Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: Regreso cantado

FUERADEJUICIO: Regreso cantado

Mar 8, 2014

Por José María Pulido —-

A mitad del camino y con el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) como centro o pretexto, el PAN en Jalisco se mueve. La competencia por alcanzar la dirigencia nacional ha exhibido una serie de aristas que tarde o temprano tendrían que salir a la luz y que explican algunas alianzas que parecieran inexplicables en otro contexto.
En la dinámica de los últimos días puede citarse tres acontecimientos que así lo dejan claro.
1. El regreso de Francisco Ramírez Acuña, ya como coordinador de la campaña de Ernesto Cordero en Jalisco.
2. El reparto de consejeros (14, cuatro y uno) que se dio en la asamblea estatal del pasado mes de febrero, aunque no haya dejado satisfecho a todo mundo, y
3. El reacomodo de los grupos internos que le dieron la puntilla al PAN.
Si se parte de esos tres elementos, el regreso de Francisco Ramírez Acuña, con todo el palmarés que le precede, ahora tiene una justificación más clara.
Es un refuerzo de mucho peso en contra de las alianzas que tejen desde hace meses algunos militantes de Acción Nacional identificados al interior del blanquiazul como traidores, a juzgar por los resultados del pasado proceso electoral.
Ramírez Acuña es, además, un puente entre los priístas que gobiernan actualmente y un sector muy importante del panismo tradicional para ir construyendo el dique capaz de contener a lo que dentro de poco nos acostumbraremos a escuchar definido como la mafia de los pelones.
A juzgar por el “ruido” que hizo, puede señalarse que Ramírez Acuña esperó el tiempo preciso para jugar esa carambola de tres bandas porque así tendrá espacio para trabajar en busca de la convicción que perdieron algunos panistas que se fueron con el canto de las sirenas.
Y en ese contexto se entiende que en ese grupo de apoyo a Ernesto Cordero se encuentren gentes tan disímbolas como Miguel Ángel Martínez Espinoza, Joan Novoa, Tarcisio Rodríguez y Fernando Guzmán Pérez Peláez, a quienes los une el dolor de la traición a su candidato al Gobierno del Estado.
De paso, puede darse por muerto al grupo denominado Renovada Convicción que pretendía eso desde el interior del PAN porque el reacomodo de grupos se mantiene y seguramente se mantendrá hasta llegado el momento de los procesos internos.
El regreso de Ramírez era obligado, además, luego de que con el candidato de enfrente ya se habían alineado cabezas de grupo como el ex gobernador Emilio González Márquez, el senador José María Martínez y Hernán Cortés, a quienes los uniría la idea de alcanzar una alianza, al estilo de Gustavo Madero y que colocó al PAN en la tercera posición de las pasadas elecciones.
Esos acuerdos explican de paso el resultado de la asamblea estatal en la que se repartieron las posiciones de consejeros al CEN panista y donde el grupo del Comité estatal ganó en el papel con 14 posiciones, pero una vez revisada la lista salta a la vista que otros grupos, con acuerdos o no, se les metieron hasta la cocina.
Los tres consejeros que impulsó José María Martínez junto con su candidatura son obra y gracia propia, como muestra del músculo que quiso mostrar el senador y el consejero que logra colocar Emilio es a cambio de que no se le atravesarán en el camino cuando busque esa posición propuesto desde el centro.
Eso es parte de los reacomodos en los que influirá el ex secretario de Gobernación, cuya fuerza hizo notar desde la rueda de prensa que ofreció para darlo a conocer.

E-mail: josemapulido@hotmail.com