Portal informativo de análisis político y social

ALDEA GLOBAL | Izar las Banderas

ALDEA GLOBAL | Izar las Banderas

Ago 15, 2015

En los últimos 30 días, Cuba y Estados Unidos colocaron una piedra más en la tumba de la guerra fría. Hoy, las embajadas de ambos países ondean sus banderas con el viento del Caribe y del noreste estadounidense. Conforme izaron los símbolos patrios, las más de cinco décadas de claroscuros en la historia quedaron como referencia de su carácter en esta nueva etapa en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

En ocasiones parece que estas cinco décadas fueron gobernadas por la cerrazón, pero las decisiones de esta envergadura difícilmente se gestan en el vacío. Haciendo un breve recuento de la relación bilateral, nos remontamos a aquel histórico discurso en el Parque de los Céspedes, el 1 de enero de 1959, en el cual Fidel anunció la victoria de la revolución, teniendo como consecuencia la salida de Batista.

La relación diplomática entre los dos países continuó por un corto periodo hasta que la relación entre Castro y los soviéticos fue un riesgo estratégico para los norteamericanos. Así, en 1960 Estados Unidos anunció una primera etapa del embargo y un año más tarde, en 1961, realizaría el fiasco de operación en la Bahía de Cochinos.

En este año fue el cierre de ambas embajadas. Posteriormente toma lugar la crisis de los misiles, cuando los soviéticos realizaron más de 100 traslados de misiles entre julio y octubre de 1962, a menos de 200 kilómetros de Florida. Derivado de este suceso, se ampliaron las sanciones impuestas por la primera etapa del embargo y se prohibió a los norteamericanos viajar a Cuba.

A principios de la década de los 80, en el ocaso de la guerra fría, Estados Unidos agregó a Cuba a la lista de Estados patrocinadores del terrorismo por la cercanía de algunos actores domésticos con los soviéticos.

En 1996, dos aviones de la ONG denominada Brothers to the Rescue fueron derribados por la fuerza aérea cubana, ocasionando la condena internacional y norteamericana. Este hecho detonó la más amplia codificación del embargo y sus dispersas disposiciones en la norma Libertad y Solidaridad Cubana, mejor conocida como Helms-Burton Act de 1996 (HBA), nombrada así por los dos legisladores que presentaron la iniciativa.

Además de condenar el derrumbe de los aviones, el HBA también se fundamentó en el récord violatorio de derechos humanos y la ausencia de un sistema democrático. Sin embargo, a pesar de estos hechos que motivaron el endurecimiento del embargo, la comunidad internacional no ha dejado de reclamar su abrogación. La Cuba de hoy no es la de hace cincuenta años.

Con la victoria de Obama en 2009 comenzó la primera suspensión y desregulación al embargo para permitir el flujo de remesas y la unión familiar a los cubanos en territorio estadounidense. En 2011 se flexibilizó aún más con el libre flujo de información para sentar las bases del anuncio bilateral del pasado 17 de diciembre del 2014 sobre el restablecimiento formal de las relaciones diplomáticas.

En el programa de trabajo inicial entre los dos países se estipularon las siguientes prioridades: (1) el restablecimiento diplomático e intercambio de embajadas para avanzar en diversos temas como: salud, migración, contraterrorismo, lucha contra el tráfico de drogas y, la respuesta a desastres; (2) el intercambio de presos; (3) replanteamiento para la movilidad de personas; y (4) apertura financiera.

Ante esto, la administración de Obama anunció el pasado enero un cambio en la política doméstica, entre los cambios destacan: (1) facilitar los viajes mediante la flexibilización de doce categorías como educación, periodismo, religión y viajes profesionales; (2) aumentar el límite de remesas de $500.00 a $2,000.00 dólares e ilimitado para fines humanitarios; (3) permitir a las instituciones financieras abrir cuentas en Cuba; (4) facilitar transacciones con cubanos, fuera del territorio cubano; (5) utilizar tarjetas de débito y crédito de instituciones estadounidenses; y (6) permitir la importación de viajes permitidos hasta $400.00 dólares.

El cambio de políticas públicas respecto al embargo avanzó en enero y se fortalecen con la reapertura de las embajadas. Sin embargo, aun quedan pendientes que discutiremos en los próximos meses. El primero de ellos es el levantamiento del embargo. Como mencioné con anterioridad, es una ley que únicamente puede ser abrogada por el Legislativo controlado por los republicanos. Entre las prohibiciones que demandan una pronta revisión del embargo es el viaje de turismo.

El segundo es respecto a la democratización y protección de los derechos humanos. El origen de la codificación en los noventa tuvo como fin la lucha por la transición democrática y la protección a los derechos humanos. Con el levantamiento del embargo, no hay certezas que permitan creer que cambiará de la noche a la mañana.

Pero desde su discurso en la reapertura de la embajada en La Habana, John Kerry, Secretario de Estado de los Estados Unidos, fue enfático en señalar que el acceso a la información para el pueblo cubano será fundamental para el fortalecimiento de la relación. Horas más tarde, Kerry sostuvo una reunión privada con disidente

s cubanos, entre los que destacó la blogger Yoani Sánchez. El tercero es el destino de la base en Guantánamo. Aquí es importante hacer una distinción: dentro de la instalación, incluye la prisión y una base militar. En la prisión se tienen hoy ya poco menos de 150 detenidos que la mayoría se consideran de alta peligrosidad (un número importante de sujetos vinculados a grupos terroristas).

En cuanto a la prisión se han tenido avances como las periódicas supervisiones del Comité Internacional de la Cruz Roja y se han enviado algunos detenidos a otros Estados. Por otro lado, existe una la base militar (naval) que opera en el Caribe y Latinoamérica en asistencia humanitaria como desastres o epidemias. Entonces, ¿por qué es relevante? Porque la prisión puede ser un tema que se reivindique históricamente, pero la base naval será protegida y, de hecho, si atendemos al primer punto en el anuncio de Obama y al discurso de Kerry nos daremos cuenta que habló de cooperación en temas como salud y asistencia a desastres.

Al izar las banderas se ondearon con el viento de cambio, uno que acerca a dos pueblos que ya no son enemigos, pero los que aún deben recorrer un largo camino por el beneficio de los cubanos que aún aspiran a una mejor vida.

jasalinasm@gmail.com
@salinasja