó sus primeros indicios por la falta de operación política de sus dirigentes y el delegado del CEN, quienes han intentado imponer su voluntad, sin escuchar a los interesados. Mariana Fernández, actual diputada local y quien aspiraba a la federal, es de quienes se lamenta que la comunicación con las diversas corrientes del priismo y la operación cicatriz estén fallando porque un voto que se vaya es un voto que podría necesitarse, pero se ha impuesto la displicencia, como en 1995, fecha en que el entonces partidazo perdió la gubernatura por primera ocasión y desde entonces no ha recuperado.

 

Por eso, con la incorporación de sus liderazgos naturales al proyecto de izquierda, Salvador Caro, a quien se le puede criticar que representa mucho o poco, que lo movió el rencor o que no definió bien su militancia y se quedó a medias, podría ser la punta de lanza y el aviso de lo que viene.

 

Es el rumor como estrategia de comunicación en el tema de las calabazas que se acomodan por inercia del movimiento. En  esa serie de rumores, se habló de que llegó un superdelegado para enmendar los entuertos que está dejando Rafael González Pimienta en el camino, se habló de movimientos en las posibles candidaturas a las principales alcaldías, en concreto candidaturas contrarias a las registradas de acuerdo a la convocatoria porque resultó que enfrente ganó Alberto Cárdenas Jiménez.

 

Y es que no fueron capaces  de visualizar que Alberto Cárdenas podría ganar porque tenía un 33 por ciento de posibilidades, es decir, las mismas que sus contrincantes César Madrigal y Miguel Zárate, porque Pitágoras no se equivoca. Y se habló nuevamente de la posible salida del presidente en funciones de delegado o delegado en funciones de presidente, pero que no termina por cuajar una estrategia con el argumento de que está “muy acotado” porque  con tantos años de mover el abanico es evidente que experiencia y capacidad tiene.

 

Rumor tras rumor y es fecha que no han dilucidado cómo resolver el caso del distrito 7 federal  donde se canceló la convención respectiva porque el equivocaron en el nombre de Sergio Chávez. Si bien es normal que en cada proceso de designación de candidatos siempre hay diferencias, lo cierto es que a los aspirantes no los midieron con las mismas reglas, a unos les aplicaron las encuestas de preferencias electorales y a otros las componendas políticas y a los más las “indicaciones del Centro”.

 

De plano, a más de uno ni siquiera lo dejaron apuntarse porque nunca les dijeron que las decisiones ya estaban dirigidas y a quienes se apuntaron a pesar de ello los “bajaron” en pleno proceso buscando que el tiempo de las impugnaciones les curen las heridas. Tal es el caso de Marco Valero Pérez Gollaz, en el distrito 8, donde además de él se apuntaron otros cinco pero sólo acomodaron las cosas para que Idolina Cosío ganara el pasado domingo.

 

El fantasma de Javier Guízar todavía se pasea por avenida Del Campesino y en el próximo reparto de las regidurías y la lista de candidatos a diputados plurinominales, los primeros indicios conocidos hasta el momento dicen que no quieren ganar, como en 1995.

 

E-mail: josemapulido@hotmail.com