Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO | «Las del barrio son para el barrio»

FUERADEJUICIO | «Las del barrio son para el barrio»

Ene 23, 2016

Contra todos los rumores que surgen en radio pasillo, el gobernador del estado asegura que por el momento no habrá cambios en su administración y con esa declaración acaba de un plumazo con las aspiraciones de más de un funcionario a quien le gustaría encabezar al Partido Revolucionario Institucional, o lo que queda del otrora partidazo, rumbo al 2018.

Muchos de ellos también decían que primero estaba el trabajo en la administración, pero en la pasarela se podría observar a varios de esos funcionarios que en una lista sin orden jerárquico podría leerse a Héctor Pizano Ramos, secretario del Trabajo; Roberto López, secretario general; Francisco Ayón, titular de Educación, y Rafael Castellanos, fiscal central.

Con la declaración del gobernador en el sentido de que no habrá cambios en la administración, esos funcionarios deberán atemperar sus ánimos porque están muy lejos de irse por la libre, aunque eso tampoco garantice que vaya a llegar una persona ajena al grupo del gobernador.

Para sustituir al actual presidente Hugo Contreras, quien además funge como coordinador de los diputados priistas en el Congreso del Estado, deberá atenderse otra ley no escrita que apunta a que las decisiones del partido a nivel nacional las toma el CEN y en el estado la opinión del gobernador es la que manda.

Se podría hablar de la sana distancia entre gobierno y partido o de la autonomía del partido para no contaminar la toma de decisiones en la administración pública, pero eso no existe en la realidad. El gobernador manda en su estado, al estilo de aquella frase popular de «las del barrio son para el barrio».

El antecedente de haber nombrado como delegado regional para los estados de Jalisco, Colima, Guanajuato y Nayarit a Eugenio Ruiz Orozco sin consultar al gobernador es una clara muestra de ello.

En cualquier escenario lo peor que le puede ocurrir al partido es un proceso y una decisión que los deje enfrentados, porque sabido es que desde hace tiempo se instaló lo que se dio en llamar la lucha generacional, que no es otra cosa que la reagrupación interna.

Así que a la de a fuerzas deberán buscarse los equilibrios y apueste doble contra sencillo que en la secretaría general estará una mujer.

Tras bambalinas se han dejado los eufemismos y declaraciones falaces como «primero habrá que ver el perfil y luego el nombre», o la simulación a través de un consejo político. Quien decidirá es el gobernador del estado, como le hicieron en el partido de enfrente, donde ya nadie oculta que las decisiones se toman por el líder moral.

Un buen momento para tomar la decisión es sin duda el contexto actual, cuando el gobernador aprovecha los días que la ley electoral le permite para promocionar su imagen en nombre de dar cuenta del estado que guarda la administración.

El tercer informe, el mensaje constitucional, la glosa ciudadana y el carrusel en los medios de comunicación le darán el respiro necesario para demostrar músculo y haga aparecer la decisión como incuestionable.

josemapulido@hotmail.com