Portal informativo de análisis político y social

HABLEMOS DE EDUCACIÓN | La seguridad requiere extrema transparencia

HABLEMOS DE EDUCACIÓN | La seguridad requiere extrema transparencia

Oct 24, 2015

El nombramiento que el acalde tapatío, del partido naranja, hizo para la Comisaría de Seguridad, generó desde inicio polémica en algunos sectores de la sociedad y entre los medios de comunicación. Salvador Caro, que se volvió una pieza clave en el proyecto político que encabeza Enrique Alfaro, es formalmente el Comisario de Seguridad Pública de Guadalajara.

En esta polémica, destacó el proceso de desarrollo de los exámenes de confianza, requisito para quienes ocupen la responsabilidad de la seguridad pública, de cualquier orden de gobierno, primero por los tiempos que ocupó este proceso, después por la supuesta filtración de información e incluso por la afirmación de la reprobación de los exámenes de control y confianza a través de algunos medios impresos, lo que molestó a los actores involucrados.

El misterio permaneció hasta la conferencia, donde el primer edil del ayuntamiento de GDL hace el reclamo a los medios de comunicación y comenta que: «Si Salvador Caro no hubiera aprobado los exámenes, no sería el Comisario General», pero no mostró los resultados de dichas pruebas, con el argumento de que la ley prohíbe que se muestren los resultados, por tanto él no violaría la ley.

El tema de seguridad pública, en toda la república, se volvió un tema sumamente importante en la estructura de los gobiernos, lo que implica que quienes tienen esta responsabilidad deberán estar bajo la lupa, con la mayor transparencia posible, por lo tanto considero que, si bien la ley prohíbe publicar los resultados, ante la controversia de que fue objeto este proceso, lo ideal hubiera sido presentar alguno de los instrumentos de evaluación y sus resultados, que den cuenta de la aprobación del perfil para el cargo, no representa una violación a la ley, si lo presentara el propio Salvador Caro o el alcalde, de quien depende el nombramiento, con el consentimiento de éste.

En cualquier otro escenario, de color en el poder, la opinión social hubiese sido más crítica, pero hay que reconocer que Alfaro goza del momento de mayor credibilidad social, bajo la bandera y el discurso ciudadano, sin embargo la duda quedará ante este hecho, porque ni los medios presentaron prueba de la reprobación de los exámenes, como tampoco se dieron pruebas documentales que demostraran la aprobación de los mismos, queda en la palabra de un político.

Una solución podría ser que una comisión integrada por las diversas fracciones edilicias revisaran estos resultados, guardando total discreción en su contenido y sólo limitando su visto bueno al respecto de la aprobación de que presumen. Aunque eso sólo sea el principio, bien podríamos solicitar también un examen de control y confianza a otros perfiles que se nombraron, que fueron también objeto de críticas, principalmente por su relación y participación en uno de los gobiernos estatales más oscuros que ha tenido Jalisco.

Con la duda se trabajará y la tarea de seguridad pública implica una gran responsabilidad, principalmente por los compromisos que Enrique Alfaro hizo, para rescatar la paz de los tapatíos, quienes exigen solución a este problema sistémico, por lo tanto se requiere de una estrategia con resultados al corto, mediano y largo plazo, más allá de señalar lo que se hizo mal, la Seguridad Publica no se solucionará con discursos y culpas de administraciones anteriores, eso ya lo sabemos, lo que queremos son soluciones y para eso llegaron al gobierno.

@FlavioMendozaNA