Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: Sin control

FUERADEJUICIO: Sin control

Nov 23, 2013

Por José María Pulido —-
Al caso de Elisa Ayón, la regidora con licencia en el Ayuntamiento de Guadalajara, se le pueden endilgar un sinnúmero de adjetivos, menos el de enterrado. Muy por el contrario, cada vez le surgen más dudas, las que se esclarecen son las mínimas y de seguir por donde caminan dejarán un cadáver en el clóset que podría costar muy caro al momento del próximo proceso electoral.
En la misma pista, la oportunidad que tuvo el Partido Revolucionario Institucional de superarlo con el menor saldo negativo lo dejó pasar o pareciera que se lo dejó a la oposición para que ellos puedan colgarse la medallita, independientemente de que llegado el momento tendrán oro molido para las campañas negras.
Ahí está ya la fracción panista en el Congreso del Estado que pide juicio político contra la regidora, o sus compañeros en el ayuntamiento que aseguran sí hay delito que perseguir y piden la separación del cargo de otros funcionarios que no quieren investigarla.
Lo claro hasta el momento es que se salió de control y cada vez más voces apuntan a que se trató de fuego amigo, cuando respaldan sus afirmaciones en que los primeros en desmarcarse fueron el PRI y el Partido Movimiento Ciudadano, lo que deja cada vez más sola a Elisa Ayón.
No son pocas las voces que recalcan que la posición en la planilla de Guadalajara se debió a que la funcionaria ya apuntaba para enfilarse al PMC, siguiendo los pasos de su entonces compañero Salvador Caro.
Las grabaciones aceptadas por la regidora donde pide que “agarren, pero repartan”, ya eran del conocimiento de la gente cercana al Gobernador, que tuvo que salir a enmendar la plana con declaraciones en el sentido de que se investigue y se llegue, en una frase trillada, “hasta sus últimas consecuencias y caiga quien caiga”, como se estila recalcar en este tipo de casos.
Y es que si algo tuvieron las declaraciones del fiscal general, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, en el sentido de que no existía una averiguación oficiosa para investigarla, además de revivir el caso que poco a poco comenzaban a sanearse, son una prueba de que nunca existió un control de daños.
Una lectura desde la acera de enfrente señala que se trata de un conflicto entre dos grupos al interior del PRI, con la intención de tomar el control de Guadalajara, pero hasta el momento no se ha visto que logren su objetivo o al menos no se le han visto resultados positivos.
En su historial político, Elisa Ayón comenzó a escalar con el apoyo de María Esther Sherman, con quien buscó un acercamiento y luego logró ligar en dos ocasiones la dirigencia del sector popular en el PRI merced a que la mantuvieron en una ocasión Emilio Gamboa Patrón y, en otra, Manlio Fabio Beltrones.
Con el apoyo de ese sector llegó a la diputación local y a la regiduría, lo mismo que para la de secretaria General del PRI Guadalajara, la propuso el actual presidente estatal, Hugo Contreras, quien por cierto ahora espera que “alguien” pida su expulsión, en lugar de hacerlo él mismo porque nada se lo impide.
Con las lecturas varias cruzadas, puede decirse que en el caso no hay “un alguien” atrás pero el problema sí los exhibió y poco a poco están abandonando un cadáver en el clóset.
Las declaraciones y la falta de interés en investigarlo dejan en claro que lo dejarán en un asunto meramente político, del que se desconoce todavía el desenlace, salvo la soledad de la regidora, a quien le queda el amago de dar a conocer lo que pueda saber.

E-mail: josemapulido@hotmail.com