Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO | Lo quieren de rodillas

FUERADEJUICIO | Lo quieren de rodillas

Sep 12, 2015

Todo hace indicar que desde los pasillos de palacio quieren doblegar al actual presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, Guillermo Alcaraz Cross, a que renuncie a su cargo antes de que concluya el periodo para el que fue electo o por lo menos ponerlo de rodillas por la vía del presupuesto.

A juzgar por las declaraciones relacionadas que hizo el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval en el sentido de que no habría dinero para aumentos de sueldos pero sí debatir la posible desaparición del IEPC después de la reforma aprobada a finales del año pasado.

En la segunda parte, las declaraciones tienen razón suficiente para instaurar el debate y hacia allá caminan y el INE organice los procesos, pero en la parte de los sueldos respondió a una solicitud que nadie hizo, pero que alguien le orientó la declaración equivocadamente al decir que no habría aumentos de sueldos para el próximo año.

El IEPC le pide 60 millones de pesos para salir el año, pero no corresponden al presupuesto del 2016. Son gastos que ya se hicieron y deberán cubrirse ya, pero alguien no le dio la lectura completa.

Ese alguien, ahora trasciende, actúa en contubernio con un exconsejero electoral, quienes prometieron el control de las decisiones del Instituto en beneficio del partido en el gobierno.

Pero la promesa no salió así, ninguna de las quejas en contra del candidato que resultó ganador, Enrique Alfaro, procedió en el órgano administrativo por dos motivos que se niegan a reconocer quienes hicieron la promesa: las quejas estaban mal fundadas o no existían los elementos necesarios para que procedieran.

Pero a pesar de haber sido parte importante de otros institutos electorales y saber que cada vez es más complicado cometer irregularidades, los funcionarios prometieron un imposible que en su momento dejó satisfecha a la gente de palacio.

Pero la realidad no fue así y ahora culpan al Instituto, y por supuesto a la cabeza, de la derrota, por lo que los gritos de guerra en busca de sangre encontraron eco en la petición del presupuesto que pretende ejercer para el próximo año.

De paso, vale la pena señalar que en el presupuesto solicitado, superior a los 400 millones de pesos, la mayoría del dinero es para los partidos políticos y apenas 170 mil quedan para el trabajo administrativo del órgano electoral.

Es decir, hablar de dinero para los partidos y los altos costos de la democracia pasa en primer término por los propios partidos políticos. Primero porque se trata de una función de Estado y la forma en que se asigna el dinero está en el marco legal que sólo los diputados pueden reformar.

Por eso hemos visto propuestas como la del exdiputado Héctor Pizano Ramos en el sentido de bajar el dinero de los partidos políticos a la mitad que ahí se han quedado, en el camino, porque está visto que los partidos harían cualquier cosa menos perjudicar sus bolsillos.

Pocos quieren ver la parte lamentable en la que obligan a los consejeros, cada año, a tocar las puertas de Casa Jalisco para solicitar más recursos cuando se supone que se trata de un órgano autónomo y mientras no haya autonomía es difícil ver autonomía en las decisiones.

Por eso las promesas de la gente cercaba al gobernador cayeron en tierra fértil y ahora vemos las consecuencias, lo que no se mide es el desprestigio que se le ocasiona a la institución, que nació con estrella pero poco a poco le han ido minando su credibilidad.

Un buen principio sería que culpen a los partidos como principales beneficiarios del costo de la democracia en lugar del órgano electoral y ya le vamos ganando al debate.

josemapulido@gmail.com