Portal informativo de análisis político y social

Las disqueras amenazan a Amazon y Facebook cada vez generan más recursos propios

La apertura sorpresa por parte de Amazon de su servicio de almacenamiento digital en Internet ha provocado las primeras reacciones de la industria discográfica, y son de amenaza. La portavoz de Sony Music ha comentado que están disgustados con la iniciativa de abrir el servicio sin nuevas licencias para la música en streaming (sin descarga). Sony espera que Amazon consiga un nuevo acuerdo de licencias, pero advierte que estudian todas las opciones legales que tienen abiertas.

 

Las primeras noticias que tuvieron las disqueras del proyecto de Amazon las recibieron una semana antes. Otro miembro de dicha industria –que no se identifica– ha comentado a los medios que consideran “ilegal” la oferta de Amazon y que nunca habían visto que una empresa de su envergadura creara un servicio, lo abriera al público y, simultáneamente, iniciara contactos para conseguir las licencias para ello. Sin embargo, en el diario The New York Times, el responsable de música de Amazon rechaza que necesiten el permiso para abrir este servicio, ya que su función es idéntica a la de un disco duro externo. Con todo, una de las grandes discográficas, EMI, tiene abierto un pleito contra un servicio similar, MP3tunes, cuya sentencia se espera para este verano. El propietario de dicha empresa alega que las disqueras pretenden bloquear los servicios de streaming de música en Internet, exigiendo a los internáutas que paguen por usar contenidos que ya han adquirido.

 

Amazon Cloud Drive ofrece a los internáutas cinco gigas de almacenamiento gratuito (que pueden subir a 20 si el cliente realiza determinadas compras en la tienda en línea). Para obtener más capacidad de almacenamiento deberá pagar una cuota anual en función de la misma. A este servicio de Amazon se pueden subir todo tipo de archivos, desde documentos de texto a música. En el caso de la música, los archivos son accesibles tanto desde computadora como desde un celular equipado con el sistema operativo Android, de Google. El programa permite también subir a la nube las canciones adquiridas en iTunes, la tienda de Apple.

 

Apple y Google están negociando con las discográficas un servicio similar. Amazon se les ha adelantado claramente. De hecho, Apple ya cuenta con este servicio. Se llama iDisk, pero no lo anuncia como capaz de almacenar música. La discreción de Apple sobre los usos musicales de la herramienta se explica, según los expertos, porque carece de las licencias que exigen las discográficas.

 

¿De dónde obtiene dinero Facebook?

La empresa Facebook.com cuenta con cerca de 600 millones de usuarios repartidos por todo el mundo y siete años después de su creación genera cientos de millones de dólares en ganancias al año, según información del banco estadounidense Goldman Sachs.

 

De acuerdo a estadísticas divulgadas por la red social en el Social Media World Forum en Londres, Reino Unido, 50 por ciento de sus usuarios en el mundo regresan todos los días al sitio. Y 200 millones ingresan a él vía un teléfono celular. Facebook cuenta con un grupo de inversionistas privados que han inyectado cientos de millones de dólares a la empresa y la han hecho valuarse, según Goldman Sachs, en una cifra superior a los 50 mil millones. Pero la empresa asegura que ya es capaz desde hace un par de años se hacerse cargo de sus gastos –obteniendo ganancias– sin ayuda de nadie. La inversión, dicen, sólo sirve para crecer. Tres son las joyas de la corona que están llenando los bolsillos del sitio: publicidad, acuerdos con terceras empresas y monedas virtuales.

 

La mayor parte de la contribución a las finanzas de la empresa proviene de la publicidad. Facebook maneja tres diferentes tipos de anuncios en su sitio: publicidad dirigida –los anunciantes escogen a quién llegar–, anuncios interactivos –las empresas piden a los usuarios que hagan algo en su publicidad– y finalmente, los anuncios contextuales en los que se muestra cuáles de nuestros amigos gustan de cierta marca o producto. Se estima que tan sólo en 2010 –y sólo incluyendo las dos primeras modalidades– la red social logró captar cerca de 800 millones de dólares por este concepto. Pero la publicidad contextual –que fue introducida hace poco– podría pronto superar esa cifra.

 

De acuerdo con el sitio, dicha publicidad es doblemente efectiva porque los usuarios confían más en sus amigos que en las empresas, ya que si el usuario ve que un amigo gusta de un producto suele inclinarse más por hacer click en él. Muchas empresas están usando los anuncios publicitarios en la red social para llevar a los usuarios a su comunidad dentro de las paredes de Facebook y no sólo redirigiéndolos a su sitio. Algunas han comenzado a implementar comercio electrónico dentro de la red social o integran sus productos al sitio para que la gente no vea una diferencia entre visitar su página o permanecer en Facebook.

 

Otra parte de sus ingresos proviene de acuerdos con terceras empresas como Microsoft, que vende publicidad dentro de la red social a partir de un acuerdo que ambas compañías firmaron en 2007. Dicho trato le generó a Facebook cerca de 50 millones en 2009.

Pero la compañía se está extendiendo a más terrenos. Uno de los que más está creciendo es su moneda virtual “Facebook Credits” que permite a los usuarios trasladar su dinero real a una ciberdivisa que les permite comprar suscripciones en juegos, adquirir bienes virtuales o regalos para sus amigos. Facebook no ha revelado cuánto dinero le deja dicho modelo de negocio, pero los analistas estiman que en 2011 podría generarle más de 100 millones de dólares.

 

E-mail: barrosromo@gmail.com