Portal informativo de análisis político y social

INSTITUCIONES… ¿CIUDADANAS?

INSTITUCIONES… ¿CIUDADANAS?

Jul 16, 2011

A propósito de la publicación de un reportaje en el Diario Mural el pasado 10 de julio, donde la periodista Mariana Jaime entrevistó al doctor en Antropología y Estudios Políticos, Jorge Alonso Sánchez, quien habla sobre las instituciones que en su inicio fueron ciudadanas –señalamiento con el cual coincido–. El investigador nacido en Aguascalientes, mencionaba como ejemplo al Instituto Electoral, Comisión de Derechos Humanos e Instituto de Transparencia, a quienes analizaremos uno a uno.

La institución más añeja, Comisión Estatal de Derechos Humanos, surge en 1993, teniendo como primer ombudsman a Carlos Hidalgo, cuya etapa fue de ese mismo año hasta 1997. La segunda etapa –la más polémica diría yo–, de 1997 al 2001, corrió a cargo de Guadalupe Morfín Otero, quien se caracterizó por el recurso de la recomendación para la defensa de los quejosos, privilegió el procedimiento conciliatorio y con el apoyo del Gobierno del Estado, logró dotar a la Institución de un edificio propio, aunque se convirtió en una defensora incómoda para el propio Gobierno, pues se caracterizó por combatir el abuso de poder y la corrupción. A partir de entonces, la designación del comisionado se ha distinguido por llevar la “bendición” de algún diputado, como lo fue la del presidente actual Felipe Álvarez, a quien se le relacionaba con el panista Gustavo González.

Al igual el Instituto Estatal de Transparencia, desde su fundación en el 2005 encabezado por Augusto Valencia, de quien se dijo en su momento había propuesto el PAN, se ha distinguido por estar conformado con sus consejeros debidamente apadrinados por cada fracción representada en el Congreso. La manipulación en este instituto ha sido tal, que en la renovación del 2009, las fracciones no se pusieron de acuerdo en la sustitución del presidente y literalmente en una rifa con sus respectivos papelitos en urna, le tocó a Jorge Gutiérrez ser el titular actual de dicha institución.

El Consejo Electoral del Estado de Jalisco –llamado así en aquellos entonces– en 1994, año en el que se erige integrado con consejeros honoríficos, sin pago alguno, sesionando ocasionalmente y en tiempos electorales, pero para desgracia de este organismo que nació para que los ciudadanos organizaran, desarrollaran y calificaran las elecciones, en 1997 hubo una reforma a la ley para que fuesen consejeros electorales con un salario y con trabajo permanente y no sólo en periodos electorales. En el primer periodo de renovación de consejeros, la influencia de los partidos políticos, a través de sus diputados en el Congreso, se empezó a notar dado que son los coordinadores de las bancadas los que proponen a los miembros del Consejo.

A pesar de que uno de los requisitos para ser consejero es no militar en algún partido político, la “simpatía” con algún personaje o partido político se ha evidenciado en distintas ocasiones, como lo fue el anterior consejero presidente, David Gómez Álvarez, propuesto por la bancada del PAN cuando eran mayoría en la pasada legislatura, y relacionado con el grupo político panista encabezado por el entonces presidente estatal, Eduardo Rosales. O como el actual presidente del IEPC, Tomás Figueroa, quien fue impulsado por la bancada priísta en la actual legislatura donde son mayoría, e identificado con el grupo político que encabeza Jorge Aristóteles, además de que se le recuerda también por viajar a Cuba de “puro placer” con su amigazo el presidente de Tlajomulco, Enrique Alfaro.

Termino citando nuevamente al investigador Jorge Alonso, quien señala que “la solución será que la propia ciudadanía se canse de no ser representada y le diga basta a la clase política”; y mire que no es cualquier “fulano” quien sugiere que el ciudadano de “a pie” debe despertar y poner un límite a estos atropellos.

 

* Activista social y ciudadano indignado

E-mail: tapatio58@hotmail.com