Portal informativo de análisis político y social

LA GUERRA ENTRE PANISTAS

LA GUERRA ENTRE PANISTAS

Ago 20, 2011

Infructuosa resultó la lucha de Guillermo Martínez Mora de tratar de cambiar la historia del PAN, de romper lo que en otro tiempo en forma coloquial llamaron “la onda grupera”, que no es más que la polarización que en su seno existe, cuando el pragmatismo y el interés del poder y de control se impone sobre las prédicas del bien común de sus fundadores Manuel Gómez Morín y Efraín González Luna.

Este fenómeno de los grupos no es algo nuevo que prevalezca en el PAN. Recordemos que durante cerca de una década Herbert Taylor Arthur fue cabeza de uno de estos dos grupos que dominó a Acción Nacional en Jalisco durante el sexenio que gobernó Jalisco Alberto Cárdenas Jiménez y que llegó a tener de aliado a José Guadalupe Tarcisio Rodríguez, quien les abrió la presidencia del Comité Estatal al grupo Yunque, empezando con Taylor, le seguiría Emilio González Márquez y terminaría el ciclo de dominio con Antonio Gloria Morales. Tarcisio después se arrepentiría cuando Emilio le mordió la mano y le quitó la oportunidad de ser alcalde de Guadalajara.

Aquello les permitió acaparar principalmente las diputaciones federales y locales de partido, luego llevaría a Emilio González Márquez a la alcaldía de Guadalajara y posteriormente a la gubernatura de Jalisco. Herbert Taylor así logró sacarse el premio mayor, considerando el poder que ha ejercido durante el sexenio, trascendiendo al mundo de los negocios del gobierno.

Después sería Eduardo Rosales Castellanos en torno al liderazgo de Francisco Ramírez Acuña, quien le arrebataría a Taylor y al Grupo del Yunque, el control del Comité Directivo Estatal del PAN; sin embargo, el rudo yunquista aprovecharía la derrota del PAN en las elecciones de julio del 2009 para contra-atacar y orquestar la salida de Rosales al tomarle las instalaciones en Vidrio del CDE del PAN, utilizando recursos del Estado.

La victoria de Taylor sobre Rosales fue pírrica porque tras su separación el Consejo Estatal del PAN designaría al ex alcalde de Tlaquepaque, Hernán Cortés, a quien el grupo de Casa Jalisco las ocasiones que se ha subido al ring ha salido derrotado.

ATENDIENDO LA LÓGICA DEL RESULTADO DEL PASADO SÁBADO EN EL CONSEJO POLÍTICO ESTATAL Y DE LA GRAN CAPACIDAD DE MOVILIZACIÓN QUE MOSTRÓ EL GRUPO DE HERNÁN CORTÉS DURANTE EL EVENTO QUE ORGANIZARON EN TORNO A JOSEFINA VÁZQUEZ MOTA, ESTÁ CLARO DONDE SE ENCUENTRA LA FUERZA. Y EN UNA ELECCIÓN ABIERTA ENTRE PANISTAS SEGURAMENTE GANARÍA

LA ELECCIÓN DE MONRAZ

El resultado de la elección del pasado sábado dentro del Consejo Estatal del PAN favoreció a Miguel Monraz con 66 votos contra 28 de Guillermo Martínez Mora, quien molesto cuestionó el resultado como expresión de lo que denominó “la mafia dominante al interior del PAN”, señalando al diputado José María Martínez como una de las cabezas de dicho grupo.

LUCHA DE GRUPOS

Previa a la elección el Comité Ejecutivo Nacional del PAN metió su mano en Jalisco, atendiendo la petición de los ex gobernadores Alberto Cárdenas Jiménez y Francisco Ramírez Acuña, así como Emilio González Márquez, bajo el argumento de que sus contrarios carecen de ética y de moral. Sin embargo, ese mismo cuestionamiento se le hace al pequeño grupo dominante que lidera Herbert Taylor de enriquecerse a la sombra del poder. ¿Habrá alguien que esté a salvo y que se mantenga limpio después de cruzar el pantano?

El resultado del pasado sábado es expresión de la lucha del poder por Jalisco. En esta intervención del poder central del PAN de buscar evitar la elección e imponer a Iván Argüelles fracasó, y que en el fondo pretende designar candidatos para las elecciones del 2012 en Jalisco, sin que pase por las asambleas, que no es más que un intervencionismo antidemocrático.

El palo que le propinó el Tribunal Electoral a la intervención del CEN del PAN y que ordenó realizar la elección de presidente, queda como antecedente de ese forcejeo que hay entre el Grupo que encabeza Hernán Cortés y que aspira a la candidatura del PAN a la gubernatura del Estado. Atendiendo la lógica del resultado del pasado sábado en el Consejo Político Estatal y de la gran capacidad de movilización que mostró durante el evento que organizaron en torno a la precandidatura de Josefina Vázquez Mota, está claro donde se encuentra la fuerza.

Por supuesto que no se ha dicho la última palabra. El Grupo de Emilio-Taylor aliado con los dos ex gobernadores continuarán insistiendo en que el Centro meta la mano, el hombro y todo el cuerpo en Jalisco, pero los locales que están en torno a Hernán Cortés, no están dispuestos a ceder. Y para ello se valdrán de los recursos legales que la ley les permite para evitar esa intervención sobre la voluntad mayoritaria del panismo jalisciense.

Habrá que ver si estos sucesos provocan que al ex gobernador Francisco Ramírez Acuña se le respete el primer lugar en la fórmula al Senado de la República, por el rompimiento con su ex equipo, y su lugar sea ocupado por el diputado José María Martínez. La última palabra aun no se ha dicho. Los panistas jaliscienses seguirán pegándose hasta con la cubeta.

 

E-mail: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com