Portal informativo de análisis político y social

FUERADEJUICIO: Voto útil

FUERADEJUICIO: Voto útil

May 19, 2012

Por José María Pulido

El llamado “voto útil” surge de la viabilidad de captar sufragios de militantes ajenos, de partidos políticos por los que votarían en condiciones normales o de triunfo. Se encuentran entre los posibles votantes que sufragarían por determinado candidato pero que sin posibilidades de ganar prefieren emitirlo por un partido distinto con posibilidades reales de alcanzar el triunfo para evitar que un tercero llegue al cargo.

Su proyección nace de la diferencia entre el porcentaje de personas que han definido su voto contra los que “creen” que puede ganar y que ocasionalmente no es el candidato de su preferencia. Pero no deja de ser una proyección que no se refleja, al 100 por ciento, en automático.

Por ejemplo, un 30 por ciento votaría por el partido “A” pero el 40 por ciento cree que ganaría el partido “B”, en ese 10 por ciento de diferencia está la posibilidad de crecer la votación de quien va abajo en las preferencias electorales, pero no deja de ser una posibilidad.

El “voto útil” en las campañas políticas tiene otra característica, se promueve cerca del cierre de las etapas de proselitismo, cuando los escenarios ofrecen un panorama difícil para ganar con los votos propios de un solo partido, conocidos como los votos duros y que ningún partido cuenta con los suficientes. Por eso llama la atención la promoción que se realiza a poco más de un mes de que terminen las campañas.

El “voto útil” también considera el tamaño de los promotores y también llama la atención que un personaje de peso en otros tiempos se convierta en la punta de lanza, como fue el caso de Raúl Octavio Espinoza Martínez. En su contexto histórico, Espinoza Martínez fue el primer secretario General de Gobierno, durante los primeros tres años de la administración de Alberto Cárdenas Jiménez, quien ahora busca la alcaldía de Guadalajara.

Pero fue relevado a la mitad del sexenio por Fernando Guzmán Pérez Peláez, ahora candidato al gobierno del Estado por el PAN. Fue promotor de la oficina Amigos de Fox en Jalisco, pero su trabajo no se vio reflejado en el triunfo una vez que el guanajuatense alcanzó la Presidencia.

A últimas fechas, Raúl Octavio Espinoza Martínez buscó la candidatura al Senado de la República, y compitió en el proceso interno de su partido con José María Martínez y Martín Hernández Balderas, quienes resultaron ganadores en la primera y en la segunda posición, respectivamente.

Ese contexto obliga a pensar que su promoción del voto útil en favor del partido Movimiento Ciudadano, buscando restarle sufragios al candidato panista, se antoja como un posicionamiento personal más que como un interés general porque simplemente no tenía cabida en un posible triunfo de los candidatos de su partido.

El contexto, que también debe tomarse en cuenta, es la petición del gobernador, Emilio González Márquez para que el candidato a la gubernatura “se baje” de la contienda. Existen dos antecedentes estrechamente ligados: a mediados de su sexenio se escuchó decir a González Márquez que un gobernador debe dejar sucesor, aunque sea de otro partido político.

Y en eso trabajo con dos vertientes, el impulso económico a los alcaldes de Tlajomulco, Enrique Alfaro, y de Tlaquepaque, Miguel Castro, a quien sólo le alcanzó el beneficio los primeros meses porque luego vinieron las diferencias en temas de carácter metropolitano.

Desde entonces, tenía definido que buscaría dejar sucesor y ahora sólo pasó a los hechos. Habrá que ver si los tiempos alcanzan, en contra del librito porque habrá que reconocerse que se les han dado las cosas, o si llega finalmente el repunte del candidato panista porque ofrece cualidades que podrían destacarse en el marco de la mercadotecnia.

Uno de ellos, es que el candidato panista es el único que surgió de un proceso democrático interno, con más de 100 mil votos como respaldo. Pero a pesar de ello, los signos dicen que lo que menos quieren es ayudarle.

 

E-mail: josemapulido@hotmail.com