Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: PIRÁMIDE INVERTIDA

FUERADEJUICIO: PIRÁMIDE INVERTIDA

Ene 21, 2012

Como era de esperarse, por los visos desde que se publicó la convocatoria para elegir a su candidato a gobernador, el panorama del PRI en Jalisco se les descompuso y el escenario de la tan presumida unidad quedó destruido. Héctor Vielma, alcalde de Zapopan, se irá por la libre en busca de la senaduría; su delfín, Héctor Robles, buscará la candidatura en el mismo municipio y Jesús Casillas, dolido por la posible llegada de Ramiro Hernández por la vía del “dedazo”, tiene un futuro incierto en un partido ajeno al PRI.

 

El panorama se repite en Guadalajara, con cinco aspirantes a la candidatura y quienes fueron llamados para evitar brincos ante la visita de Peña Nieto a Jalisco el pasado fin de semana. La nueva fecha para calmar los ánimos es el miércoles próximo cuando se definan las planillas de los delegados que podrán votar en las convenciones cuyos municipios no se pongan de acuerdo para sacar candidatos de unidad, como es la intención o el mensaje del actual presidente, Rafael González Pimienta.

 

Muy pocos recuerdan que el actual presidente, Rafael González Pimienta, fue el artífice de la derrota del PRI en Jalisco en 1995 y que se están repitiendo muchos de los pasos de entonces: esperar a que el tiempo venza las inconformidades, que se acomoden solos y con los dedos en la puerta echar mano del amiguismo para ocupar posiciones.

 

Más de uno de los que se quedaron en el camino y esperaban algo del reparto se han quejado de la falta de atención tanto del presidente estatal como del delegado. Algunas voces optimistas, como la de la secretaria General del partido, Patricia Retamoza Vega, aseguran que el escenario lo esperaban más conflictivo y justifica que a los aspirantes a la candidatura al gobierno del Estado que no fueron favorecidos nunca se les dijo que la semana posterior se tomarían las decisiones y vendrían los acomodos.

 

Se está platicando con todos los municipios y con quienes han demostrado interés, y no sólo en la zona metropolitana hay diferencias, asegura la también diputada y, en una comparación desproporcionada, agrega que también en municipios como Poncitlán o La Barca hay problemas pero “normales”.

 

Ese optimismo y la falta de autocrítica que sigue privando en el PRI, están invirtiendo la pirámide, por lo menos en Zapopan. Si bien es cierto que sacaron a su candidato a la gubernatura de Jalisco sin muchos problemas visibles, debe de considerarse que las partes también cuentan y no le pueden cargar toda la responsabilidad a una sola campaña.

 

Las nuevas estrategias de objetivos focalizados así lo obligan y en municipios donde se concentra el mayor número de votantes, como es el caso de la Zona Metropolitana de Guadalajara las decisiones no pueden ser erróneas y, por el contrario, deben cuidarse a la perfección para dejar el menor número de muertos posibles.

 

Muchas veces se ha dicho que el partido que gane Guadalajara ganará Jalisco y en esa tesitura deben meter a toda la zona metropolitana y municipios intermedios como Puerto Vallarta o Lagos de Moreno, pero no Poncitlán o Ejutla, que tampoco deben minimizarse pero sí pueden resolverse de otra manera. Si eso se le aúna el rompimiento de la alianza con el PANAL, anunciada el fin de semana a nivel nacional, el PRI debería sacar mejor sus cuentas, por lo menos en Jalisco, o prepararse para vivir seis años más en la oposición.

 

E-mail: josemapulido@hotmail.com