Portal informativo de análisis político y social

JALISCO, LA JOYA DE LA CORONA

JALISCO, LA JOYA DE LA CORONA

Oct 9, 2011

En las elecciones del 2006 Jalisco marcó la diferencia y se convirtió en la tumba de Andrés Manuel López Obrador. El llamado voto del miedo aquí sí impactó y de paso afectó al abanderado priísta, Arturo Zamora Jiménez, quien en las encuestas aparecía a la delantera en la carrera por la gubernatura de Jalisco sobre el panista Emilio González Márquez. La gubernatura se definió en la última semana, como consecuencia del golpe mediático a la que se prestó la PGR para afectar la imagen de Zamora Jiménez. Jalisco le dio a Felipe Calderón los votos que requería para convertirse en Presidente de México.

Hoy pareciera que la situación es muy distinta. El Partido Acción Nacional se ve muy lejano del Partido Revolucionario Institucional y de su candidato Enrique Peña Nieto. Incluso, hay quienes ven la caída estrepitosa del PAN hasta el tercer lugar, como resultado del rechazo y hartazgo ciudadano al fracaso de la guerra calderonista contra los cárteles del narcotráfico, que ha llenado de miedo a los sectores de la burguesía y de la clase media, por tanta violencia desatada y tanta sangre derramada.

Ese es el factor que podría marcar la diferencia entre las elecciones del 1 de julio del 2012 y las elecciones de julio del 2006. El miedo que invadió a los sectores más pudientes y clase medieros hoy se vuelve a manifestar, pero en contra de un Gobierno que consideran que ha fallado en su responsabilidad de brindar certidumbre a las familias mexicanas.

 

JALISCO, EL BASTIÓN AZUL

Jalisco, junto con Baja California y Guanajuato se han convertido en las fortalezas del panismo. En Baja California suman cuatro gobiernos consecutivos emanados de Acción Nacional, mientras que en Guanajuato y Jalisco son tres sexenios, pero van por el cuarto. La estrategia política de Acción Nacional aquí está enfocada a dinamitar al principal candidato que tiene el PRI para la gubernatura, como es el presidente municipal de Guadalajara, Jorge Aristóteles Sandoval, a quien con agenda temática lo bombardean con golpes mediáticos con el afán de restarle credibilidad pública y debilitarlo.

¿QUIÉN DICE QUE JALISCO SE DESPINTARÁ DE AZUL PARA QUE REGRESEN LOS COLORES TRICOLORES Y TÍPICOS DEL PRIÍSMO? ¿ES IRREMEDIABLE EL REGRESO DEL PARTIDAZO A CASA JALISCO? NO LO CREO. EL PRI BIEN PUEDE GANAR LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA, PERO PUEDE PERDER JALISCO. LOS PANISTAS VAN A DEFENDER LA PLAZA A SANGRE Y FUEGO. SACARLOS NO SERÁ FÁCIL. LOS TAMBORES DE GUERRA YA LOS HAN SACADO Y HAN ADELANTADO LAS ESCARAMUZAS

El panismo ha tenido a su mejor aliado al presidente estatal del PRI, Rafael González Pimienta, cuya displicencia de que es mejor quedarse callado que responderles, bajo el argumento de que el gobernador Emilio González Márquez le da votos al PRI en vez de quitarle, ha provocado que se genere la duda, si Aristóteles es el candidato que requiere el PRI o de plano, lo más conveniente es optar por el Plan B, que encarna el senador Ramiro Hernández García. Arrebatarle Jalisco al PAN después de 18 años de gobierno no será empresa fácil para el priísmo. La diferencia que el PRI le saca al PAN no es muy grande en Jalisco, como sí lo es la de Enrique Peña Nieto y el PRI a nivel nacional.

 

ELECCIÓN O DEDAZO

El PAN tendrá que definir quién será su candidato a gobernador. Hay la intentona de imponer candidato desde su Comité Ejecutivo Nacional sería un gran error, toda vez que le restaría legitimidad al candidato o candidatos, por el dedazo, además de que generaría la división entre el panismo jalisciense.

Cinco panistas han levantado la mano para buscar la candidatura a la gubernatura: Hernán Cortés, ex presidente estatal del PAN y ex alcalde de Tlaquepaque; Fernando Guzmán, secretario General de Gobierno; Alfonso Petersen Farah, secretario de Salud del Estado; diputado Abraham González Uyeda, ex subsecretario de Gobernación y Herbert Taylor Arthur, quien ha sido la voz más influyente en el círculo del gobernador.

Sí es por asamblea y voto de los panistas, únicamente hay dos candidatos: Hernán Cortés y Fernando Guzmán. Cualquiera de los dos se convertiría en un candidato competitivo. Alfonso Petersen, tiene el carisma, pero carece de la estructura, mientras que González Uyeda, perdió el apoyo del Grupo que llegó a liderar Francisco Ramírez Acuña. Taylor Arthur nada tiene que hacer en esta justa. Al priísmo tiene ansias y le sobran ganas para volver a gobernar Jalisco, pero no ha mostrado un plan estratégico de lucha. Si consideramos la actitud de su presidente estatal, pareciera que la consigna es que siga el PAN gobernando y no hay que hacer olas, cuando se deja solo al alcalde de Guadalajara, convertido en su principal capital político. Hay un panismo guerrero, agresivo, echado para adelante, frente a un priísmo pasivo, que está a la defensiva, cuando debería ser lo contrario. El panismo sigue con hambre de poder y el priísmo que encarna su presidente Rafael González Pimienta espera que del cielo les caiga el maná.

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com